¿Este país de mierda?


Uno de los textos que a veces utilizamos en el curso de cualitativa con los residentes (una cita que me parece que aportó Guillermo G. Velasco en la primera edición) es este:

Si el lector cuenta entre sus conocidos a algún eminente hombre de ciencia acostumbrado a la mas minuciosa precisión cuantitativa en los experimentos y a la mas abstrusa habilidad en las deducciones de los mismos someta a una pequeña prueba que muy probablemente dará un resultado muy instructivo.
Consultarle sobre partidos políticos, teología, impuestos, recaudadores, pretensiones de las clases trabajadoras y de otros temas de índole parecida y es casi seguro que al poco tiempo le oirá expresar opiniones nunca comprobadas con un dogmatismo que jamas desplegaría respecto a los resultados bien cimentados de sus experimentos de laboratorio.
Este ejemplo demuestra que la actitud científica es en cierto modo no natural en el hombre

Bertrand Russell.
La perspectiva científica. Ariel. Barcelona. 1979

Twitter es una buena mirilla para ver por donde van ciertos tiros. La muestra está claramente sesgada en la autoselección, claro, pero sí que algunas de las cabezas más influyentes del mundo de la red se asoman por ahí.

Por eso, fue interesante observar los comentarios el día de la huelga general y hacer un análisis del discurso subyacente y también fue interesante ayer escuchar los comentarios tras la elección de la nueva ministra de sanidad. Un buen experimento es cuando sale alguna conversación política en los bares o en los taxis o en alguna cena,  hacer un par de preguntas y ver el nivel de reflexión y argumentación que tenemos sobre el tema. O ver qué pasa cuando, experimentalmente, en una reunión se cuestiona eso de decir “soy de izquierdas o soy de derechas”.

La reflexión sobre qué tipos de alianzas y de debates es necesario establecer para sacar adelante un país es muy interesante. El Gatopardo me recordaba Félix el otro día en Madrid. Qué cosas interesa mantener a algunos sectores para que no cambien otras. Qué familias hay que romper y cómo es necesario romper ciertas tradiciones para sumar en vez de restar. Qué procesos democráticos es necesario recuperar o poner en marcha (no soy un analista ni mucho menos, no sé si los tuvimos alguna vez) para evitar democracias binarias (o estos o estos) y olímpicas (cada cuatro años). Cómo es posible jubilar anticipadamente a ciertas especies que carroñean en las esferas políticas sin saber, ni interesarles lo minimo, de qué va esto de construir un país, aparte de cumplir sus reglas genéticas y añosas. O este país de mierda que dice Reverte cuando en tono poco sosegado, pero no sé si certero, afirma que : “El problema no es la bandera, ni el toro, sino la puta que nos parió. A todos nosotros. A los ciudadanos de este país de mierda”

Por eso, ante cierto tono chascarreril tras la elección de Leire Pajin,  y como prevención primaria de comentarios tan plausibles cientificamente del tipo “este tipo no tiene ni idea porque se peina el flequillo hacia adelante” o “esta chiquilla no sabe qué hacer porque su padre nació en un portal impar en un barrio del este”, hicimos un juego de esos que tanto nos gustan. Una pizarra para escribir y argumentar, objetivamente, con respeto, elegantemente,:pros y contras.  Y observar. El experimento hasta ahora es este:

http://bit.ly/bpDnS6

Gracias a los que han ido escribiendo, porque las aportaciones han sido muy interesantes para reflexionar.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s