Desobediencia: “Pensar poniendo el cuerpo”


Desobediencia: la hipótesis imaginativa por Marcelo Expósito

¿Funcionan las estrategias de “activismo” y “desobediencia” de siempre?¿Han fracasado las “figuras clásicas del compromiso”?¿Por qué el conocimiento, las propuestas de acción se vinculan a unos pocos ( “príncipes de la participación” que SÍ se han leído y “saben leer”, “entienden” a los clásicos) mientras la gran mayoría no es capaz de pasar de dos minutos de conversación plagada de tópicos mashupeados de los telediarios, los titulares del facebook, del país o de intereconomía?¿Por qué la élite intelectual en este país (la intelligentsia), salvadas honrosas excepciones, ha descuidado la pedagogía activa, el aprendizaje significativo, los procesos democráticos de conocimiento, de traslación del conocimiento, de traducción del conocimiento y sólo ha insistido en forjarse sus púlpitos de saber y de papel (1.0/2.0)? ¿En qué consisten o en que pueden consistir las nuevas gramáticas de resistencia y desobediencia del siglo XXI? (o de forma paralela ¿por qué pese a todo lo que se ha escrito y teorizado sobre algunos modelos de salud o pese a la justificación de las evidencias no se han conseguido avances e incluso todo lo contrario?

Cuando le pregunté a Juan Irigoyen por donde empezar a leer algo sobre microdesobediencias me plantea consultar este texto de Marcelo Expósito: “Desobediencia, la hipótesis imaginativa”

El texto es una recorrido por experiencias de nuevas formas sociales de resistencia global y su vinculación con el territorio artístico. La unión de la cultura, arte y creación con las nuevas prácticas políticas de oposición. La potencia de generar nuevos símbolos (las plazas), nuevos imaginarios de las nuevas formas de política antagónica.

El texto de Marcelo (¿un poco barroco y con necesidad de un lenguaje más claro para dummies?)  plantea una primera parte con tres tesis:

1. La desobediencia excede la norma y por ello no puede pretenderse que sea comprendida cuando el foco de su comprensión se hace desde determinadas visiones técnico-políticos o normativas.
2. La emergencia real de nuevas gramáticas para visibilizar nuevas formas de acción. Citando a Bifo: “movimiento creativo, que situaba en el centro de la acción política los media, la información, el imaginario, la cultura, la comunicación, pensando que el poder se jugaba en estos lugares y no en la esfera de la gran política de Estado o de la gran política revolucionaria”.
3. La necesidad de imaginación y creatividad en la desobediencia como necesidad tras la crisis de figuras del compromiso

“se trataría de superar la condición de intelligentsia para avanzar hacia la producción de figuras colectivas del compromiso. Cuando hablamos de una hipótesis imaginativa para las nuevas prácticas desobedientes, pensamos en la manera en que el intelecto colectivo es la precondición para la producción y diseminación de gramáticas y herramientas de trabajo político concretas, las cuales, a pesar de su especificidad,pueden ser adaptables, reapropiables quizá para situaciones diversas: que circulan, siendo parte del común. Si hay una tarea que busca la materialización y proliferación de tales instrumentos de producción de antagonismo y de socialibilidad alternativa, se trataría de un trabajo que opera no de una manera elitista ni especializada, desde la distancia o desde un afuera, sino desde el propio
sujeto, un trabajo que participa de un flujo que va y vuelve al común, que es todo lo opuesto a una cristalización de la experiencia y los saberes”  Pedagogía activa y aprendizaje significativo

La incorporación de imágenes. “Pensar poniendo el cuerpo” tan similar al texto que incorporaba uno de los Pressentiments:  “El 27 de junio de 2011 mientras la policía desalojaba la Pl. Catalunya en Barcelona apareció un cartel en Sol que decía: Si Barcelona no tiene miedo, Madrid no té por.
Con esta frase bastarda se borraron de un soplo, los límites de lo que se podía pensar: Multiplicada por todas sus ciudades, este es el lema del único mundo que queremos nuestro y en el que queremos vivir. Con esta frase nuestros cuerpos atravesarán las paredes”

En la segunda parte del texto de Marcelo se ponen diferentes ejemplos de desobediencia creativa, de ocupación del espacio público y de experiencias de desobediencias sociales.

Alguna información complementaria:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s