¿Hacia un Task Force o un NICE en esta parte del mundo?


En la última editorial de la revista Atención Primaria, Amando Martín Zurro realiza una exposición crítica sobre los intentos fallidos para la generación de un Task Force sobre prevención y promoción en España. A raíz de una conferencia organizada en el año 2007 con apoyo de 34 sociedades científicas y con participación explícita del Ministerio de Sanidad y Consumo, parecía más cercana esta posibilidad pero en años sucesivos , y tras frustados intentos, dicha iniciativa no acaba de ver la luz.
A modo de análisis del discurso, y también para comprobar el cabreo explícito de la editorial, es muy interesante leer este otro texto de abril del 2007 del propio Amando y compararlo con el actual.
De forma personal, estas son algunas reflexiones y propuestas concretas sobre el Task Force y asuntos derivados:

1. Algunos de los aspectos que señala en el análisis Martín-Zurro son de plena actualidad: necesidad de valoración crítica de prácticas preventivas, revisión de evidencias, graduación de las mismas, evitar los excesos preventivos… Es preciso señalar que pese a que el Ministerio (o los diferentes “Ministerios” que han pasado desde el 2007) no han asumido la creación de este Task Force como tal sí se han planteado y puesto en marcha comisiones y órganos de diferente nivel para la revisión de algunos aspectos. Por ejemplo, los propios programas de cribado de las administraciones autonómicas llevaban tiempo generando un grupo propio -no liderado por el Ministerio- con un impulso fuerte por parte de algunos de los programas históricos de cribado (Valencia, Navarra) y con un trabajo metodológicamente importante en cuanto a ordenación, revisión de documentación clínica y de prácticas, formación, investigación y recopilación de los criterios de calidad que deben guiar a los programas de cribado (mama, inicialmente, y posteriormente colon y cérvix). En el 2006 el Proyecto DESCRIC realiza un documento (un informe de la Agència d’Avaluació de Tecnologia i Recerca Mèdiques de Cataluña con sello Ministerial) sobre la situación del cribado de cáncer en España. En el 2010 el Ministerio trata de dar paraguas a esta iniciativa (que, insisto, partía de los propios técnicos que llevaban los programas de cribado) y genera un documento marco sobre el cribado poblacional, que pasa bastante inadvertido. En julio del 2013 se lanzó la noticia del Pleno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud  donde “La ministra ha acordado con los consejeros implantar, por primera vez en toda España, el cribado de cáncer colorrectal” y además la propuesta de incorporar la detección de “siete patologías poco frecuentes: hipotiroidismo congénito, fenilcetonuria, fibrosis quística, deficiencia de acil coenzima A deshidrogenada de cadena media (MCADD), deficiencia de 3-hidroxi acil-CoA deshidrogenasa de cadena larga (LCHADD), acidemia glutárica tipo I (GA-I) y anemia falciforme“.
(Anotó entre paréntesis algo que no tiene que ver con el post pero es un dato histórico importante. Esta nota de prensa ministerial de julio del 2013 tiene un tinte ligero (o abultado) de propaganda porque no es la primera vez que se decide implantar el cribado de colon: “En 2009, el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud estableció el objetivo de alcanzar una cobertura nacional del 50% en la implantación de los programas de detección precoz de cáncer colorrectal para el año 2015″)
Bien, resumo, porque este primer punto no es para hablar de cribados, de su efectividad y factibilidad sino para visualizar el diferente repertorio de agentes que han estado trabajando este tiempo en la revisión de ese tema: profesionales/técnicos de los programas de la Red de Programas de Cribado de Cáncer en España, informes de Agencias de Evaluación de Tecnologías, documentos del Ministerio y grupos de reciente creación (2012-2013) para la revisión de Cartera de Servicios. Además lógicamente del propio Programa de Actividades Preventivas y de Promoción de la Salud (PAPPS) y de sus revisiones periódicas al que menciona expresamente Amando. Y además, ustedes ya conocen, ese montón de literatura, artículos, revisiones críticas, entradas de blogs, comentarios en MEDFAM, mesas redondas, ponencias, congresos, sesiones, revisiones y etc, etc.
Sí, probablemente es más que necesario generar un espacio que ordene, optimice y agrupe los diferentes trabajos de diferentes profesionales.

2. Pero probablemente es posible algo más. El Task Force propuesto podría ser un organismo estable, vinculado al Ministerio y con participación expresa de sociedades científicas, grupos de expertos y expertas, con participación de la ciudadanía y con una representación adecuada de diferente grupos. Un organismo vivo y crítico, transparente, participativo, en la medida de nuestras humanas posibilidades independiente, y vinculado a las estructuras públicas, de nuestra Administración Pública.

3.  Pero probablemente es posible algo más. La propuesta de la I Conferencia que cita la editorial pecaba en mi opinión de “preventivista” y descuidaba aspectos relacionados con promoción de la salud, con el abordaje de los determinantes sociales de la salud y con la modificación de entornos. Giraba básicamente entorno a prevención de “factores de riesgo” o prevención clínica.
Este elemento es un elemento clave y que la propia semFYC , a nivel interno, debería conciliar y tratar de sumar mejor sus fuerzas, sus modelos y paradigmas, entre dos de sus grandes programas: el PAPPS y el PACAP. Esto es algo que llevamos tiempo escuchando desde dentro de semFYC y aunque hubo un tímido intento en la organización de la I Conferencia Nacional de Salud Comunitaria, creo que sigue habiendo fractura evidente entre ambas [Probablemente, haciendo memoria, y Amando recordará mejor, quizás un buen momento de acercamiento fue allá por el 2005 cuando el PACAP contaba con una Secretaría Técnica, Rick Miller, y había más posibilidad de dedicación a trabajar en esta línea]
Y lógicamente es necesario algo más que el Universo semFYC. La Alianza de Salud Comunitaria es todavía un esbozo, un borrador que sólo gria sobre el proyecto de la red de actividades comunitarias del PACAP y del Observatorio de Salud en Asturias, pero en paralelo muchas de las doce instituciones que están en el proyecto ya están realizando sinergias y proyectos conjuntos. La riqueza de ese esbozo es precisamente la diversidad que pueden aportar las diferentes entidades académicas, administraciones, instituciones y agencias de salud pública que participan.

4. Pero probablemente es posible algo más. Algún “Ministerio” posterior al 2007 sí ha aportado un enfoque diferente a la prevención clínica del año 2007. El documento “Avanzando hacia la equidad” de la Comisión para Reducir las Desigualdades Sociales en Salud en España, publicado en el 2010, aporta elementos clave que pueden complementar un trabajo más hacia otros factores distales, del entorno, sociales y de condiciones de vida. El documento, imprescindible en mi subjetiva opinión, ha pasado a dormir el sueño de los justos y se ha convertido en un ejercicio interesante de lectura para comprobar como algunas de sus propuestas se han obviado (vease copago, ley de dependencia, vivienda o reforma laboral).
Por ello el Task Force debería ser ambicioso y recuperar el potencial teórico y práctico de este documento y evitar que sea sólo un Task de Force de actividades preventivas clínicas y sea un Task Force de actividades de promoción de la salud (recordemos qué es y qué no es la promoción de la salud) poniendo acento en determinantes sociales.
¿Esto de hablar de determinantes sociales en un Task Force es sólo una pose o una imagen transgresora? Podría serlo. Obviamente no se trata que la medicina clínica haga cosas que le corresponde a otros sectores de la comunidad (ojito). Pero pongo la mano en el fuego de que las intervenciones comunitarias que actualmente está realizando la Plataforma de Afectados por la Hipoteca está teniendo más impacto poblacional en salud que muchas de las intervenciones preventivas clínicas en las que se despilfarra enorme dinero en este país. Varias de las bases de datos de evidencia ya incorporan como prácticas otras intervenciones sociales más allá de la consulta.

5. Pero probablemente es posible algo más. ¿Quedarnos en un Task Force que regule ciertas actividades preventivas siguiendo un modelo PAPPS más promotor de la salud ?¿Es posible algo más?¿Podemos aspirar a algo más? Probablemente es necesario ser realistas e ir poco a poco.

6. Pero si pudiera ser nos gustaría algo más. Sí. El Task Force sería parte de algo más ambicioso , algo parecido a un NICE donde no sólo se regularían actividades preventivas y de promoción de la salud sino otro tipo de actividades diagnósticas y terapéuticas.  Algo de lo que ya se ha hablado con anterioridad en varias ocasiones y que ya se ha convertido en una especie de leyenda urbana del futuro. Carlos Fernández Oropesa se refería a él, Javi Padilla también lo mencionaba en varias entradas y también hablamos de él en una mesa del 2008 de los Seminarios de Innovación en Atención Primaria (con participación de Juan Gérvas, Martín-Zurro y Félix Migue) al hablar sobre la priorización de actividades preventivas.
Probablemente no sería complicado. Ahora mismo hay mucha gente en diferentes comunidades autónomas trabajando en las diferentes piezas del puzzle que podrían montarse y constituir ese NICE-Task Force. Poner encima de la mesa la foto del modelo británico, sentarse con calma e ir tomando las piezas para ir montando una imagen similar y conseguir un puzzle que nos sea útil. Probablemente no sería complicado pero es complicadísimo. Las arquitecturas de cada una de las instituciones, administraciones, sociedades o el propio Ministerio y también intereses personales y colectivos hacen complicado que el diseño pueda ser limpio, claro, sencillo. Es una lástima seguir duplicando actuaciones. Cada vez que se está escribiendo una revisión sobre el tema X en el grupo A y en ese mismo momento el grupo B está haciendo lo mismo sobre el mismo tema, además de probablemente pasar algo con la física cuántica se está matando un unicornio o un gatito en algún lado😛.
Es una lástima que nos copiemos los textos, o las entradas en los blogs, o las editoriales para seguir pidiendo lo mismo.

PD: Como todo lo expresado en este blog, las opiniones de esta entrada reflejan mi opinión personal y no la de la institución para la que trabajo o las sociedades científicas a las que estoy vinculado.
PD: Por cierto, hoy séptimo aniversario del blog.

Un comentario en “¿Hacia un Task Force o un NICE en esta parte del mundo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s