XXII Encuentro Mítico de Residentes y Jornadas de Atención Primaria


(A Pilar, Carmen, Susana, Miguel, Sonia, Cova, Eva, Cristina, Susi. A Alfonso. A Covi, Isabel y Pilar. A Angel, Mar y Patricio)

Esta entrada no va a entenderse del todo porque son guiños como esos que se echan espasmódicos cuando se juega al asesino con las cartas y la partida se pone desesperada.
Las jornadas de residentes son un espacio mítico. Y participar en espacios míticos nos convierte en seres míticos. No quiere decir esto que los seres míticos sean mejores o peores, claro, pero son. Otra especie, contemporáneos devastados que se huelen y reconocen. Nos buscamos. No como yo te busco, pero nos buscamos.
Hay lugares y momentos de los que uno nunca se marcha. Y lugares también en los que uno se mide. Una de mis formas de medirme era si con el paso de los congresos era capaz de entender las preguntas de Julio. El año que la entendí me di cuenta que ya era, más que mítico, maruo.
En nuestro primer Encuentro al que fuimos -Mieres- cambiamos a McCormick (el McCormick de Skrabanek) por un plato de lentejas. Tengo una especialidad por despreciar encuentros ilustres: desprecié a Barbara Starfield, a Nacho Vegas y a McCormick. Me quedé con David Werner  y con un tipo que tocaba la trompeta en una plaza vieja del sur del mundo. Llevando la contraria a quien diga eso de “es que los residentes de ahora“, en Mieres, en el siglo pasado, llegamos justo para el pincheo. Nos amonestaron porque nos lánzabamos a las viandas como posesos mientras dentro aún se departía ciencia.
En Cangas de Onís, el siglo pasado también, cerrando nuestra residencia, nos dieron un premio contra pronóstico. Cómo se aprende del pringadismo de uno. Premio que seguro se llevó el buen Don Mario Benedetti que iniciaba la presentación hablando de la memoria y del olvido. El Encuentro fue ilustre porque entre otras cuestiones – además de enterarnos que Antonio Pareja estaba escribiendo un libro de cocina – salió a la luz la maternidad oculta de la Dra Truébano y la sala se llenó de suspiros entrañables al conocer que uno de los residentes además de residente era su hijo. En Puerto de Vega nos consagramos al baile y a la camadería, digo camaradería. La despedida en el puerto rozó un lirismo épico con John Hurley sentado en aquel bordillo, siempre impecable, siempre educado, siempre integrándose en nuestras absurdas conversaciones como si (Laca y Belén dixit) “Acabara de salir de su habitación de escribir una novela“. Aquella despedida, ajeno, despedida en abril también. Y Miguel, Contemporáneos porque la disculpa es intoxicarnos de palabras Por aquellas épocas alguien hacia suyo el supuesto de que los amores más queridos a veces son los que menos convienen y tuvimos la oportunidad de escuchar al prologuista de la Muerte de la Medicina con rostro humano de Skrabanek (teoría de las casualidades) señalándonos la importancia de saber un poquito de inglés, un poco de buscar artículos y un poco de mirar internet. El libro de Skrabanek viajó un poco más tarde a Argentina de la mano de Jose, Pablo y Valen. Y aunque el libro se quedó allá el que sí se vino fue Olivero . A José Francisco tuve la suerte de poder conocerlo, casualmente, bellísima palabra, casual, (los cousins, bon iver, maría teresa, nadie vuelve de vos), hace un par de años. Olivero se vino al encuentro de Jarrio. Una mesa mítica con grandes amigos, una noche mítica con grandes amigos, gritando con el Fernandito a las tres de la mañana “Qué viva Martín Churro, Qué viva la Atención Primaria” y el Pepe que no quería salir agarrado a la barra como el Tony Leblanc en los últimos de Filipinas y todos confiando en Ricardo, pero Ricardo también andaba más desorientado que David de R1 queriendo pillar una vía central. Y unos años más tarde Valen, Vero y Cris presentando un valiente trabajo sobre inmigración. Y el Valen ahora por Colombia con la cabeza desorientada de tropicalismo, el pensamiento de realismo mágico y el corazón de amor a punto de casarse y no precisamente en Las Vegas. Y la memoria se pone frágil y tonta. Y Rafa Bravo en Gijón, cuando nos conocimos como si ya nos conociéramos de toda la vida. Qué grande Rafa, “algunos pensaban que era solo una página web y se sorprenden cuando me ven“. Cuánto le debe la humanidad a Rafa Bravo. Y la oportunidad de observar de cerca a promociones míticas de residentes desde el 2003. Mirarlos con calma y mirarlos cerquita. Y esa primera mítica promoción de EIRes: Alba, Aurora, Cristina, Olga y Raquel (como una alineación mítica, claro, como una delantera mítica para la Atención Primaria, de equipos que van a jugar en primera división, que están jugando en primera división) y las siguientes. Y el orgullo de barrio y el orgullo de Atención Primaria de esta parte del mundo. Incluso para los que nos ha tocado solo narrar, narrar y narrar. Y joder, qué bueno, la vida en tan pocos minutos. Parece que fue ayer el librito de Mujeres de Galeano en la bata repartiéndolo. La vida en unos pocos segundos. La acogida al Valen hace unos meses, en ese empeño gijonés de hacer un máster en cerrar bares. Contemporáneos, islita sin robinson, guijarro del Amazonas o de Tepanahuori, flor ajena del cerro viejo, mujer del Yunque o ataque de ñoaranza en Baltimore. O Como Stirling compañeros, contemporáneos, allí tumbaditos, cerca del cementerio, entendiendo que la vida era esto, algo así, casi apenas así. Un puro vicio. “Porque somos todos mortales hasta el primer vaso y el segundo vaso, y eso lo sabe cualquiera, por poco que sepa”

Las jornadas de este año son en Cangas de Onís y empiezan dentro de un par de días. No se pierdan la oportunidad de convertirse en seres míticos.

2 comentarios en “XXII Encuentro Mítico de Residentes y Jornadas de Atención Primaria

  1. Y digo yo, podrias invitar a los ” exiliados” para poder compartir visiones diferentes oero de problemas tan comunes en sistemas de atencion primaria tan dispates.
    Que no se os olvide que muchos emigrados queremos seguir en contacto porque aspiramos, algun dia,a retornar y humildemente poder contribuir al cambio continuo.
    Un abrazo
    Fermin blanco
    General practioner
    Member of RCGP of UK

    Me gusta

  2. De vuelta de estas selvas y preparando los achiperres para ponernos rumbo a la tierrina me acaba de dar un ataque de saudades y ñoaranza y de volver a cerrar los bares de salsa y regetón…
    Que tenemos que hablar de muchas cosas
    Compañero del alma
    Compañero

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s