Dimensión HUMANA: Aprendiendo sobre las emociones de los pacientes mediante obras artísticas


Nosotros que somos unos iconoclastas (como bien nos dijo nuestra tercera madre hace mucho tiempo), tenemos varias camisetas de héroes en casa. Una de ellas, rotulada por delante y por detrás,  es la que corresponde a José Luis Turabián y a Benjamín Pérez Franco.
semFYC ha ido recuperando en su página los números de una revista mítica en la historia de la medicina familiar y comunitaria de este país: Dimensión HUMANA. La revista se forjó con el trabajo y el empeño de personas imprescindibles de la historia de la Atención Primaria de este país liderados por otro de los que tengo una camiseta en el ropero: José Ramón Vázquez Díaz. Personalmente y profesionalmente tengo un enorme cariño a algunos de aquellos números porque me acompañaron durante aquellos años de residencia. Aunque yo era  -y ahora más aún- un pardillo, apenas entendía de mucho lo que se decía, pero lo que se decía calaba de una forma insospechada y servía para mirar de forma diferente.

La revista está llena de joyas. Es importante releerla y ver que muchos de los discursos siguen plenamente vigentes y tienen un potencial enorme para alumbrar estrategias, proyectos y actuaciones al día de hoy. Rescatamos un texto de Turabián y Pérez Franco, escrito tan maravillosamente como ellos escriben, y donde proponen la utilización del arte para aprender a mirar mejor a las personas.

“A principios de los años treinta, el novelista y filántropo HG Wells viajó extensamente por Ucrania, justo cuando la colectivización forzosa de la agricultura estaba llevando a la muerte por hambre a millones de campesinos, y sólo vio gente risueña, bien alimentada, fervorosamente estalinista. Por la misma época, César González Ruano no vio en Alemania la brutalidad nazi y durante todos los años que estuvieron funcionando los campos de exterminio ningún fucnionario, ni técnico ni ciudadano alemán llegó a verlos, igual que no veain los trenes cargados de judíos que viajaban al Este…Así que no es raro que Marco Polo no llegase a ver la Gran Muralla. Lo más común es no ver nada, no fijarse en nada.
También los médicos y otros profesionales de la salud suelen no ver nada del hombre a quien atienden. Y eso es también normal. La formación médica (Universidad, Hospital…) se centra en los sistemas y órganos del cuerpo, y en los medios tecnológicos (desde el fonendoscopio al TAC) para obtener información sobre ellos. Los modelos usados para enseñar la estructura normal del cuerpo humano, así como los cadáveres, con más cosas que personas, sin experiencia emocional interna que dé una referencia sobre la percepción humana. El estudiante se entrena en ver cuerpos sin vida emocional“.

2 comentarios en “Dimensión HUMANA: Aprendiendo sobre las emociones de los pacientes mediante obras artísticas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s