¿Dónde estabas entonces cuando tanto te necesité?


En los últimos dos años existe una sensación continua de que nos están metiendo goles sin parar. Un retroceso en derechos fundamentales. Un mensaje ayer en twitter decía que este país era como Memento, una de esas películas que van hacia atrás. La historia de algunos de esos derechos (y deberes) no se enseña/aprende en las escuelas. Es como tener internet. Parece que siempre lo tuvimos allí. Para los más jóvenes de hecho ya fue así. Pero no. Cuando nos cuentan la historia, internet no estuvo siempre ahí. Ni la sanidad. Ni la educación. Ni la democracia. Ni el derecho a decidir. Ni el derecho a reunirse. Ni el derecho a levantar la mano y decir que no estoy de acuerdo. Ni el derecho a querer participar en lo que hago y en donde trabajo. Parece obvio pero no es tan obvio.
El caso de la vacuna del Virus del Papiloma Humano, concretamente en sus orígenes de la moratoria, es muy interesante para ver como muchas veces llegamos tarde. No me interesa ahora mismo la vacuna en sí, hay muchos ejemplos similares en otras áreas, me interesa el proceso de la moratoria para evitar la introducción de la vacuna. Llegamos tarde. Probablemente cuando la moratoria se pone en marcha la vacunación ya estaba muy decidida. Es muy interesante, oportuno y necesario ver porqué llegamos tarde. ¿Se podría haber llegado antes?¿Estamos en otros escenarios?¿En qué falla nuestra estrategia?¿Pensamos realmente una estrategia colectiva dentro de procesos de activismo basados en los aprendizajes y las experiencias significativas? ¿O pensamos en procesos de “expertos activistas” diciendo a la población “lo que tenéis que hacer es”?
¿Por qué llegamos tarde?¿Dónde estábas entonces cuando tanto te necesité? Imaginen cualquier hecho histórico, relevante, vital para la trayectoria de un pueblo e imaginen a sus protagonistas llegando tarde o actuando en un escenario equivocado:  “Ernesto, hombre, que tenías que subir y bajar la Sierra y no irte a las islas Caimán”.
Alvaro García Línera, vicepresidente de Bolivia, decía en una reciente intervención en el 4th European Left Congress: “La izquierda europea no puede contentarse con el diagnóstico y la denuncia. La denuncia no genera voluntad de poder”. “Construir un nuevo sentir común” “En el fondo la política es una lucha por el sentido común, un nuevo sentido común”.
Probablemente en estos casos la prevención sí que es totalmente necesaria. Es necesario prevenir que se vulneren derechos en sanidad, en educación, en el sistema democrático, en los derechos de las mujeres o en los derechos de colectivos vulnerables. El problema es que para muchos de esos derechos la prevención primaria no va a ser posible. Ya estamos profundamente heridos.

 

3 comentarios en “¿Dónde estabas entonces cuando tanto te necesité?

  1. España es una polaridad sin integrar, por eso en realidad hay “dos españas” y la pregunta es ¿cómo se integra eso? … pues tiene cierta complejidad y habría que analizarla desde la calma, desde el sosiego, y con gente inteligente y con capacidad de profundizar sin morirse de miedo … es que tienes toda la razón “Ya estamos profundamente heridos.” pero la herida es vieja y me da que se ha cerrado en falso en alguna que otra ocasión …

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s