Revista Comunidad y un proyecto de crowdfunding : un buen momento para ponernos a prueba.


En 1997 Albert Planes escribe la editorial del primer número de la revista Comunidad. Leelo aquí antes de seguir.
Apunta bastante directo a algunas de las escepticemias de la Medicina más Clínica hacia lo Comunitario y algunas claves de por donde habría que seguir, siendo realistas con lo que es la atención primaria.
Mario Soler presentaba en ese mismo número lo que era el PACAP, el Programa de Actividades Comunitarias en Atención Primaria de la semFYC.
En los últimos quince años la revista Comunidad ha publicado diferentes artículos que encajarían con dificultad en otro tipo de publicaciones de nuestro contexto: elaboración de un programa de intervención comunitaria, la investigación acción participación , cómo iniciar procesos de participación comunitarialos retos de la medicina comunitaria, escuelas comunitarias promotoras de salud, A pie de barrio..,
Los contenidos, intersectoriales, han hecho posible la maravilla que una revista (y el propio PACAP) aglutinara no sólo a profesionales de medicina sino a profesionales de otras disciplinas. Un proceso que ha ido más allá de una sola sociedad científica con la constitución de la Alianza de Salud Comunitaria (con participación de doce organismos e instituciones claves en atención primaria, desarrollo comunitaria y salud pública de este país).
Quince años de Comunidad con artículos y referencias a los que son nuestras grandes maestras y maestros de la salud comunitaria. Y con un enorme esfuerzo de las personas que han apoyado la coordinación editorial y la dirección de la revista.
Comunidad es un rara avis. Medicina Social es otra. Dimensión HUMANA fue otra (aquel proyecto fantástico de José Ramón Vázquez Díaz y del que empeñaríamos este blog con tal de poder recuperar digitalmente aquellos números). Un ejercicio más allá de lo clínico para comprender lo que somos y donde estamos y a quienes nos deberíamos deber. .

La Revista Comunidad inicia una nueva etapa. Deja el papel. Será de acceso libre y tendrá dos números anuales en vez de uno.
Y , atención, no se financiará a través de la industria farmacéutica. Para la financiación del proyecto se inicia un proceso de crowfunding que finalizará dentro de 35 días. Y que será sobre todo, más allá de un medio de conseguir o no el dinero, una oportunidad para ponernos a prueba: un buen momento para sacar músculo o para ver si seguimos poniendo boquita (eso tan manido de esta zona del mundo: “sí, Rafa, pero es que…..”, “claro, por un lado, pero…”). Un proceso para ver si sirve el crowfunding o para pensar si existen formas de cofinanciación, de sumar alianzas y proyectos intersectoriales que no tendrían que interesar sólo a una sociedad científica sino que también podrían compartir y desarrollar, juntos otros organismos e instituciones.
Pincha aquí si quieres hacer músculo y dejar las posturitas😉

Captura de pantalla 2013-10-15 a las 22.56.31

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s