Evaluación de los efectos de la Ley de Barrios sobre cambios en salud y las desigualdades de salud


Texto redactado por Roshanak Mehdipanah, Davide Malmusi, Esther Marín, de la Agencia de Salud Pública de Barcelona, para el blog Salud Comunitaria.

 

“Una de las cosas que se pelearon mucho para que se hicieran, fueron los ascensores de la calle Alcántara. Esto ha sido estupendo porque si no para poder subir a la montaña caminando era imposible, imposible era para nosotros”

 

Son palabras de Isabel, vecina y activista del Grupo de Fibromialgia del barrio de Roquetes en Barcelona.  Cuando pensamos en ascensores y escaleras mecánicas solemos asociarlos con la pereza frente al ejercicio físico. Pero no siempre es así, cuando estos elementos abren accesos y facilitan la movilidad de las personas, como en este barrio situado al pie de una sierra de Barcelona.

Este proyecto es uno de los muchos realizados en el marco de la Ley de Barrios, implementada por la Generalitat de Catalunya entre los años 2004 y 2011 en un total de 141 barrios. La ley promovió la regeneración urbana con mejoras en diferentes áreas como reformas o construcción de centros cívicos, urbanización de calles y plazas, o programas sociales. Combinando criterios de privación socioeconómica y de calidad de los proyectos presentados por los propios ayuntamientos, la Ley ha sido también una oportunidad de dar respuesta a largas reivindicaciones vecinales, como cuenta Isabel.

En 2010, empezamos una evaluación sobre el impacto de la Ley de Barrios en la salud de las personas que viven en los barrios intervenidos dentro del proyecto SOPHIE. A pesar de haberse estudiado los efectos de nuestro entorno sobre nuestra salud, aún cuesta relacionar cómo la reforma de una calle o un edificio pueda afectarnos a nivel físico y mental. Para poder aproximarnos a estas relaciones, hemos combinado métodos diferentes o mixtos que complementaran uno a otro.

El pasado mes de Mayo, publicamos los resultados cuantitativos, comprobando una evolución positiva de la salud percibida en la población residente en los barrios intervenidos, tanto mujeres como hombres. En cambio, no se han detectado cambios en la población de los barrios no intervenidos con características socioeconómicas parecidas.

También se ha podido ver que los efectos de la Ley de Barrios no han sido iguales en toda la población. Se ha observado un mayor efecto sobre la salud percibida en las personas de clase trabajadora, reduciéndose las desigualdades por clase social dentro de los mismos barrios.

Estudios como éste, muestran no solo los efectos de intervenciones complejas como ésta, sino también los posibles mecanismos que las ligan con la salud y las desigualdades en salud. Como explica Isabel, cuando quitas barreras físicas, las personas con problemas de movilidad pueden no solo caminar mejor pero también acceder a servicios y zonas que antes eran inaccesibles para ellos. Otros mecanismos podrían ser la posibilidad de relacionarse en espacios y centros públicos, y el orgullo de vivir en un barrio mejorado y de verlo finalmente atendido por las administraciones públicas.

Hemos querido resumir los resultados y conclusiones de nuestro estudio en este vídeo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s