¿Estamos preparados para retirar los cribados no efectivos?


Cuaderno de notas no exhaustivas a partir del post de Javi Padilla en Médico Crítico*:

– En una interesante revisión publicada en este mismo blog, Miguel Prieto hacia una revisión bastante exhaustiva sobre “Beneficios y riesgos del cribado de cáncer de mama mediante mamografía”. Las conclusiones de aquella revisión aparecen en la página 11 del texto junto a un resumen de las recomendaciones de las agencias más importantes (Cochrane, ISBR, US y Canadian Task Force, Euroscreen…).
– Un elemento inicial de historia de los cribados es que los Task Force (esto lo aprendí en un seminario con Juan Gérvas) era un intento de poner orden en un escenario del salvaje oeste donde las pruebas y los chequeos campaban a sus anchas.
– Una palabra clave que aparece tras la lectura del texto es Incertidumbre. Como bien señala Javier Padilla en una entrada de hoy mismo en Médico Crítico, y que nos ha impulsado a escribir esto, algunos de los artículos publicados más recientemente – y concretamente el post se escribe a partir de un estudio canadiense publicado en el BMJ – pudieran inclinar bastante la balanza de la Incertidumbre hacia un lado. Concretamente la no efectividad de los cribados.
– Esto pudiera ser así leyendo el articulo publicado en el BMJ. Lo leemos y parece que lo tenemos claro.
– Invitaría ahora al lector a que leyera las conclusiones del I
ndependent UK Panel on Breast Cancer Screening: The benefits and harms of breast cancer screening: an independent review, publicada en The Lancet, y que Prieto señala en su revisión. Tras su lectura quizás volvamos a bascular en nuestra Certidumbre y pasaríamos de nuevo a esa frontera difusa de la Incertidumbre.
– Bien, este ejercicio de pensamiento Janusiano, realizado con calma y método es muy recomendable. El pensamiento Janusiano es muy valorado en creatividad, desarrollar un “pensamiento bifronte, capaz de concebir activamente dos o más ideas, conceptos o imágenes opuestas de manera simultánea”. No apueste por el BMJ o por The Lancet. Considere las dos posibilidades.
– Como no se trata de hacer manitas con la mente mucho tiempo lo que sí parece evidente es que, bien hacia un lado o hacia otro, la Incertidumbre está servida.
– Bien, ¿cuánta Incertidumbre necesitamos para dejar de hacer algo? Esta es una pregunta interesante. Pero la pregunta que me parece más interesante es la que viene a continuación.
– Vamos a imaginar el siguiente escenario. Demostramos con cierto margen de Certidumbre que el cribado no es efectivo. Estariamos en el cuadradito de la esquina inferior derecha del esquema que presenta Javier en su post. Se retiran los cribados poblacionales.


– Antes de continuar apunto aquí un hecho que no se señala muchas veces de forma precisa en estos debates: los criterios de calidad que actualmente tienen muchos programas de cribado poblacional están muy por encima de los criterios de calidad que tienen diferentes prácticas clínica (preventivas, diagnósticas o terapéuticas) que se realizan de forma cotidiana y a veces aleatoriamente.
– Pero obviamente -y seguimos con nuestro escenario simulado- no tiene mucho sentido mantener la calidad de algo que no es preciso realizar.
– Bien decíamos: retiramos los cribados poblacionales. ¿Está preparado nuestro sistema sanitario para retirar el cribado?¿Qué ocurriría con la petición de mamografías no diagnósticas?¿Aumentaría el número de pruebas realizadas de forma incorrecta?(¿qué está ocurriendo con la petición no diagnóstica incorrecta de otras pruebas similares (citologías, colonoscopias))¿Qué beneficios tendría en la población la retirada de los programas de cribado poblacional? (esto más o menos lo podemos intuir por los estudios que nos hablan de sobrediagnósticos y riesgos actuales). ¿Y qué riesgos tendría la retirada de los programas de cribado?
– ¿Qué papel de ordenación en la petición de pruebas pueden tener los cribados poblacionales cuando esa frontera difusa de incertidumbre es amplia?¿Qué papel en la ordenación en la petición de pruebas puede tener nuestro Sistema Nacional de Salud si la incertidumbre desaparece y se retiran los cribados poblacionales? ¿Qué papel “dirigista” tiene actualmente la empresa sanitaria para regular, ordenar, evitar la realización de pruebas de forma incorrecta?¿Manda la Administración?¿Qué sectores y por qué, una vez retirados los programas de cribado poblacionales, mantendrían prácticas preventivas incorrectas?¿Qué ocurriría con el sector privado y con los bonos descuento?¿Qué ocurre con el constructo social de mercantilización de la salud, de vivir hasta los 150 y de todo tiene un remedio?¿Existiría forma de ordenar y regular esto?¿Generaría desigualdades en los riesgos y en los beneficios la desaparición de los cribados poblacionales?¿Qué población de mujeres resultaría más “dañada” por este dejar de hacer explícitado en la norma pero no conseguido en la praxis?¿Qué población más beneficiada?
– La editorial del BMJ señala un elemento muy interesante
“Conforme pasa el tiempo necesitamos mecanismos más eficientes para reconsiderar las prioridades y las recomendaciones sobre el cribado con mamografía y otras intervenciones sanitarias. No es una tarea sencilla, puesto que los gobiernos, los financiadores de proyectos de investigación, los científicos y los médicos clínicos pueden tener intereses establecidos en la continuidad de prácticas que están muy establecidas”
Creo que este es un elemento de reflexión. Suponiendo que un posible escenario sea “dejar de hacer”, es muy importante plantear cómo se puede trabajar con los diferentes sectores, sanitarios y no sanitarios, profesionales y no profesionales, para evitar más riesgos aún en la población.

*Como siempre en todos los posts de este blog, las opiniones del autor o sus reflexiones representan solamente su opinión y no la de la empresa para la que trabaja actualmente.

12 comentarios en “¿Estamos preparados para retirar los cribados no efectivos?

  1. Sin duda Rafa todo un desafío el reflexionar sobre el hacer o dejar de hacer. Ocurre a veces que frente a un estado con un interés salvaje de intervenir en la vida de los demás hay poca reflexión de este tipo. El razonamiento “bifronte” parece muy interesantes para generar preguntas de interés. Porque en definitiva de eso se trata, no? de hacerse y hacernos bien las preguntas. Tal vez no haya que dejar de lado los cribados en mi país (donde la cosa viene brava) sino pensar en como se ordenan un poco las cosas. Como decía mi abuela, pero bien podría decirlo A. Rulan: “habra que esperar que los zapallos se acomoden en el carro”. Aqui ni cerca aún de haber cargado en carro, tan siquiera. Miguel

    Me gusta

  2. a proposito de desigualdades, me gustaría destacar que España (gracias a sus programas verticales específicos) es el pais con acceso a mamografía preventiva más equitativo por nivel de renta en toda la OCDE (cosa que no ocurre con el papanicolau, prueba donde las diferencias son importantes, probablemente porque derivan del diferente acceso al ginecólogo, medidado por seguro privado)

    Me gusta

  3. No entiendo porque en esta discusión se generaliza a “cribados no efectivos” Entiendo que el problema viene derivado porque el cribado de cáncer de prostata nunca demostró utilidad y, en el momento actual, existen dudas sobre la efectividad (no sobre la eficacia) del cribado de cáncer de mama. De hecho, teniendo en cuenta mi área de interés (cáncer colorrectal), plantearía la pregunta del autor de un modo diferente: ¿Estamos preparados para poner en marcha los cribados efectivos? Porque haberlos haylos y con evidencia contrastada desde hace más de 20 años que no se han generalizado por miopia política en nuestro medio.

    Me gusta

  4. Como oncólogo añejo-añoso me permito observar: El cáncer de mama actual se parece poco al de hace un siglo, han cambiado las formas de hacer y de mirarse la población y también las de los médicos. La concienciación de la sociedad y sobre todo, de las mujeres, ha llevado a diagnósticos más tempranos, que no precoces, con o sin mamografía. La cual va quedando “obsoleta” porque es radiactiva y porque las cuatro células que es capaz de detectar no puede precisar si habrían acabado en un cáncer potencialmente letal. Y como la oncología ha avanzado en el último medio siglo, es posible que se haya terminado por comer el pequeño beneficio que los primeros estudios dieron al cribado con mamografía. Moraleja: ¿Quién le pone-mejor dicho, le quita- el cascabel al gato?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s