Hasta los cojones


Javier Gallego ayer en Carne Cruda (Radio 3)

“Primero fueron a por los pensionistas y asumimos que nos tendremos que jubilar en el cementerio.
Después fueron a por los funcionarios y lo aceptamos como un mal menor.
Más tarde fueron a por los parados y empezamos a movernos.
Cuando fueron a por la democracia, nos indignamos.
Fueron a por nosotros y nosotros fuimos a por ellos.
Entonces fueron a la suya y nos cansamos de esperarlos.
Después fueron a por las elecciones y se las llevaron.
Luego fueron a por nuestro dinero y nos resignamos a pagarles más impuestos.
Vimos cómo se fueron esos impuestos por el desagüe y volvimos a indignarnos.
Después fueron a por los profesores y tuvimos que salir a defender la educación de nuestros hijos.
Más tarde fueron a por nuestros hijos y les pegaron como si fueran el enemigo.
De nuevo fueron a la suya y nosotros a indignarnos.
A continuación fueron a por los médicos y los enfermeros y rezamos para no enfermarnos.
Cuando fueron a por los enfermos, deseamos que un milagro los sanara.
Cuando fueron a por los inmigrantes, les aconsejamos que se fueran.
Cuando se fueron nuestros amigos y familiares, les aconsejamos que no volvieran.
Entonces vinieron a por nuestros trabajos y nuestros derechos laborales y salimos detrás de ellos pero no los alcanzamos.
Luego fueron a por nuestros ahorros y se los llevaron y aún nos estamos preguntando cómo y a dónde.
No fueron a por ninguno de ellos y jamás pudimos preguntárselo.
También fueron a por nuestras casas y nos expulsaron.
A continuación vinieron a secuestrarnos y nos entregaron.
Ahora han ido a por los mineros y los mineros les cortaron el paso.
Ahora han disparado a los mineros y los mineros les han disparado.
Han ido a cerrar las minas y los mineros se han encerrado.
Han ido a enterrarles vivos y los mineros han salido del agujero.
Los mineros bajan a la mina con un pájaro.
El pájaro es más sensible a los escapes de gas. Su muerte les avisa de un peligro inminente.
Los mineros son nuestros pájaros.
Si ellos caen, no sé si tendremos tiempo para escapar.
Cuando vengan a por nosotros, quizá sea demasiado tarde.
Como dicen los mineros: Nosotros no estamos indignados, nosotros estamos hasta los cojones”

Anuncios

2 comentarios sobre “Hasta los cojones

  1. […] 6. El impacto social de la desaparición de la Salud Pública no es lo mismo que la desaparición de la Medicina. Cuando en el año 2008 desaparece la Dirección General de Salud Pública en la Comunidad Autónoma de Madrid, el impacto mediático y la presión social, son apenas imperceptibles comparados con el fragor cuando, años más tarde, el mismo gobierno autonómico se plantea cambios en estructuras hospitalarias y sanitarias de la capital. Sí, la desaparición de la Salud Pública fue como el pájaro que bajaban los mineros bajo tierra. Nos p… […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s