Salario social básico. Salario público. Felices fiestas funambulistas del mundo


A lo largo del último año la Asociación contra la exclusión Alambique ha venido señalando la situación de gravedad por el retraso de la gestión del salario social básico en Asturias. El salario social básico es una “Prestación económica periódica dirigida a personas que carezcan de recursos económicos suficientes para cubrir sus necesidades básicas, sobre la base de la unidad económica de convivencia independiente”. En el siguiente mapa del Observatorio de Salud puede observarse los datos de beneficiarios del salario social básico en Asturias en el año 2009. En información de prensa, presentada en julio del 2012, en Asturias “eran más de 21.000 las personas que sobrevivían con el salario social. Y más de 13.000 las que esperaban hacerlo”. Bien, no es demasiado complicado imaginar que hay detrás de todas estos números y sobre todo lo que resta delante.

Pese a que leyendo los textos de Alambique parece que haya una confrontación entre la asociación y la administración, son coincidentes el análisis de situación, la gravedad del tema y algunas de las propuestas realizadas por ambas partes. Coinciden así mismo en las consecuencias que todo esto tiene en personas y familias asturianas: deficientes condiciones de vida, dificultades para servicios básicos de alimentación, luz, agua, vivienda…  También hay coincidencia en un análisis de algunas de las causas de la gestión de un servicio: escasos recursos humanos y presupuestarios.

Ante esta situación de emergencia Alambique y otro grupo de diferentes entidades y colectivos presenta un Plan de medidas emergentes, que cito textualmente:

  • Resolución en 2 meses como máximo de todas las resoluciones pendientes
  •  Contratación del personal necesario para desbloquear el atasco
  •  Aumentar la cuantía del Salario Social hasta el Salario Mínimo Interprofesional (641,40 euros)
  •  Facilitar que se puedan constituir Unidades Económicas de Convivencia diferentes en un mismo domicilio (especialmente cuando no se comparten los ingresos)
  •  Eliminar el límite presupuestario
  •  Comienzo del cobro al mes siguiente a la solicitud, comprobando posteriormente la documentación aportada.
  •  Hacer efectivo el derecho a las personas a la incorporación social, independientemente de la cuantía que se cobre.

Creo que entiendo y comprendo bien las posiciones de Alambique y la de las personas responsables que trabajan en la Consejería de Bienestar Social. No creo que sea un problema de dimisiones o no dimisiones. Lo de la voluntad política es un constructo complejo que daría bastante para hablar. Aunque desde luego creo que se necesitan voluntades y políticas. Pablo me entenderá bien cuando creo que una de las causas de todo esto sigue estando en que sólo haya habido treinta personas en la concentración. O que en medios de comunicación interesen más otro tipo de conflictos que uno que afecta directamente y con gravedad a un grupo muy grande de familias asturianas. O que la máxima “Si los principales problemas de salud son sociales también deberían ser los remedios” no se enseñe en las facultades o universidades de los que mandan. Nuestros presupuestos en Salud Pública siempre fueron de tebeo de Mortadelo y Filemón, incluso antes de la “recesión económica”, pero los de la Consejería de Bienestar eran los de “Esther y su mundo”. Ridículos.

Javier Gallego en Carne Cruda hizo en “Hasta los cojones” un brillante texto, programas antes de que le cerraran el chiringuito. Recordaba la imagen del pájaro que los mineros bajaban a la mina para avisar si había escape de grisú. Y decía que los mineros son el pájaro que nos avisa de lo que va a pasar. Los Servicios Sociales, la Educación o la Salud Pública son nuestros gorriones. Cuando cerró la Salud Pública en Madrid el hecho pasó desapercibido. Las calles apenas se llenaron de protestas y sólo un pequeño pájaro avisaba de todo aquello. La Salud Pública murió y tuvo que agonizar la Princesa para que se entendiera lo que estaba pasando (país monárquico que somos mal que nos pese).

El Salario Social básico es nuestro pájaro. Está avisando. Y muy fuerte. Es necesario tener en cuenta las medidas de emergencia que propone Alambique. No sé donde hace poco se decía que estamos en una situación en la que no sólo es preciso sumar. Necesitamos multiplicar.

Lo de la felicidad está claro que aún teniendo su componente de resiliencia, pasa como con los estilos de vida, que una cosa es querer y otra poder. De todas formas en cada una de las frases de los párrafos anteriores hay gente de la calle, colectivos, asociaciones, medios de comunicación, administraciones, funcionarios, políticos, familias, gestores y docentes, que se empeñan, honestos, con esfuerzo, y también con errores claro, año tras año en demostrar que otro mundo es posible.  A todos esos funambulistas gracias por el 2012 y fuerzas y equilibrio para el 2013.

Un comentario en “Salario social básico. Salario público. Felices fiestas funambulistas del mundo

  1. Aunque algo tarde en contestar, me gustaría hacer alguna manifestación como parte de los treinta (que no el manifiesto de los Treinta).
    Lo primero, apuntar que el paxarín del Salario social ya baja muerto al pozu desde el primer momento. Desde el momento que el SOE no entiende como un derecho el salario (que no es más que un reconvertido ingreso de inserción, para los nuevos “vagos y maleantes”). Desde que para IU no corresponde una apuesta política sino publicitaria, y vende como Renta Básica (lo que supone un ingreso individual, universal, incondicional, suficiente) una ayuda más (que supone muchos votos entre la gente empobrecida, por otro lado). Y que no tiene ningún pudor en renunciar a su contenido político si tiene que perder el calorín del sofá.

    No, no son “de los nuestros”, como diría mi güelu. No estamos en el mismo barco. Como bien analizas, la voluntad política es algo complejo, pero muy sencillo cuando se plasma en algo operativo e instrumental que es un presupuesto. Pues bien, es paradójico que para que algunos de los “Treinta” salgamos en los medios nos tengamos que colar en un acto pagado por la Axencia de Cooperación al Desarrollu (lease consejería de Bienestar Social) para que toda esta gente se haga la fotico con Garzón. Paradójico es una palabra suave…

    Un puede asumir lo que hay, o poner excusas (que como dicen, creo que es, en la Chaqueta metálica, son como el culo, cada uno tiene el suyo…). En este caso, ni se molestan en cambiarla, porque lo de que no hay personal o no hay ¿? programa informático, lo vienen repitiendo los últimos 3 partidos que pasaron por la consejería, desde el principio (porque para los que no conocen el contexto asturiano, lleva habiendo atasco desde el principio, solo que ahora las cifras son demasiado escandalosas…).

    Siento la tostada, pero me parecía necesario aclarar algún punto para las que no conocen la realidad de Asturies… o por lo menos la realidad desde la oficina del colectivo Alambique.

    Y somos pocas, pero no nos importa porque perdimos el complejo de tamaño hace tiempo. Son muchos menos ellos que juegan con las vidas de mucha gente con los presupuestos. Sabes, Rafa querido, más que de sobra por tu experiencia en bordillos, bancos del parque y esquinas con olor a mexo, que la gente que llega a pedir el salario social está más que quemada para muchas veces poder organizarse (ya no con otras 29…). Lo que no podemos hacer las que estamos menos afogadas por lo económico, justificarnos en ellas nuestra falta de respuesta ante lo que es más que evidente, no?

    Enga, que este año sea año de Gracia para todas.

    Besos y abrazos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s