salud comunitaria

"if the major determinants of health are social, so must be the remedies" Michael Marmot


Deja un comentario

¿Tiene impacto en la salud de la población tratar de modificar las conductas de salud desde la consulta?

El British Medical Journal publica hace unos meses un interesante artículo “Effect of screening and lifestyle counselling on incidence of ischaemic heart disease in general population: Inter99 randomised trial“.
Rafa Bravo hace referencia y resume de forma precisa y muy didáctica dicho estudio en un número de AMF. Cito textualmente y el subrayado es mío:

“Uno de los estudios que va a ser citado y analizado hasta la saciedad se ha publicado recientemente en el BMJ, es el «Inter99 randomised trial», que pretende conocer el efecto del cribado de factores de riesgo y una intervención educativa tipo asesoramiento, en pacientes con cardiopatía isquémica. En este ensayo controlado basado en la comunidad, tras la aleatorización se consiguieron dos grupos de personas de 30 a 60 años con diferentes proporciones de edad y sexo. En el grupo de intervención se detectaron factores de riesgo, y se evaluó el estilo de vida, ofreciendo consejos saludables individualizados en caso de que fueran necesarios. En aquellos con alto riesgo de cardiopatía isquémica, de acuerdo con criterios predefinidos, se les ofreció, además, seis sesiones de grupo con asesoramiento para dejar de fumar, dieta y actividad física. El grupo de control no recibió ninguna intervención sistematizada. Tras un período de 5 años de seguimiento, se midió la incidencia de cardiopatía isquémica en el grupo de intervención en comparación con el grupo control como variable principal, y un evento combinado (compuesto por cardiopatía isquémica, accidente cerebrovascular, o ambos), más ictus y mortalidad como variables secundarias de resultado. No se observaron diferencias significativas entre los grupos de intervención y control en la variable primaria con una hazard ratio para cardiopatía isquémica de 1,03 (intervalo de confianza [IC] al 95% 0,94-1,13), de 1,01 (0,93-1,09) para la variable combinada, y de 1,00 (0,91-1,09) para la mortalidad. La conclusión está clara, a pesar de lo que se mantiene habitualmente, una investigación individualizada que incluya detección de riesgo de cardiopatía isquémica, y la intervención subsiguiente para modificar los estilos de vida no tiene efecto sobre la enfermedad isquémica cardíaca, ictus, o mortalidad.

Las fases preliminares de este estudio y otros han mostrado que el consejo y el asesoramiento promueven cambios positivos a nivel individual, al menos durante un período de tiempo. Sin embargo, a la hora de la verdad parece que todas estas acciones aparentemente beneficiosas no se traducen en disminución de eventos isquémicos en la población. A pesar de los resultados negativos, los autores siguen recomendando que los consejos sobre estilos de vida se den de forma individual. Se oponen, eso sí, a instaurarlos en forma de programas o políticas sanitarias generalizadas. La distinción entre el efecto en la población como un todo y el efecto sobre las personas es importante”

Nota del propio Rafa Bravo: La hazard ratio razón de riesgo es la diferencia entre dos curvas de supervivencia, la reducción del riesgo de evento en el grupo tratamiento, comparado con el grupo control, durante el tiempo de seguimiento. Como el caso del riesgo relativo, un valor de 1 o con intervalo de confianza que incluya el 1, significa no efecto de la intervención.

Sin lugar a dudas el estudio va a ser citado hasta la saciedad por varios motivos:
1. Algunas de las conclusiones del estudio pueden poner en tela de juicio muchas de las prácticas cotidianas que se realizan desde la consulta. Parece evidente que no hay que obviar el consejo individual a pacientes determinados (“individuos de alto riesgo” siguiendo la denominación de Geoffrey Rose), pero parece también evidente que esto no deba de hacerse de forma sistemática desde la consulta de forma sistemática. Concretamente la aseveración de los autores es “desaconsejar los chequeos de salud seguidos de los consejos de estilos de vida”
“This study confirms that health checks followed by lifestyle counselling in a general population are not effective in reducing the burden of IHD in society and should not be part of a country’s health policy”:
2. El estudio del BMJ hace una llamada a revisarnos todo aquello que quería decirnos Geoffrey Rose al hablar de individuos enfermos y poblaciones enfermas. Y cuando nos decía que actuar sólo sobre la cola de una distribución normal tiene un impacto muy pequeñito en resultados de salud comparado con lo que supone mover toda la curva hacia la izquierda (las diapositivas están cedidas amablemente por Javier Nieto). Es decir: el consejo antitabaco en nuestro cupo puede tener un efecto en la salud de una pequeña parte de la población pero políticas que actúen sobre toda la curva poblacional – la ley de regulación del consumo en espacios públicos- tienen un impacto poblacional mucho mayor. Pensar en otros ejemplos como la regulación de composición de la alimentación o en políticas medioambientales.
En las siguientes diapositivas se observa gráficamente el impacto en la “cola” o el impacto “en toda la población” (aunque con un ejemplo que no me gusta demasiado que es el colesterol):

1.122 1.123

En esta otra diapositiva aparece la cuantificación en términos de riesgo atribuible: el porcentaje de eventos cardiovasculares atribuido a las colas tiene un peso poblacional muy, muy pequeñito.

1.124

Este es otro ejemplo, extraído de datos canadienses, para ilustrar el impacto de una estrategia poblacional. En la primera columna se representa la distribución del IMC en la población canadiense, en la segunda el riesgo individual de desarrollo de diabetes en 10 años. A mayor IMC mayor riesgo de desarrollo de diabetes. En la tercera columna aparecen el porcentaje de nuevos casos de diabetes de acuerdo a la IMC. Lo que se puede observar es que todos los grupos aportan casos de diabetes, pero la mayoría de los casos de diabetes vienen de aquella población situada en el medio de la distribución del IMC (418.500 casos), no de aquellos con niveles más altos de obesidad. Incluso observar que aquellos con IMC bajita aportan también un 21% nada desdeñable de nuevos casos de diabetes.

1.125¿Tiene impacto en la salud de la población tratar de modificar las conductas de la salud desde la consulta? Puede que tenga impacto sobre determinados pacientes, y esto forma parte lógica de la práctica clínica, pero puede que a nivel de población el impacto sea pequeño.
Bien, hay que leerse con calma a Rose y la introducción que hacen Marmot y Kay-Tee Khaw en el “Rose´s strategy of preventive medicine”. Hay que leer con calma los beneficios y riesgos de las estrategias individuales (de “cola”) y las poblacionales (de “toda la curva”). Ambas tienen beneficios y riesgos. Es obvio que será necesario integrar con sentido común y ciencia ambas aproximaciones. Hay que leerse también a Manuel Franco y a Usama Bilal para entender un poco mejor todo esto.
Probablemente hay que ser prudentes en pensar el impacto real que tiene intensificar medidas de consejo en consulta a raíz de la lectura del artículo del BMJ y pensar que impacto podrían tener otras medidas poblacionales. Sigue siendo extraño que tantos años conociendo el efecto del tabaco hayan proliferado intervenciones, necesarias, de cola (consejo breve, grupos de apoyo) con una carencia casi absoluta de intervenciones sobre toda la curva. Es increíble que tantos años conociendo la ineficacia de cierta farmacopea financiada publicamente hayan proliferado intervenciones de “cola” (sensibilización, prescripción individual racional, formación, indicadores tratando de aleccionar individualmente…) en vez de intervenciones de “curva” (desfinanciación pública).

Ahora bien ¿Tiene impacto en la salud poblacional tratar de modificar las conductas de la salud a nivel más poblacional? Hablaremos sobre ello próximamente. Los Premios Príncipe de Asturias con esa frescura y campechanía y refocilo popular a la que nos tienen acostumbrados le han dado un galardón a la Maratón de Nueva York. La cohorte de la peña corriendo la maratón de Nueva York puede ser un buen ejemplo para ilustrar un artículo fantástico de Benach, Malmusi et al para ilustrar también cómo muchas intervenciones poblacionales al final no son del todo poblacionales y son sólo para determinados segmentos de la población y probablemente para aquellos segmentos que menos lo necesiten. Nuestra súplica hubiera sido que el galardón monárquico hubiera sido a la Marcha Minera o para las Mareas, actos donde se caminaba también, se hacia deporte, se mejoraban las relaciones sociales y el pensamiento crítico, probablemente con menos gradiente social, poblacionalmente y se caminaba en dirección a la izquierda de la izquierda de la diapositiva que tanto nos gusta de Diez Roux o de las causas de las causas. 
1.128 1.129

Gráficos extraídos del artículo : A new typology of policies to tackle health inequalities and scenarios of impact based on Rose’s
population approach de Joan Benach, Davide Malmusi, Yutaka Yasui, José Miguel Martínez


Deja un comentario

Visualised: how Ebola compares to other infectious diseases

via @clarabermudez

Gráfico de David McCandless de Information is Beautiful, publicado en The Guardian.
Hoja de cálculo en Google docs

“With Ebola panic spreading, we thought it might be timely to visualise the data on the infectiousness of various pathogens.
To give a universal metric for infectiousness, we’ve used the average ‘basic reproduction number’ (also ratio or rate). It’s a statistical measure of how likely and widespread an infectious disease outbreak might be – if nothing is done to control the situation. 
Every disease has a basic reproduction number but the numbers are scattered across the literature. We’ve web-crawled and gathered them all here in one graphic, plotting them against the average case fatality rate – the % of infectees who die. This hopefully gives us a data-centric way to understand the most infectious and deadly diseases and contextualise current events”

 

 

Ebola via Information is Beautiful


Deja un comentario

Epidemias, VIH y códigos postales

“Epidemics appear, and often disappear without traces, when a new culture period has started; thus with leprosy, and the English sweat. The history of epidemics is therefore the history of disturbances of human culture” (Virchow in Ackerknecht 1970). Referenciado en el primer capítulo del Rose´s Strategy of Preventive Medicine.

Obviar las condiciones sociales de un paciente puede ser un error intolerable, teniendo en cuenta que los pronósticos – si ya no las propias etiologías- y las opciones terapéuticas pueden estar muy influidas por ello. Aquello de Marmot de curar a un paciente y estabilizarlo clínicamente para luego mandarlo a su entorno de mierda (lo de mierda es mío, Miguelito Marmota es Sir y no utiliza esas expresiones).
La epidemia de VIH-SIDA fue un claro reflejo de esto. Antes de la terapia antirretroviral combinada la infección por VIH era jodidamente solidaria e infame en mortalidad fuera cual fuera tu código postal.
Posteriormente la infección por VIH-SIDA mejora el pronóstico con la aparición de los nuevos tratamientos antirretrovirales (disminuye mortalidad, disminuyen ingresos hospitalarios, morbilidad asociada…). Un enorme trabajo de muchos profesionales sanitarios. Pero los nuevos tratamientos antirretrovirales no “mejoran” la vida de todas las personas. De forma general, aquellas en las que sus condiciones sociales no son buenas el pronóstico será peor. Sí, puede que se amplíe su esperanza de vida pero se mantiene una calidad de vida deficiente.
Aquellos que tienen más variables de una papeleta infame tienen mayores probabilidades de que su calidad de vida no sea buena: ser drogodependiente, no tener apoyo familiar, dificultades de apoyo social, ser pobre, tener un nivel educativo bajo, tener los dientes rotos, dormir en chupanos, tener problemas de salud mental, tener patología dual, tener agujeros en el hígado o en las venas por donde los sueños van y vienen y no se quedan nunca, o ser mujeres, o venir de la cárcel…Pablo, desde la Fundación Siloé. O Cuca y Pili desde Vivir en Positivo. O María José, Loli, Ana, Rosa, José Manuel, Adela et al desde Comité Ciudadano AntiSIDA saben de ello. O los compañeros de Villabona. Y más. Todos ellos cuentan perfectamente sus historias: Están terriblemente jodidos. Logran estar en la casa de Siloé durmiendo unos días, toman el tratamiento correctamente, mejoran, comen, duermen, pero si tienen que volver a la calle las probabilidades de recaída son altas…
Esta mañana tuvimos una intensa y fructífera jornada de trabajo con algunas de las personas (Unidades de ITS, compañeras de Salud Pública) y asociaciones (XEGA, Vivir en Positivo, Médicos del Mundo, Siloé, Fundación Amaranta, Consejo de la Juventud del Principado de Asturias, Comité Ciudadano AntiSIDA…) que más saben sobre esto y que más tiempo llevan trabajando en esta materia en Asturias – en la prevención, atención, activismo, lucha con y para las personas afectadas por el VIH.  Los esfuerzos de muchas de estas asociaciones y de muchos recursos de la red sociosanitaria aún siendo intensos siguen poniendo en evidencia la importancia de fortalecer la red social y sociosanitaria, la importancia de fortalecer este compromiso hacia los más desfavorecidos.
Hace tantos años, tantos que ya parece un siglo, mi primer jefe de servicio cuando llegué a trabajar a salud pública me dijo algo así. “Desde salud pública trabajamos para esto, trabajamos para todos, pero precisamente con la obligación de poner más intensidad en aquellas personas más desfavorecidas”. Creo que definió de forma perfecta qué es eso del “universalismo proporcional” y la equidad
Es un error conceptual intolerable obviar aspectos sociales en abordajes clínicos individuales o en abordajes clínicos poblacionales, vease las famosas estratificaciones de las estrategias de cronicidad que ignoran variables sociales. La mirada hacia los códigos Z o hacia las condiciones sociales poblacionales es imprescindible y las políticas que refuercen esos aspectos también. Los proyectos de coordinación sociosanitaria estaban vigentes en los planes de sida de hace 14 años y tienen que seguir vigentes en cualquier estrategia de salud de hoy en día.
Hoy, por la mañana, hubo un momento de orgullo enorme en aquella sala viendo a tantas personas que han hecho posible que mejoren las condiciones de vida de muchas personas, que hacen posible que sigan mejorando.
(Este video ya tiene unos años. Un montaje casero hecho hace también casi un siglo pensando en todas las personas que trabajan en epidemias y en códigos postales. La primera parte es el análisis de la situación, la segunda parte es la acción y la lucha de diferentes grupos y personas afectadas de todo el mundo para poner freno a esa situación)


 


3 comentarios

Mapeando por Carabanchel Alto

Texto que comparte con nosotros Jara Cubillo, especialista en Medicina Familiar y Comunidad en el Centro de Salud Carabanchel Alto,  en representación de todo el equipo del proyecto “Mapeando Carabanchel Alto“. Los objetivos de dicho proyecto son:

  • Conocer los bienes de la comunidad (haciendo énfasis en el origen de la salud y no en el origen de la enfermedad) para confeccionar con esta información un mapa que señale dónde se encuentran sus recursos más valiosos.
  •  Que estos recursos sean conocidos por parte de los profesionales y agentes que trabajan en el barrio, pero también por parte de los ciudadanos.
  • Saber si los recursos del barrio son adecuados a las necesidades de sus habitantes, tratando de crear nuevos recursos para dar respuesta coordinada y evitar duplicidades.
  • Fortalecer las relaciones sociales ya existentes entre los diferentes recursos, fomentar y favorecer el establecimiento de relaciones nuevas, así como también promover la participación comunitaria.

 

Mapeando Carabanchel Alto

“Queremos conocer qué cosas hay en el barrio que nos ayudan a tener más salud, a estar más saludables. Pero también queremos que nuestros vecinos las conozcan y utilicen.
Desde una perspectiva salutogénica nos interesa prestar una especial atención a aquellas cosas que dan salud, que nos hacen estar más sanos, en lugar de la perspectiva más habitual del déficit en la que tratamos las causas de las enfermedades. Nos  parece importante fomentar las causas de la salud, fijarnos en lo que tenemos, ver el vaso medio lleno.
Al llegar a un nuevo lugar de trabajo (que es nuestro caso ya que trabajamos en un centro de salud nuevo) en un barrio nuevo (un Pau de reciente construcción) podemos quedarnos en nuestra consulta, ese pequeño espacio al que acuden los pacientes, o salir a ver qué cosas ocurren en el barrio, cómo es el barrio en el que trabajamos, cómo viven sus vecinos.
Así que nos ponemos en marcha y  salimos al barrio buscando las cosas que hacen a nuestros vecinos estar más saludables.
Creamos un grupo de trabajo abierto, al que se unen médicos, enfermeras, pediatras,  trabajadora social, auxiliares y administrativos, y empezamos a recopilar datos sociodemográficos de la Zona para realizar una primera aproximación al conocimiento de la comunidad  que nos permita tener una idea de cómo es ésta. Con ello también podremos saber si los recursos del barrio son los adecuados para su población.
También comenzamos a elaborar una guía con los recursos con los que cuenta la comunidad rellenando  fichas con la información relevante que vamos consiguiendo a través de la web, bases de datos, redes sociales, guías, periódicos del barrio, contacto telefónico, etc.

Pero entendemos que este trabajo no lo podemos hacer solos, sino que debe ser un trabajo colaborativo de todos los miembros de la comunidad y para todos, por lo que a través de la Mesa de Salud (antiguo Consejo de Salud) y algunas asociaciones del barrio convocamos a todos los agentes y vecinos a una primera reunión para conocernos, presentar el proyecto y compartir opiniones sobre los recursos con los que contamos en el barrio, así como sobre su uso y su desuso. Todos estamos entusiasmados con el proyecto y se empiezan a marcar líneas de trabajo conjuntas con reuniones mensuales abiertas en las que cualquier persona puede participar.
Decidimos elaborar una Guía de recursos del barrio, trabajando para reflejar en un mapa físico (en formato tríptico, tipo “Mapa turístico” ) y en otro virtual los recursos identificados en ésta Guía.
Empezamos a crear un blog (http://mapeandoporcarabanchelalto.blogspot.com.es/), un espacio de encuentro e intercambio de información y reflexiones de los distintos participantes en el proyecto, en donde a través de un enlace se puede acceder al mapa  con las fichas de los recursos y a una agenda con las actividades del barrio. Para que sea realmente participativo organizamos un curso de blogger, para que cualquiera pueda publicar y manejarse en él.
Realizamos una actividad en un instituto con un juego de mímica, definición, tabú, pasapalabra y mapas mudos del barrio para trabajar con los adolescentes los recursos que hay en su comunidad.
Paseamos  por el barrio con los vecinos identificando algunos de los recursos.
Pero aún tenemos muchas más actividades pendientes: rutas en bici con el Club Ciclista, gincanas de recursos, paseos saludables…
Nos parece que los recursos de nuestra comunidad son un auténtico tesoro de extraordinario valor, que bien merece la pena buscar y plasmar en un mapa, para que quede constancia con detalle del lugar en donde se encuentra y –lo que es más importante- para poder ser utilizado por todos.
Realizar un Mapa de recursos en salud tiene un segundo tesoro, probablemente todavía más importante y de mayor valor: las nuevas relaciones de colaboración y alianzas que aparecen entre las distintas personas que trabajan y/o viven en la misma zona y que pasan a conocerse y a tener nuevas oportunidades de interacción gracias a la participación en el proyecto”.


Deja un comentario

Programa formativo para la Acción Social de El Telar

El Telar se define de la siguiente forma en su blog: “Asociación de dinamización comunitaria el Telar trabajamos para  fomentar y reforzar el sentimiento de comunidad, como base para mejorar la realidad que nos rodea y promover acciones encaminadas a prevenir y superar las desventajas (sociales, culturales…) que afectan a distintos sectores de la población, así como.
Buscamos poner en valor la calle como espacio educativo, de encuentro y conocimiento entre personas, y promovemos la participación social como elemento clave para el desarrollo de personas activas y comunidades más justas.
Para ello, nos proponemos generar espacios de formación y reflexión (tanto internos para la mejora de nuestras prácticas; como externos para el intercambio de experiencias y conocimientos) y desarrollar actividades de animación cultural, de ocio y tiempo libre o de convivencia en las que podamos encontrarnos y comenzar a construir juntas”.
El Telar presenta su programa formativo para los meses de noviembre y diciembre. Más consultas directamente en su correo electrónico: eltelarasociacion@gmail.com
Más información relevante:
Campaña de apoyo con El Telar.
Memoria de actividades 2013.



Deja un comentario

Ébola y Atención Primaria

Pablo Pérez, médico de familia y comunidades en el Centro de Salud de Laviada (Gijón), compañero, contemporáneo, hermano y vecino (en uno de los edificios de mayor producción intelectual de esta parte del mundo ;) , ha comenzado hace unas semanas una recopilación a través de un blog sobre diferentes temas relacionados con el Ébola.
El blog nace con ánimo de ser una recopilación individual, sin ánimo de tener claro hacia dónde puede ir, pero con la idea de que al publicar la recopilación en abierto nos pueda ser de gran utilidad. Sabiendo el buen quehacer de Pablo, su enorme profesionalidad  y minuciosidad estamos convencidos que así será. Muchas gracias Pablo por el enorme trabajo.

PD1: Obviamente esta entrada es, además, un guiño personal al trabajo de Pablo, como compañero y amigo. Desde diferentes órganos e instituciones locales y de otras comunidades autónomas, y concretamente de lo que yo tengo conocimiento en mi contexto laboral, hay muchos compañeros y compañeras que desde la salud pública, la asistencia, la gestión y la dirección están haciendo un enorme trabajo en este sentido ( y en otros muchos). Un enorme reconocimiento a todos ellos.

Captura de pantalla 2014-10-18 a las 09.50.10


3 comentarios

Mapas y cuerpos

“En Montevideo, buscó. Buscó la casa de su infancia, y allí había un supermercado. El campo baldío donde había hecho el amor por primera vez, era una playa de estacionamiento. Buscó a sus amigos, ya no estaban. Buscó y se buscó, y en ninguna parte se encontró”
Ventana sobre las máscaras. Eduardo Galeano

“No mirar a los mapas, seguir en mi mismo.
No andar ciertas calles…”
Silvio Rodríguez. De la ausencia de ti

“Vivir es pasar de un espacio a otro sin golpearse”
Georges Perec

A Mariano Hernán, por lo que aprendí y me enseña sobre los activos y de la salutogénesis.
Y porque hoy, desde que hoy lo conozco, anda con ganas de dibujar mapas colectivos.

.
En algún año entre los 18 o 20 me moría por tener un mapa de Nicaragua en la habitación. Alguien me había enseñado uno del National Geographic. Yo soñaba con viajar a Nicaragua. Sabía, no sé muy bien porqué, que no iría, y quizás por ello soñaba más todavía con ir. Recorrer alguno de los nombres que había aprendido. Soñaba tanto con ir como con tener aquel mapa en mi cuarto. No sé que hubiera escogido de las dos cosas si hubiese podido. No viajé y creo, sólo creo, que tampoco llegué a tener el mapa. Pero tanto lo imaginé que es como si lo hubiera tenido en la pared durante los años de carrera. Nos gusta mucho decir – lo aprendimos en un mapa de sueños que se llama cine – que la mayor añoranza se tiene de aquellos lugares en los que no se ha estado.

Cuando damos alguna clase ahora sobre determinantes y desigualdades la hacemos partiendo de una metáfora del 1,5m2: Una superficie corporal media. Y de 30.000 m2: Un montón de pieles juntas en una población determinada. Es muy interesante observar cada una de esas superficies. Individual o poblacionalmente. Observar algunas de sus características frente al tiempo y el espacio: cómo viven, dónde se mueven, dónde trabajan, cómo atraviesan las calles, ¿acarician a sus hijos?, ¿sienten melancolía los domingos por la tarde al cruzar los semáforos? ¿usan paraguas? ¿se cuentan historias? ¿ponen sillas en las puertas de casa para hablarse unos a otros?, ¿se suben a lo árboles?, ¿ponen comas entre los interrogantes?¿qué imágenes colocan en sus salones?¿qué fotos encima de las repisas?¿se miran a los ojos al hablar? cuando caminan por las calles ¿silban?¿acarician los setos y las paredes de las casas?¿utilizan sus nombres para llamarse unos a otros?¿se ríen?¿sueñan?¿sienten verguenza al contarte los sueños? cuando leen ¿lo hacen en silencio o mueven suavemente los labios?¿se besan por las calles?¿se abrazan?¿cómo se alivian del dolor?…

La distribución de las pieles en un territorio es fascinante. Los cuerpos moviéndose en un espacio determinado. Algunos espacios configuran a los cuerpos y algunos cuerpos son determinados por los espacios. Algunas pieles se mueren, no en sentido figurado, se mueren realmente si se les encierra en lugares cerrados y no ven horizonte. Hay otras pieles que nunca salen en años o se van a dejarse morir a una silla aún teniendo apenas veinte años. Los que colonizan y duermen en los parques. Los que viven en El Chile. La manera de subir las escaleras, andar las calles, sentarse en los bordillos. La identidad de vivir lejos del mar o de tenerlo enfrente de casa y nacer muriendo en el ruido de las olas.
La observación y el diálogo. Y luego contar números y anudarlos con las historias. Los barrios cuentan narrativas de los cuerpos y viceversa. “Empieza por contar las piedras / luego contarás las estrellas”

Barrio pobre en Río de Janeiro. Cemento. Tierra. http://saludcomunitaria.wordpress.com/2012/05/26/arboles/

Barrio rico en Río de Janeiro. Verde. Árboles. http://saludcomunitaria.wordpress.com/2012/05/26/arboles/

Algunos espacios dejan de ser en cuanto una persona les abandona. Cuenca. Puedes olvidar personas, caras y nombres pero a lo mejor no eres capaz de olvidar el espacio físico que compartiste y recorrer mentalmente la distancia de una escalera, un rellano, la puerta, el pasillo, la cocina, allí un pequeño trastero, el salón con música, la habitación con luz de junio. Algunas personas desaparecen cuando el espacio desaparece aun quedando ellas allí, el libro negro. Y algunas aunque se vayan nunca desaparecen cuando el espacio sigue estando ahí.
Algunas poblaciones dejan de ser en cuanto un espacio les abandona. Existen exilios para las poblaciones y exilios para los territorios (Gaza es un territorio doblemente exiliado. Con personas perdidas y con territorios agujereados).
Los mapas temporales son abrumadores. Mirar un mismo punto, un mismo espacio, en diferentes momentos temporales. El Ñato García de Galeano. Volviendo a la misma plaza y no encontrarla. O el espacio de uno mismo. Mirarse al espejo días más tarde y no reconocerse. O lo contrario. El hijo. Un espacio diferente en tiempos comunes pero tan distintos (el padre resta, el hijo comienza a sumar) y observar tantas similitudes en algunos gestos, en las manos, la forma de mirar o de preguntarse.

La ñoarandanza http://goo.gl/n1IOA1

Creo que uno de los temas más fascinantes a la hora de hablar de activos de salud es cuando hablamos de “Mapear los activos”. De hecho puede ser tan fascinante que a veces nos desorientemos y nos quedamos sólo con esa parte del ejercicio. A veces no importa ni el qué, ni el contexto, ni el proyecto y nos podemos perder sólo en observar, preguntar, anotar. Mapear. Hacer mapas. Dibujar mapas.
Si tienes tiempo siéntate esta noche. Dibuja un mapa mudo en un papel. A lo Mapping Manhattan. El mapa de tu cuerpo, el mapa de su cuerpo, de tu calle, de tu barrio o de tu ciudad. Y mapea tus emociones y tus recuerdos. Haz un mapa del 80, del 90, del 2.000 y mapea tus emociones y tus recuerdos. Señala los nombres y apellidos, objetos. Los imprescindibles y los prescindibles. Lo que ya has olvidado y sólo hay un espacio en blanco. Lo que ya nunca vas a olvidar.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 249 seguidores