Short Opiate Withdrawal Scale


Observa el proceso, esas ganas de medir las arañas y escarbar en las esquinas de las mesas. Sólo cuenta el proceso. El resultado final es hastío, un deleite indiferente y lejano en el que se convoca de nuevo la realidad y resurge el contorno de la mesa, las postales abandonadas, el ruido lejano de los autobuses en Calpada, el icono somnoliento de madrugada.
Retoma el proceso y concibe sus límites. Una escalera abandonada y el viejo con ganas de llorar en los bancos del parque. Y ese vacío de nueve a diez sin hipótesis dopaminérgicas reconciliables, sin rush y con ausencias de golondrinas perentorias.
La tarde se resume luego en apuntar mónadas y sílabas antiguas en un resquicio del pasillo donde señalar otro día, hacer palitos, y como robinson sin viernes, rezar para que nadie llegue a salvarnos.

La ñoaranza de Artemio Rulán

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s