Sira


¿A dónde van las palabras que no se quedaron?
¿A dónde van las miradas que un día partieron?
¿Acaso flotan eternas, como prisioneras de un ventarrón?
¿O se acurrucan, entre las rendijas, buscando calor?
¿Acaso ruedan sobre los cristales,
cual gotas de lluvia que quieren pasar?
¿Acaso nunca vuelven a ser algo?
¿acaso se van?
¿Y a dónde van? ¿a dónde van?

A dónde van. Silvio Rodríguez

 

Ha fallecido Sira Alonso. ¿Cuánto nos queda de alguien que ha hecho y trabajado tanto por algo en lo que tanto creía?¿Cuánto de lo que hemos aprendido de ella queda en nosotros? ¿Cuánto de responsabilidad nos queda a los que nos quedamos para seguir sacando adelante un proyecto – con la atención primaria, con la sanidad pública, con la sociedad asturiana- para seguir trabajando con una orientación y con unos valores como los que Sira tenía?
Sira me ayudó mucho junto con otros compañeros (Jose Fuentes, Alfonso, Ernesto, Txomin, todos los compañeros y compañeras del Centro de Salud de La Felguera y muchos más…) en un momento personal, profesional vital allá en el 2006. No sólo por lo que dijo sino por lo que hizo, por lo que hicieron: apoyar, formar, orientar, acompañar… Algunos gestos y acciones de aquella época conforman con solidez parte de mi educación profesional.
Con los años uno va reconociendo los verbos imprescindibles y los verbos prescindibles. No quiere decir que uno sea consciente y sólo conjugue bien los primeros (qué va, casi lo contrario). Pero al menos la edad ya da cierta orientación de unos y otros. Y sobre todo de las personas que mejor conjugan y viven lo imprescindible. Aunque estemos lejos y las veamos de lejos, con cierta distancia, personas que conjugan lo imprescindible.
Lo imprescindible, en un momento histórico complejo y difícil como el que estamos viviendo, depende de cómo apostemos por esos verbos. Y por quienes los conjugan o, como Sira, nos han aprendido a conjugarlos. Esa orientación, ese impulso, esa rabia necesaria -esta rabia necesaria- es la que probablemente necesitemos en este momento histórico. Articular, sumar, conjugar juntos en una determinada dirección. Perder algunas cosas para que podamos ganarlas entre todos.
Cada ausencia, cada vez que falta alguien como Sira, nos hace las mismas preguntas ¿a dónde van?¿cómo vais a apostar por los valores que los que nos dejan han luchado durante su vida?¿hasta dónde seréis capaces de hacer un esfuerzo?¿en que estúpido párrafo, argumentación o debate seréis capaces de deteneros mientras hay gente esperando acciones? Cada ausencia, triste, muy triste como esta de Sira, nos hace presente que este sigue siendo nuestro momento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s