salud comunitaria

"if the major determinants of health are social, so must be the remedies" Michael Marmot


Deja un comentario

¿Qué papel debería tener “la comunidad” en cada una de las fases de una intervención de promoción de la salud?

Se está desarrollando desde octubre del 2014 a mayor del 2015 el  Diploma de Especialización en Promoción de la Salud en contextos sanitarios, educativos y sociales coordinado por Mariano Hernán desde la Escuela Andaluza de Salud Pública. Actualmente estamos desarrollando un módulo sobre la Evaluación en Promoción de la Salud que iniciamos hablando de los determinantes sociales, el abordaje de los determinantes desde la perspectiva de la promoción de la salud y la importancia de la participación como un elemento clave en cualquier intervención de promoción de la salud. En la primera de las unidades no presenciales que estamos desarrollando hemos tenido una tarea donde se ha preguntado a los participantes en el curso la pregunta que aparece como título en el post: ¿Qué papel debería tener “la comunidad” en cada una de las fases de una intervención de promoción de la salud? Esta es una de las aportaciones de uno de los compañeros que participa en el curso. Muchas gracias Rafael y resto de compañeras y compañeros por vuestras valiosas reflexiones.

Rafael Angel Maqueda
Médico de Familia
Centro de Salud Victoria

“Promoción de la Salud  es capacitar a las persona para que controlen la salud y puedan mejorarla (OMS). Hay un hecho importante y contrastado que no podemos/debemos pasar por alto y es que los cambios sociales (incluso políticos) pueden influir en la salud. Por ello se hace necesaria una implicación cada vez mayor de la sociedad en lo que atañe a su salud. Cualquier intervención en salud y más en promoción debe contar desde su inicio y diseño con la participación de la comunidad a la que precisamente va dirigida. La Educación para la Salud, en cambio,  tiene un ámbito más reducido y pretende fomentar la prevención a través de las aptitudes personales siempre que se cumpla una metodología y se mantenga a lo largo del tiempo.

Las fases con las que debe contar un diseño e implementación de una intervención en promoción de la salud deben comenzar con laidentificación de problemas y recursos disponibles, tomando la foto inicial y realizando un mapa de activos. Posteriormente debemos priorizar para centrarnos en lo importante y por lo cual debemos formar grupos de personas claves y facilitadoras, incluyendo además de  “agentes externos” despojados de demasiada cercanía a la comunidad y que aporten una neutralidad  necesaria. Estos grupos de trabajo priorizarán los problemas de salud según magnitud, severidad, factibilidad y  efectividad (Hanlon).  Antes de proceder a intervenir, debemos realizar una labor de revisión para identificar programas e intervenciones que hayan demostrado  efectividad, garantizando así la calidad de las actuaciones. Contamos para ello con la documentación aportada por las diferentes agencias de salud que nos ofrecen información suficiente sobre la evidencia de diferentes actuaciones nacionales e internacionales en promoción de salud. Aquí deberíamos prestar atención y recomendar a aquellas intervenciones que cuenten en su diseño con una perspectiva de género adecuada. A continuación debemos saber qué queremos conseguir, cómo queremos conseguirlo, con quién contamos para conseguirlo y sobre todo por qué queremos conseguirlo. Ello obliga a elaborar una estrategia de identificación de aliados y probables enemigos u obstáculos que van interferir en el desarrollo del programa. Se deben distribuir  las tareas de forma que todo el mundo debe saber qué debe hacer y en qué momento. Todo ello acompañado de un plan de comunicación de los resultados que se vayan obteniendo.    Por último debemos evaluar de forma continuada los programas de intervención comunitaria para darle carácter de calidad y rigor. Se debe tener especial cuidado en establecer qué aspectos se van a evaluar. Tras estas evaluaciones se deben aplicar medidas correctoras necesarias.

            La promoción de la salud desde de su primera concepción entiende que la comunidad debe tener un papel primordial en el desarrollo de intervenciones en salud. Si las intervenciones deben contar con la comunidad y ésta es susceptible a los cambios sociales todo aquello relacionado con la salud también se verá afectado. El modelo tradicional científico basado en problemas, si bien ha resuelto importantes problemas de salud investigando sobre la enfermedad, no ha sido capaz de mejorar la salud en cantidad como lo han hecho los cambios sociales acontecidos al mejorar la realidad socioeconómica de la comunidad (idea planteada inicialmente por T. McKeown). Por ende, la realidad social de una comunidad además debe influir en las decisiones políticas sanitarias sociales y económicas que se adopten. La OMS defiende que la promoción de la salud para que sea posible deben darse una serie de requisitos: ausencia de guerras, justicia social, necesidades básicas cubiertas y compromiso político. El fortalecimiento, potenciación o empoderamiento psicosocial de la comunidad, pese a que pueda generar conflictos, es básico para que ésta tenga más influencia en las políticas de salud.

            Es de obligado cumplimiento preguntarnos antes de entrar a intervenir en cualquier grupo social, para tener un mínimo de garantías de complicidad e implicación de la comunidad,  si ya existe algún grupo de participación en salud a nivel local. La oportunidad, es decir cuándo se va realizar, es otro elemento a tener en cuenta si no queremos fracasar por elegir un mal momento. Si queremos formar un grupo de intervención debemos definir claramente quienes deben conformarlo debiendo tener especial consideración con aquellas personas o grupos que ya estuvieran trabajando en el mismo ámbito de intervención.

             La participación de la comunidad debe pues estar presente en cada una de las fases o ciclos de una intervención de salud. En la identificación previa de recursos, como la realización de mapeos de activos, se deben contar con los grupos o asociaciones. En la formación de grupos de priorización contaremos con individuos de la comunidad ya que ellos viven la realidad cotidiana. La identificación de oportunidades, fortalezas, debilidades y amenazas de cualquier programa de intervención en promoción de salud deben contar con la aportación de la comunidad. Por último, para la evaluación de los resultados, la comunidad puede elegir criterios a evaluar y tras dicha evaluación y con la intención de corregir defectos, éstos deben ser conocidos por la comunidad para que trabaje en las necesarias medidas correctoras”

 


Deja un comentario

Jornadas “A pie de Barrio”: Participación Ciudadana y Salud Pública

Durante los días 6,7 y 8 de octubre se desarrollan en Gijón, organizadas por A pie de Barrio en colaboración con la Asociación de Ayuda entre Mayores (AEMA) y la Asociación de Viudas de Gijón,  las jornadas sobre “La Participación Ciudadana en Salud Pública”
Programa de las Jornadas

community engagement

“Estas Jornadas inauguran el curso 2014-2015 para las Actividades de la Escuela de Salud Comunitaria (La ESCO) y de algunos otros nudos de la Red “A pie de Barrio”, que se han sumado al acto, tales como la Asociación de Ayuda Entre Mayores (AEMA) y la Asociación de Viudas de Gijón.
En el cartel anunciador de las Jornadas que sirve de portada a este Boletín informativo aparece el eslogan “CON OTRA MIRADA Y OTRA CONCIENCIA”, puede resultar extraño y no entender el mensaje.
Todas las actividades que se intentan llevar a cabo estarán relacionadas directa o indirectamente con la Salud Pública, que será el centro de reflexiones y ocupaciones de este curso que ahora inauguramos para que no resulte extraño y se entienda el eslogan..
No todas las personas han tomado conciencia de la importancia que para todo público tie-ne la dimensión significativa del término “salud pública”. ¿Cuál es su esencia y cuáles sus funciones? ¿Qué áreas abarca y quiénes han de trabajarlas?
Por lo general la gente relaciona el significado de “salud pública” con una especialidad de los servicios sanitarios y consideran ser práctica exclusiva de algunos profesionales de la sanidad.
Pero la cosa no es así. Todos los servicios sanitarios, incluyendo la epidemiología, el salu-brismo, la práctica clínica… son una parte pequeña, pero muy costosa, de la Salud Pública, ésta abarca bastante más según la tendencia actual de las Ciencias de la Salud.
Por eso lo de “con otra mirada” y hacia “otra conciencia” será el referente para empren-der la participación en actividades que promocionen salud poblacional en barrios y ciudad.
Deseamos llegar a un concepto y a una práctica de salud pública donde la ciudadanía pue-da tener poderes decisorios y dejar de ser los invitados de piedra en la difícil labor de construir barrios saludables y meros receptores de los sistemas de servicios sanitarios y de los sistemas de servicios municipales y autonómicos.
Nuestro horizonte está en tomar conciencia de que es posible crear un sistema de salud propio donde la ciudadanía organizada sea la principal protagonista.
Las estructuras básicas ya existen, queda la labor de convertirlas en un sistema vivo y operante.
Entonces la utopía del horizonte dejará de serlo para convertirse en una realidad en los movimientos vecinales”

Artículo sobre “A pie de Barrio” publicado en la revista Comunidad del PACAP.
La red social «A pie de Barrio». Una experiencia innovadora que actúa en claves distintas a las imperantes por Roberto Quiroga.

Imagen: What is community engagement?


5 comentarios

Epigenética: la narrativa de los barrios en nuestros cuerpos y en nuestras comunidades (V)

Serie sobre “Tú código postal puede modificar tu código genético: Epigenética, determinantes sociales de la salud y salutogénesis”

1. Epigenética, determinantes sociales de la salud y salutogénesis: introducción
2. Los determinantes sociales de la salud y la causalidad social
3
. Las causas de las causas (again)
4. Epigenética, aspectos generales
5. Epigenética, la narrativa de los barrios en nuestros cuerpos

 

En la entrada anterior revisábamos algunos conceptos generales sobre la epigenética y el papel del epigenoma como un mecamismo integrador entre la genética y el entorno con las manifestaciones fenotípicas y la expresión de salud o enfermedad (1) . El esquema que utilizábamos lo habíamos ampliado para definir. de una forma más detallada, de qué hablamos al referirnos al entorno, al contexto.

AMF SDOH y Epigenetica Figura.004

 

¿Que factores de ese entorno sabemos que están realizando modificaciones en la epigenética celular? Seguimos el artículo de Relton y de Davey sobre el tema y las revisiones que hacen al respecto (2):

- Factores nutricionales. Existen diferentes revisiones que señalan como alimentaciones complementarias con diferentes sustancias modulan la respuesta epigenética. También existen estudios que explican la influencia de las dietas altas en grasas en la metilación del DNA (diferentes estudios citados por 2).
– Consumo de tabaco. Es una de las exposiciones más altamente estudiadas en relación con la epigenética. Se ha demostrado su relación en hipo e hipermetilaciones en tumores escamosos de cabeza y cuello. El consumo de tabaco por la madre en el embarazo también parece relacionado con influencias de metilación de DNA en la descendencia.
– Consumo crónico de alcohol. Existen diferentes modelos animales y menos en humanos. Un estudio en exposiciones en adolescentes parece que relaciona con modificaciones en las histonas.
– Exposiciones ambientales. Exposición al benceno, a disruptores endocrinos (vinclozilina, bisphenol A) y a metales pesados (arsénico, mercurio, cadmio). Muchos de estos estudios sugieren la posibilidad del potencial de los marcadores epigenéticos como posibles marcadores biológicos de la exposición a tóxicos ambientales. Volveremos sobre la medición de los patrones epidemiológicos más adelante.
– Agentes infecciosos incluidos el Helicobacter pylori y el Epstein-Barr.
– Muy interesante también el papel de la modulación epigenética como un componente etiológico en las enfermdades crónicas inflamatorias como artritis reumatoide y esclerosis múltiple. Esta es una vía etiopatológica importante por la conexión de modulación epigenética con rutas inflamatorias que pueden conectar con un montón de enfermedades (cáncer, enfermedades cardiovasculares, patología psiquiátrica)
– Un ejemplo muy interesante sobre el contexto y la epigenética es la influencia de los cuidados maternos postnatales y la relación con el eje hipotalámico-pituitario-adrenal de respuesta al estrés. Conexión clave con el sistema de estrés que, como señalábamos en la introducción de esta serie de posts es uno de los elementos claves con los que Marmot y Wilkinson -entre otros- dibujan la respuesta biológica desde el entorno social a la enfermedad.
– Y ahora – como diría Borges soñando a Beatriz Viterbo y el Aleph – llego al centro de mi relato. Desde nuestra perspectiva de entornos y determinantes sociales hay una serie de estudios muy interesantes que relacionan de forma directa “código postal” con “código genético”. En febrero del 2012 , un grupo de investigadores canadienses y británicos publican un artículo en el International Journal of Epidemiology (3)donde presentan cómo haber pertenecido durante la infancia a una clase social desfavorecida ha producido un patrón de metilación diferente en el DNA. Los investigadores analizaron DNA de muestras sanguíneas recogidas hombres adultos del estudio British Birth Cohort Study. Se clasificaron según su situación social desfavorecida cuando eran críos y también de acuerdo a su situación actual socioeconómica ya siendo adultos. Lo que se encontró fue que la metilación del DNA encontrado estaba más asociado con una infancia social desfavorecida. O dicho de otra forma, haber vivido de crío en un entorno desfavorecido deja huella en tu patrón genético.
Otro artículo del 2012 estudia las células en sangre periférica de una cohorte poblacional estratificada según clase social en la infancia. Se mide la metilación de DNA de cerca de 14.000 genes humanos y se encuentra que existía una correlación entre la metilación de DNA y determinados elementos demográficos como el sexo, la edad y la etnia así como a factores psicosociales como el estrés percibido, la medida del cortisol sanguíneo y el estatus socioeconómico al que se ha pertenecido en la infancia (4)

pnas.1121249109fig02

La exposición en la infancia a determinados elementos socioeconómicos deja marca en nuestra epigenética: la narrativa de los barrios en nuestra biología. Sobre el cómo las experiencias y las “exposiciones” se meten en nuestra piel es un elemento clave en el bellísimo artículo de Hertzman y de Boyce (5). Señalan la importancia de conocer la exixtencia de procesos biológicos detrás de conceptos como la salud, el bienestar, el aprendizaje y el conocimiento y que es necesario este puente (un “Biological embedding”) para entender como los procesos de la experiencia humana, los contextos, nuestros “códigos postales” alteran los procesos biológicos y afectan a la salud, al conocimiento, al aprendizaje o al bienestar. Ese puente es también una conexión epistemológica – y colaborativa – entre ciencias sociales y ciencias naturales.

Hertzman et al señalan como elemento clave en el desarrollo humano los primeros cinco años de vida y la influencia en estos cinco años de lo que ellos denominan “Social partitioning”. Aunque la medida en los estudios sea utilizado el nivel socioeconómico, el constructo “Social partitioning” es más complejo: incluye un primer nivel más objetivo donde aparecen las estructuras sociales donde nos desarrollamos: formas sociales de poder, jerarquias, estructuras organizativas comunitarias, de vecindario y familiar; y un segundo nivel, más subjetivo, donde la influencia objetiva de dichas estructuras pasa por la interpretación cognitiva de la persona y cómo esta la construimos según nuestros contextos y por hechos vitales y biográficos. Obviamente, aún siendo los primeros cinco años emblemáticos, los momentos vitales, en relación al “Biological embedding”, son varios. Existen varias ventanas de oportunidad sensibles.
Imaginemos a una niña desarrollando sus primeros años de vida en ese entorno de “social partitioning”. Los niveles de buen cuidado son tres según los autores: un nivel familiar (estudios preciosos de modelos animales donde aquellos cachorros más abrazados y lameteados por sus progenitores tienen niveles más adecuados de cortisol) donde se estimula, apoya, crea, juega, habla, lee, sueña…; un nivel de vecindario con estructuras de comunidades cohesivas, con movilización de recursos, estimuladoras, seguras, participativas, con fuerte capital social (Agua de Fuego apunta esto!) y un tercer nivel social con posibilidad de recursos para la infancia y la familia, programas de salud pública… Las diferencias son claras: crecer en “códigos postales” (sociedades), en entornos socioeconómicos donde se garantizan mejor niveles familiares, comunitarios y sociales-macro de cuidados van a generar comunidades con niñas y niños con mejor epigenética, con DNA que no tenga marcas epigenéticas erróneas y con una mejor expresión de su biología en los aspectos relacionados con tres amplias áreas de desarrollo temprano en la infancia: física, social/emocional y lenguaje/cognitivo.
A esas comunidades protectoras de la epigenética, de la biología y del desarrollo la vienen denominando desde hace un tiempo las salubristas entornos saludables, entornos promotores de la salud o entornos salutogénicos.

 

Referencias

Metodológicamente hay consideraciones interesantes sobre la asociación en los estudios de epigenética que refieren muy bien Relton y Davey y un artículo (Las siete plagas de la epigenética) del monográfico del 2012 del Int J Epid. Probablemente lo señalaremos en otro momento para no partir demasiado el hilo narrativo de los post.s

(1) Relton CL, Smith GD. Is epidemiology ready for epigenetics? Int J Epidemiol. 2012 Feb 1;41(1):5–9.
(2) Relton CL, Davey Smith G. Epigenetic Epidemiology of Common Complex Disease: Prospects for Prediction, Prevention, and Treatment. PLoS Med. 2010 Oct 26;7(10):e1000356.
(3) Borghol N, Suderman M, McArdle W, Racine A, Hallett M, Pembrey M, et al. Associations with early-life socio-economic position in adult DNA methylation. Int J Epidemiol [Internet]. 2011 Oct 20 [cited 2014 Aug 27];dyr147. Available from: http://ije.oxfordjournals.org/content/early/2011/10/18/ije.dyr147
(4) Lam LL, Emberly E, Fraser HB, Neumann SM, Chen E, Miller GE, et al. Factors underlying variable DNA methylation in a human community cohort. Proc Natl Acad Sci USA. 2012 Oct 16;109 Suppl 2:17253–60.
(5) Hertzman C, Boyce T. How experience gets under the skin to create gradients in developmental health. Annu Rev Public Health. 2010;31:329–347 3p following 347.


2 comentarios

Mejorando la salud de una población: la experiencia de Wakefield con el modelo de activos para la salud.

Growing Communities from the Inside Out Piloting an asset based approach to JSNAs within the Wakeield District : Methods and Findings

La historia de Wakefield

Una localidad ha comenzado un proceso de trabajo local en salud. El punto de partida es sencillo: se generan alianzas y trabajo coordinado entre los diferentes sectores que trabajan en el territorio y se establecen un plan local de salud con objetivos comunes y con actuaciones compartidas entre ellos. En la misma mesa de trabajo, planificando y actuando conjuntamente, se sientan Servicio Sanitario (Atención Primaria), Salud Pública y el Ayuntamiento. Es un ejemplo de gobernanza local en salud o de trabajar con microsistemas locales de salud donde el protagonismo de los agentes de salud (y de las actuaciones) está repartido entre sector sanitario y no sanitario.
Estamos en el Reino Unido y la herramienta que se utiliza para detectar las necesidades (los déficits) es el Joint strategic needs assessments (JSNAs). Salud Pública, los técnicos locales de salud pública tienen un papel metodológico clave en los análisis de situación local de salud, señalar indicadores de salud, establecer técnicas para priorizar intervenciones y revisar evidencias y evaluar las intervenciones que se lleven a cabo.
Bien. Se detectan una serie de necesidades y se genera durante un tiempo una serie de actuaciones pero en las evaluaciones finales se observa que aunque han mejorado algunos indicadores de salud y bienestar persisten desigualdades en salud entre diferentes zonas del distrito. “La forma en que Wakefield desarrolla sus servicios y programas no ha servido para prevenir la brecha que existe entre las zonas más privilegiadas y las zonas más deprimidas

La necesidad de otra mirada

“La coproducción es el desarrollo de servicios públicos en una relación de igualdad y reciprocidad entre los profesionales, la gente que utiliza los servicios, sus familias y vecindarios”.

Pese a la inversión en programas y actuaciones, el equipo de trabajo hace una reflexión más que interesante: “es necesaria una aproximación más sistemática para reforzar la participación de la comunidad dentro de las estrategias locales de trabajo, a niveles de distrito y a nivel de vecindario, moviéndose más allá de consultas rutinarias breves y generar procesos de participación con individuos y grupos que sirvan para definir problemas y desarrollar soluciones en la comunidad“.
Es decir, primer punto: se plantea continuar el proceso de trabajo coordinado pero con una integración clara de la ciudadanía en el proceso.
El segundo punto es tener en cuenta que la mirada basada en los problemas no es suficiente. Andrew Furber, Director de Salud Pública del Distrito de Wakefield plantea lo siguiente: “Tradicionalmente los servicios públicos tienden a focalizarse en los problemas y las deficiencias de la comunidad con proyectos y proveedores tratando de solventar problemas y dificultades. En el desarrollo de una nueva visión de salud pública el foco necesita desplazarse desde un modelo de déficits a un modelo de activos de salud”

Wakefield, salud positiva y el modelo de activos para la salud

“La identificación de activos y las metodologías que empleamos no es sólo en realizar un mapeo de activos de la comunidad (aunque el registro y la comprensión de estos sea importante). Identificar y mapear activos es sólo una de las primeras fases del proceso que lleva a conectar y movilizar estos activos

Una vez planteado que era necesaria una reorientación en la forma de trabajar en el ámbito local, el distrito de Wakefield hace una apuesta fuerte por este modelo. Comienza un proceso de formación intenso, conjunto, entre los diferentes agentes de salud del territorio y apostando por la generación/potenciación del grupo colaborativo. Formación conjunta, teniendo en cuenta que puede aportar cada sector en el proyecto, poniendo un acento importante en procesos participativos y desde una mirada de salud positiva con el modelo de activos para la salud.
El resto del documento plantea la experiencia del distrito de Wakefield en desarrollar un modelo de desarrollo comunitario desde la perspectiva de los activos de y para la salud y las diferentes fases para el mismo. Se describe el proceso de trabajo desde la metodología de activos señalando las diferentes fases: desarrollo y planificación inicial del proyecto, metodología e identificación de los activos de la comunidad, análisis de los activos identificados, conexión de los activos, dinamización y puesta en marcha de proyectos de intervención.
El documento es muy explicativo en la descripción de dichas fases (identificación de las comunidades, elección del tema, metodologías empleadas para identificar los activos, modelo téorico empleado para el análisis y categorización de activos, comparación entre los activos recogidos y los déficits identificados en el JSNAs, dinamización y conexión de activos, etc…).
En resumen, una de las mejores lecturas de este año. Los marcos teóricos de las metodologías de activos para el desarrollo comunitario combinada con la experiencia práctica y real  de trabajo en una comunidad y con ejemplos muy claros de cómo trabajar en el ámbito local, de forma intersectorial, desde la mirada de déficits y sobre todo de las riquezas de una comunidad.

 

Más información:

 

 


Deja un comentario

La crisis y su impacto en salud: ¿tiene respuestas la salud comunitaria?

Los días 18 y 10 de marzo tendrán lugar en Bilbao las I Jornadas de Salud Comunitaria y Promoción de la Salud organizadas por la Escuela Universitaria de Enfermeria de Leioa de la Universidad del País Vasco y con la colaboración del Departamento de Sociología.
El lema es “La crisis y su impacto sobre la salud: ¿Tiene respuestas la Salud Comunitaria?”
Programa completo de las jornadas

Captura de pantalla 2014-03-16 a las 19.04.07


2 comentarios

Comentarios al documento Estrategia de Promoción de la Salud y Prevención de la Enfermedad

El Ministerio ha abierto un proceso de consulta pública sobre la Estrategia de Promoción de la Salud y Prevención en el Sistema Nacional de Salud (SNS): “Esta Estrategia propone el desarrollo progresivo de intervenciones dirigidas a prevenir las enfermedades, lesiones y la discapacidad de la ciudadanía, actuando sobre factores como la alimentación, la actividad física, el tabaco, el alcohol y el bienestar emocional durante todo el curso de la vida, y teniendo en cuenta los entornos en los que la gente vive. Para su desarrollo y puesta en marcha, el Ministerio realiza una consulta pública en la que puede participar cualquier persona o institución que quiera aportar propuestas para su implementación. El plazo para participar finaliza el día 31 de marzo de 2014. Tras la consulta, se realizará un informe sintético del número de aportaciones realizadas y un resumen de sus aspectos más relevantes a tener en cuenta que será publicado en este sitio web”
A petición de Ildefonso Hernández, desde SESPAS, en septiembre del 2013 remití algunas consideraciones sobre el borrador de dicha Estrategia:
– La vinculación de la Estrategia de Promoción de la Salud con la Estrategia de Cronicidad.
- La importancia de las líneas de actuación propuestas en el documento “Avanzando en equidad” , elaborado por el propio Ministerio en el 2010.
– Sobre el capital social, la participación y el desarrollo comunitario.
– Sobre las evidencias en promoción de la salud.
– Otras consideraciones.
El texto que remití con las consideraciones se puede consultar aquí.
Un matiz importante y muy oportuno que no están en esas consideraciones, pero que sí han reseñado de forma insistente los compañeros del Servicio de Promoción de la Salud y Participación de Asturias que han participado en los grupos de trabajo es que entre los ejes de actuación no se señala, expresamente, el ámbito de la sexualidad y la educación afectivo-sexual.

 


Deja un comentario

Proyecto Barri-Escola

Otra de nuestras camisetas favoritas de superhéroes y heroínas en Salud Comunitaria y Salud Pública es la de la gente del Projecte Riu (Dory Aviñó, Joan Paredes et al). Algunos de los proyectos que están desarrollando son brillantes ejemplos de trabajo en Promoción de la Salud, realizada desde el ámbito local, con criterios metodológicamente y de evaluación rigurosos. Y con un enorme entusiasmo.
En el blog “Los Martes, docencia en Algemesí”, Ana Egea ha realizado una entrada contando uno de sus proyectos: el Proyecto Barri-Escola que, con su permiso, reproducimos íntegramente.
.

¿Cómo nace el proyecto Barri-Escola?

Desde el año 2008 el Centro de Salud Pública de Alzira y Fisabio, a partir de un convenio firmado con el Ayuntamiento de Algemesí desarrollan el proyecto RIU, “un riu de cultures, un riu de salut” en el barrio de El Raval.

En este proyecto personas del barrio y del resto del municipio son formadas y actúan como agentes de salud e interculturalidad. Realizan actividades para promover la salud y facilitar el acceso y uso adecuado de la gente del barrio a los servicios sanitarios: Centro de Salud, Centro de Salud Sexual y Reproductiva, Hospital, etc. En las 4 ediciones del proyecto se han formado como agentes de salud a 30 personas, 26 mujeres y 4 hombres, que han realizado multitud de actividades individuales, grupales (en forma de talleres) y comunitarias en favor de la salud del barrio.

El barrio

El Raval es un barrio de unos 1.500 habitantes de la ciudad de Algemesí (Valencia) separado del resto del municipio por barreras geográficas (río Xúquer) y artificiales (vía del ferrocarril y polígono industrial). Cuenta con pocos servicios y espacios de uso público. La población es mayoritariamente joven, está compuesta por distintos grupos culturales y vive en condiciones socioeconómicas desfavorables.

 

 

Mapa de Activos para la Salud y Proyecto Barri-Escola

En 2008 el grupo de agentes de salud del proyecto RIU realizó un análisis participativo de las necesidades del barrio y en 2010 un mapa de activos o recursos para generar salud. En una segunda etapa se dinamizó este mapa de activos para responder a una de las necesidades identificadas que fue considerada prioritaria: actuar para reducir el fracaso escolar de niños y niñas del barrio en el último curso de educación primaria y la ESO (comentaban que de 20 niños del barrio que llegan al último curso de educación primaria solo 2 acaban la ESO).

Los activos son recursos, talentos y capacidades que tenemos las personas, los grupos y las comunidades que nos permiten ganar salud. Al elaborar el mapa de activos en el Raval se identificaron muchos recursos positivos que posteriormente se unieron para apoyar a los chicos y chicas del barrio que estudian 6º de primaria y 1º de ESO y a sus familias.

Objetivos del Proyecto Barri-Escola

Crear Espacios Barri-Escola (EBE) como lugares de aprendizaje comunitario para niños, niñas y jóvenes del barrio, promover la participación y la convivencia entre personas de distintas culturas, aumentar y fortalecer el sentido de pertenencia hacia el barrio y facilitar la aproximación mutua “barrio-municipio de Algemesí”.
Espacios Barri-Escola (EBE) y Proyecto Individual (PI)

Los EBE son espacios habilitados en el barrio donde varios grupos de jóvenes de 6º de primaria y 1º de la ESO realizan apoyo escolar; aprenden habilidades relacionadas con el tema que se aborda en cada EBE y que repercutirá en el resto de niños y niñas, jóvenes y adultos del barrio. El alumnado se subdivide en grupos que van recorriendo los EBE. en la primera edición del proyecto se han inscrito 17 participantes (11 de 6º de primaria y 6 de 1º de la ESO) que han ido rotando por los 3 EBE:

1. EBE de Las artes: Guitarra
2. EBE de Las artes: Baile
3. EBE Oficina de urbanismo y medio ambiente

Además se ha creado un 4º EBE Mini-escola de mares y pares (mini-escuela de madres y padres) para implicar a madres y padres en la formación de sus hijas e hijos, tanto a nivel educación formal (escuela) como informal (comportamiento en casa, en los espacios de ocio y tiempo libre).

Cada uno de los 17 participantes ha elaborado un proyecto individual (PI) de contacto con el profesorado y familias para aumentar la motivación hacia los estudios y realizar tareas de apoyo escolar simultáneas a las actividades de los EBE. Con este trabajo se pretende facilitar el tránsito y la adaptación entre el colegio de primaria y los institutos, al estar estos alejados del barrio.

Resultados

En esta primera edición 17 niñas, niños y jóvenes han participado en los EBE aprendiendo a bailar, tocar la guitarra y realizar acciones de cuidado del entorno y medio ambiente; una media de 9 madres y padres ha asistido con regularidad a la Mini-Escola. La gran mayoría de participantes ha mejorado en las áreas instrumentales de apoyo escolar que se han trabajado. Un total de 34 familias han recibido visitas por parte del profesor-dinamizador y se ha incrementado su preocupación por la educación de sus hijas e hijos.

El Raval, un barrio generador de salud y convivencia

Como en el proyecto RIU, Barri-Escola ha conseguido que el Raval continúe aportando actividades novedosas y positivas en el ámbito de la promoción de la salud. Las niñas y niños del barrio son un ejemplo de convivencia e interculturalidad.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 263 seguidores