¿Qué es y qué no es la promoción de la salud? (Colomer y Alvarez-Dardet revisitados)


En ocasiones se produce una confusión importante sobre lo que es y no es la promoción de la salud.
Se confunde prevención clínica con promoción de la salud. Se identifica, erróneamente, a la promoción de la salud únicamente con la actuación (y modificación) sobre determinadas conductas. Se confunde a la promoción de la salud con la actuación y educación sanitaria sobre determinadas patologías o grupos de población con enfermedades específicas.
La promoción es algo más como bien señalan Concha Colomer y Carlos Álvarez-Dardet en el capítulo 5 de un libro imprescindible: Promoción de la Salud y Cambio Social.
Esta visión reduccionista de la promoción de la salud no es un problema meramente teórico o intelectual. Estas comprensiones limitadas, normalmente eliminan el componente de cambio social que lleva ímplicita la definición de la promoción de la salud. Esto quiere decir que a veces se puede poner el foco en modificar estilos de vida (mediante, muchas veces, técnicas verticales por mucho marketing persuasivo que le echemos) y obviar la importancia de la actuación sobre entornos o políticas. Es interesante observar como esta confusión en la definición de la promoción de la salud incluso ha conseguido que muchas personas muy vinculadas al mundo del desarrollo comunitario o de la actuación sobre determinantes sociales, tenga problemas de urticarias y pruritos varios cuando oyen la palabra “promoción de la salud”.

Concha y Colomer lo explican de forma impecable:

“La salud está profundamente influida por variables sociales; por tanto, no nos debe extrañar que sea un producto del cambio social. La promoción de la salud, a diferencia de la aproximación médica centrada en la enfermedad, aplica una estrategia global que se dirige a la población en su conjunto y no sólo a los enfermos, al desarrollo de la salud y sus causas sociales y no sólo a lo biológico, que combina metodologías y planteamientos diversos huyendo del monopolio corporativo, y favorece la participación y la autoayuda alejándose del paternalismo. No se trata, pues, de un servicio médico, sino de una actividad en el ámbito de la salud pública y las políticas sociales”

(subrayo lo de servicio médico, porque muchas orientaciones de promoción de la salud impulsadas desde servicios médicos –hablamos desde ello en las estrategias de cronicidad– pueden suponer una medicalización de la promoción de la salud: se centran en enfermedad y no en salud, se puede trabajar muy bien la educación sanitaria pero no hay desarrollo comunitario, se obvian intervenciones sobre entornos, sobre políticas o sobre cambios sociales…)

En dicho capítulo del libro se incluyen los cinco principios clave de la promoción de la salud según la Organización Mundial de la Salud:

1. Implica a la población en su conjunto y en el contexto de su vida diaria, en lugar de dirigirse a grupos de población con riesgo de enfermedades específicas.
2. Se centra en la acción sobre las causas o determinantes de la salud para asegurar que el ambiente que está más allá del control de los individuos sea favorable a la salud.
3. Combina métodos o planteamientos diversos pero complementarios, incluyendo comunicación, educación, legislación, medidas fiscales, cambio organizativo y desarrollo comunitario.
4. Aspira a la participación efectiva de la población, favoreciendo la autoayuda y animando a las personas a encontrar su manera de promocionar la salud en sus comunidades.
5. Aunque la promoción de la salud es básicamente una actividad del ámbito de la salud y del ámbito social, y no un servicio médico, los profesionales sanitarios, especialmente los de atención primaria, desempeñan un papel importante en apoyar y facilitar la promoción de la salud.

4 comentarios en “¿Qué es y qué no es la promoción de la salud? (Colomer y Alvarez-Dardet revisitados)

  1. Sí, gracias por la reseña, magnífica y oportunísima. Los salubristas de la promoción de la salud, liderados por Concha y Carlos nos facilitan argumentos para mirar al río de la vida aguas arriba y a identificar partes del talento de las personas, los colectivos y los contextos que proporcionan más salud. Y eso sirve para la consulta, para la educación, para los entornos, la participación y la reorientación de los servicios de salud.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s