Mapas y cuerpos


“En Montevideo, buscó. Buscó la casa de su infancia, y allí había un supermercado. El campo baldío donde había hecho el amor por primera vez, era una playa de estacionamiento. Buscó a sus amigos, ya no estaban. Buscó y se buscó, y en ninguna parte se encontró”
Ventana sobre las máscaras. Eduardo Galeano

“No mirar a los mapas, seguir en mi mismo.
No andar ciertas calles…”
Silvio Rodríguez. De la ausencia de ti

“Vivir es pasar de un espacio a otro sin golpearse”
Georges Perec

A Mariano Hernán, por lo que aprendí y me enseña sobre los activos y de la salutogénesis.
Y porque hoy, desde que hoy lo conozco, anda con ganas de dibujar mapas colectivos.

.
En algún año entre los 18 o 20 me moría por tener un mapa de Nicaragua en la habitación. Alguien me había enseñado uno del National Geographic. Yo soñaba con viajar a Nicaragua. Sabía, no sé muy bien porqué, que no iría, y quizás por ello soñaba más todavía con ir. Recorrer alguno de los nombres que había aprendido. Soñaba tanto con ir como con tener aquel mapa en mi cuarto. No sé que hubiera escogido de las dos cosas si hubiese podido. No viajé y creo, sólo creo, que tampoco llegué a tener el mapa. Pero tanto lo imaginé que es como si lo hubiera tenido en la pared durante los años de carrera. Nos gusta mucho decir – lo aprendimos en un mapa de sueños que se llama cine – que la mayor añoranza se tiene de aquellos lugares en los que no se ha estado.

Cuando damos alguna clase ahora sobre determinantes y desigualdades la hacemos partiendo de una metáfora del 1,5m2: Una superficie corporal media. Y de 30.000 m2: Un montón de pieles juntas en una población determinada. Es muy interesante observar cada una de esas superficies. Individual o poblacionalmente. Observar algunas de sus características frente al tiempo y el espacio: cómo viven, dónde se mueven, dónde trabajan, cómo atraviesan las calles, ¿acarician a sus hijos?, ¿sienten melancolía los domingos por la tarde al cruzar los semáforos? ¿usan paraguas? ¿se cuentan historias? ¿ponen sillas en las puertas de casa para hablarse unos a otros?, ¿se suben a lo árboles?, ¿ponen comas entre los interrogantes?¿qué imágenes colocan en sus salones?¿qué fotos encima de las repisas?¿se miran a los ojos al hablar? cuando caminan por las calles ¿silban?¿acarician los setos y las paredes de las casas?¿utilizan sus nombres para llamarse unos a otros?¿se ríen?¿sueñan?¿sienten verguenza al contarte los sueños? cuando leen ¿lo hacen en silencio o mueven suavemente los labios?¿se besan por las calles?¿se abrazan?¿cómo se alivian del dolor?…

Eric Fisher. Race Ethnicity https://saludcomunitaria.wordpress.com/2011/08/22/eric-fisher-y-race-ethnicity-2010/

La distribución de las pieles en un territorio es fascinante. Los cuerpos moviéndose en un espacio determinado. Algunos espacios configuran a los cuerpos y algunos cuerpos son determinados por los espacios. Algunas pieles se mueren, no en sentido figurado, se mueren realmente si se les encierra en lugares cerrados y no ven horizonte. Hay otras pieles que nunca salen en años o se van a dejarse morir a una silla aún teniendo apenas veinte años. Los que colonizan y duermen en los parques. Los que viven en El Chile. La manera de subir las escaleras, andar las calles, sentarse en los bordillos. La identidad de vivir lejos del mar o de tenerlo enfrente de casa y nacer muriendo en el ruido de las olas.
La observación y el diálogo. Y luego contar números y anudarlos con las historias. Los barrios cuentan narrativas de los cuerpos y viceversa. “Empieza por contar las piedras / luego contarás las estrellas”

Barrio pobre en Río de Janeiro. Cemento. Tierra. https://saludcomunitaria.wordpress.com/2012/05/26/arboles/
Barrio rico en Río de Janeiro. Verde. Árboles. https://saludcomunitaria.wordpress.com/2012/05/26/arboles/

Algunos espacios dejan de ser en cuanto una persona les abandona. Cuenca. Puedes olvidar personas, caras y nombres pero a lo mejor no eres capaz de olvidar el espacio físico que compartiste y recorrer mentalmente la distancia de una escalera, un rellano, la puerta, el pasillo, la cocina, allí un pequeño trastero, el salón con música, la habitación con luz de junio. Algunas personas desaparecen cuando el espacio desaparece aun quedando ellas allí, el libro negro. Y algunas aunque se vayan nunca desaparecen cuando el espacio sigue estando ahí.
Algunas poblaciones dejan de ser en cuanto un espacio les abandona. Existen exilios para las poblaciones y exilios para los territorios (Gaza es un territorio doblemente exiliado. Con personas perdidas y con territorios agujereados).
Los mapas temporales son abrumadores. Mirar un mismo punto, un mismo espacio, en diferentes momentos temporales. El Ñato García de Galeano. Volviendo a la misma plaza y no encontrarla. O el espacio de uno mismo. Mirarse al espejo días más tarde y no reconocerse. O lo contrario. El hijo. Un espacio diferente en tiempos comunes pero tan distintos (el padre resta, el hijo comienza a sumar) y observar tantas similitudes en algunos gestos, en las manos, la forma de mirar o de preguntarse.

La ñoarandanza http://goo.gl/n1IOA1

Creo que uno de los temas más fascinantes a la hora de hablar de activos de salud es cuando hablamos de “Mapear los activos”. De hecho puede ser tan fascinante que a veces nos desorientemos y nos quedamos sólo con esa parte del ejercicio. A veces no importa ni el qué, ni el contexto, ni el proyecto y nos podemos perder sólo en observar, preguntar, anotar. Mapear. Hacer mapas. Dibujar mapas.
Si tienes tiempo siéntate esta noche. Dibuja un mapa mudo en un papel. A lo Mapping Manhattan. El mapa de tu cuerpo, el mapa de su cuerpo, de tu calle, de tu barrio o de tu ciudad. Y mapea tus emociones y tus recuerdos. Haz un mapa del 80, del 90, del 2.000 y mapea tus emociones y tus recuerdos. Señala los nombres y apellidos, objetos. Los imprescindibles y los prescindibles. Lo que ya has olvidado y sólo hay un espacio en blanco. Lo que ya nunca vas a olvidar.

3 comentarios en “Mapas y cuerpos

  1. Cuando un sabio te cita… No sabes qué hacer…ni qué decir…

    Tuve la suerte de que Cofiño se cruzará en mi vida.

    Comimos bocatas en medio de saludos y proyectos. Rafa Bravo, Fernando Casado, Alberto Ortiz de Zárate, Sergio Minue y otros admirados más andaban por allí. Vinieron proyectos y ya va para 5 años…

    Ahora somos geógrafos comunitarios, hemos aprendido juntos a dejarnos llevar de la mano de la gente… Con Rafa viaja uno tranquillo, atento y seguro.

    Noble como un roble y listo, listo, listo. No lo busquéis en la superficie…

    Marianoh.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s