Tomar el hospital para servir al pueblo


«El Hospital Lincoln es del Pueblo»
Izquierda a derecha: Dorothea Tillie, Cleo Silvers (sentada), Pablo Guzman (sentado), Juan Gonzalez (parado), Andrew Jackson (sentado, con la cara parcialmente escondida); otros personas no identificados. Colección de Hiram Maristany

Revista Medicina Social Vol 2, No 2 (2007)

Sobre el texto de Fitzhugh Mullan: Batas blancas, puño en alto (Merlin Chowkwanyun) pdf
Tomar el Hospital para servir al pueblo (Fitzhugh Mullan) pdf

«A finales de los años 60s y principios de los 70s, el Hospital Lincoln del sur del Bronx en la ciudad de Nueva York, se convirtió en el escenario de un vigoroso movimiento urbano centrado en la atención sanitaria, dos hechos dramáticos definieron los acontecimientos. El primero: en mayo de 1968, algunos trabajadores comunitarios del Servicio de Salud Mental del Hospital Lincoln protestaron en contra de la administración de Harris Peck, Seymour Kaplan y Melvin Roman, a la que percibían como crecientemente jerárquica (…)
El segundo: en julio de 1970, algunos trabajadores que formaron parte de los eventos de 1968 y 1969, junto con miembros de la organización Young Lords (un grupo nacionalista puertorriqueño que había hecho del derecho a la salud una de sus demandas centrales) empezaron a tramar la toma del área de enfermería, por un día. A las 10 AM del 14 de julio, comunicaron sus demandas: fondos inmediatos para la construcción de un nuevo Hospital Lincoln (desde hace tiempo prometido y pospuesto por el gobierno de la ciudad), no más recortes de personal, servicios de salud “de puerta en puerta” para la “atención preventiva, enfatizando el control ambiental y sanitario, la nutrición, la adicción a las drogas, los cuidados maternos e infantiles y la atención a los ancianos”, una mesa de quejas permanente y abierta las 24 horas, salario mínimo de 140 dólares semanales y una guardería para los trabajadores del hospital y comunitarios. La demanda final apelaba a la retórica dominante antiimperialista y de “control comunitario”, convocando a la “total autodeterminación de todos los servicios sanitarios a través de una junta comunitaria y de trabajadores para la operación del Hospital”. La toma atrajo la atención hacia las quejas acerca del Hospital y avergonzó públicamente a la administración, que fue encontrada como responsable.
A pesar del dramatismo de estos eventos, tan sólo existe una crónica detallada de la vida diaria entre los sucesos, por eso, la reimpresión del libro de Fitzhugh Mullan, White Coat, clench fist (Bata blanca, puño en alto), es bienvenida…»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s