Promoción de la salud (III): el papel de la comunidad y las actividades promotoras de salud


1. ¿Quién debe trabajar en promoción de la salud?

El papel de la ciudadanía, de la población, de la comunidad es clave para el desarrollo de la salud .

“La Dra. Helena Restrepo resumió los puntos claves en su documento técnico sobre el fortalecimiento de la capacidad de las comunidades y el empoderamiento de las comunidades para promover la salud. Argumentó que el fortalecimento de la capacidad de las comunidades es el aspecto central de la promoción de la salud. Basándose en el trabajo de Paulo Freire esbozó las características principales del fortalecimiento de la capacidad de las comunidades…”

Quinta Conferencia Mundial de Promoción de la Salud Promoción de la salud: hacia una mayor equidad
Ciudad de México, 5-9 de junio de 2000

2. ¿Qué quiere decir esto en el lenguaje de los mortales que no entendemos eso del empoderamiento y la participación?

Esto no es  sólo una formulación teórica. Esto supone que los diferentes agentes que trabajan en salud en el territorio han de tener un papel activo de los :

– La guía sobre Community Engagement del National Health System publicada por NICE en el 2008 deja bien claro esto. En la guía se presenta un catálogo de instrucciones sobre como realizar procesos de Desarrollo Comunitario en Salud y qué funciones tienen que desarrollar los diferentes niveles: planificadores y servicios centrales; gerencias y profesionales sanitarios; voluntariado y organizaciones ciudadanas y personas que trabajan en el ámbito local de la salud comunitaria.

– Estos documentos (y otros cientos más de referencia en Promoción de la Salud publicados por organizaciones que no pueden ser acusadas precisamente de antisistema: como OMS o NHS) dejan bien claro el papel de la comunidad y el papel de los promotores de la salud (ciudadanos y ciudadanas) en el desarrollo de estas actividades

3. ¿Qué actuaciones se pueden considerar promotoras de la salud? ¿Solamente pueden considerarse actuaciones promotoras aquellas vinculadas con “sistema sanitario”

Claramente no.  Esta puede y ha de desarrollarse en varios niveles; sistema sanitario incluido, por supuesto (aunque el papel de los promotores de salud, de las organizaciones ciudadanas, de la población es básico). En el esquema que presentábamos hace un par de días sobre el modelo suizo de evaluación de actividades promotoras de la salud se resumía el modelo teórico clásico de Promoción de la salud presentado por Don Nutbeam, es un buen esquema para saber qué tipo de intervenciones y a qué niveles hay que desarrollar (desde la movilización social del grupo A, hasta generar habilidades en salud o alfabetización en salud o desarrollar actividades que faciliten entornos saludables…por ejemplo)

¿Y qué actividades? En este sentido el modelo de salutogénesis aporta una visión muy sencilla e intuitiva de lo que son y pueden ser los activos de salud de una comunidad. El modelo clásico de Antonovski actualmente está revitalizado por haber sido adoptado por la OMS y por NICE

NICE, en su guía sobre Community engagement antes referida, cita un buen ejemplo de como ciertos talleres comunitarios (con base “no sanitaria” pueden tener un papel clave en la salud)

“Pon en marcha talleres comunitarios (por ejemplo talleres de arte o talleres de salud) o eventos similares. Estos servirán para identificar necesidades de la comunidad y para mantener un alto nivel de participación local en la planificación, diseño, gestión y desarrollo de actividades de promoción de la salud”

“Run community workshops (for example, community arts and health workshops) or similar events. These should be used to identify local community needs and to maintain a high level of local participation in the planning, design, management and delivery of health promotion activities.
The event(s) should be co-managed by professionals and members of the community and held at a local venue”.

4. ¿Por qué esto no está activado en la práctica?

Por diferentes factores. Pero hay uno claro. La deficitaria formación de los gestores en salud en el ámbito de la promoción de la salud y la salud comunitaria. El tiempo dedicado en la formación pregrado puede ser de unos 2o minutos de media.

¿Se imaginan ustedes a un cirujano general que se plantee buscar el apéndice en el hueco poplíteo? Pues en términos de promoción de la salud y salud comunitaria es muy frecuente escuchar aseveraciones similares dado el gran desconocimiento en la materia (esagrandesconocida)

5. ¿Van a cambiar las cosas?

Sí. Sin lugar a dudas. Aunque las directrices ya están marcadas desde hace muchos años, sobre todo con una experiencia marcada en países latinoamericanos, en los próximos años veremos avances significativos en este sentido.

Esto será debido a varios aspectos pero fundamentalmente a dos:

– La crisis como oportunidad (y necesidad) de reorientar un sistema sanitario basado en un paradigma biomédico y hipertecnologizado a un paradigma de determinantes y de promoción de la salud  (ojo, no confundir promoción con prevención -y menos aún con prevención en el sistema sanitario- que es uno de los grande errores tipo-hueco-poplíteo)

– Por el Síndrome Mr. Marshall. Aunque desde corrientes y escuelas latinoamericanas y de nuestro propio país se lleva mucho tiempo trabajando y publicando en esta líneas, la incorporación de estas corrientes en agencias de salud del mundo anglosajón (NICE en el UK, la Robert Wood Johnson Foundation en los Estados o la relevancia de este modelo que está teniendo el propio Instituto of Medicine) hará que muchos gestores y planificadores la incorporen en su imaginario y abran los ojos  como San Pablo cuando cayó del caballo y casi se rompe los piños camino de Damasco.

– Esperemos que en el interín no se queden bellos cadáveres. En una fase de transición entre modelos es frecuente que intervenciones arriesgadas (lo que otro día describiremos como Síndrome Cienfuegos), con cierto grado de innovación (pero que no se han metido en el club de la innovación y del entrepeurism sino que se opta por seguir llamándolas de participación, promoción de salud); con elementos mejorables  (lo mismo que ocurre en todas las intervenciones que se realizan en cualquier parte del mundo); con dificultades de encajar en estructuras antiguas y con falta de visión,  no sepan ser vistos como oportunidades de mejora sino como problemas., no sepan ser vistas como impulsoras  y crecimiento sino como barreras.

3 comentarios en “Promoción de la salud (III): el papel de la comunidad y las actividades promotoras de salud

  1. Muchas gracias Rafa por alegrarme este día tan triste con este artículo que conozco tan bien por experiencia propia por los 26 años que viví en Suiza. Hace 32 años que me operaron allá de una Osteotomia Chiari. Durante el mes que estuve ingresada, en el taller de arte y manualidades del propio hospital, me ayudaron (como a todos los pacientes), física y psyquicamente en mi convalecencia al máximo. me traían incluso al principio el caballete a la cama, estando yo inmobil, para que pudiera expresarme pintando….
    Me siento indignada, por la decisión tan inhumana del SESPA, por esa actitud tan despreciable hacia el PROYECTO FRESNEDA y sus usuarios. Como vamos a avanzar hacia lo bueno, “guiados” por gente con esa mente tan cerrada, ese horizonte tan corto y esos corazones tan pequeños.???

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s