Novartis, No-parties


Arrancamos esta reflexión con una confesión intachable de nuestra propia ambivalencia e incertidumbre: punto de partida que, pensamos, es , humildemente, un buen punto de partida para alejarnos de maniqueismos o grandes verdades.
El tema de los ensayos clínicos ya ha sido más que discutido en diversos y variados foros. También ha sido discutido el impacto de determinadas intervenciones “socio” o “comunitarias” en el espectro biosanitario y la escasa repercusión que tienen políticas educativas o sociales (factores determinantes básicos en salud) frente a la repercusión de tecnologías bio. Y el arrinconamiento de la metodología cuali y la dificultad de meter otro tipo de evaluaciones en el ceñido y rancio baremo de la MBE cuanti. Y lo escaso de nuestra formación, y el arrinconamiento de otras profesiones no medicalizadas y el impacto de lo farmacológico en el manejo del día a día y lo difícil de generar otras intervenciones en las agendas y lo complicado de colar esto en foros de debate oficiales sin caer en lo freaky y la estupidez de políticas de genéricos si el que paga es el que paga y la perdida de lo asociativo y lo poco que votamos y el peso de la industria y el acceso a medicamentos esenciales y blablabla…
Pero pese a todo soñemos. Imaginemos que mañana en la presentación de la jornada de investigación clínica de la Sociedad Asturiana de Medicina Familiar y Comunitaria “Acercarse a los ensayos clínicos”, nuestro presidente agradece la colaboración del Instituto de Formación que pone el dinero, pero dice “Novartis, No-parties. Se acabaron las fiestas o dicho de otra forma, mejor las pensamos diferente” y el presidente agracede la participación, pero asegura que es necesario “anteponer la salud y la vida por encima de los intereses comerciales” y que aunque estemos en Asturias “lo que hacemos aquí también tiene repercusión allí, y que hay cosas que realmente son más serias y que si esto sigue así a lo mejor nos lo pensamos todo de otra forma” e incluso destapado, nuestro presidente, argumenta “que todo esto que quiero decir es tan ético y mucho más, lleva nombres y apellidos, como el rollo ético a la hora de montar los ECAs y publicarlos y blablabla”. Imaginemos incluso que el brote locuaz de nuestro presidente sea epidémico, y se contagien sociedades regionales de medicina general y no general, y sociedades de comunidades autónomas vecinas y que hasta los mismos especialistas que viajan a EEUU a congresos de pro dicen “Novartis, No-parties” y que se contagia la nacional y el presidente de semFYC y las presidencias y juntas directivas de otras sociedades esgrimen discurso de ética y solidaridad y medicamentos para todos y que todos los parlamentos adoptan una resolución como ya se ha hecho en cuatro comunidades autónomas. Y que el contagio nos llega hasta la consulta y nos lo pensamos dos veces o tres y se nos va atenuando la incertidumbre en placas y la ambivalencia, y estalla una necesaria microepidemia de rigor en la Consejeria y una pandemia en el Servicio de Salud y miren por donde quizás el cuento acaba bien como a todos nos gustaría que acabara. Soñemos
(la lectura aproximada del texto puede ser de unos tres minutos, tiempo en el cual habrán aparecido cerca de 100 nuevas infecciones por VIH en el mundo, la mayoria de ellas en poblaciones sin acceso a tratamiento antirretroviral de ningún tipo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s