Mapas de activos y de recursos de una comunidad. La vista. La belleza


la-vista-brueghel-no-mito
¿Por qué resultan tan atractivos los procesos de identificar y mapear los recursos/activos de salud que tiene un territorio determinado?¿Qué supone identificar los activos?¿Para qué?¿Cómo ha de hacerse?
La imagen que aparece en la entrada corresponde a “La Vista”. Brueghel pinta este cuadro en 1617. No lo sabía, pero le quedaban ocho años de vida. Los mismos años que los que le restaban a Charles Demuth cuando pintó My Egypt (una obra muy simbólica para el autor de esta entrada). Pinta el cuadro en 1617. El mismo año que nace Francis Drake y muere Santa Rosa de Lima. El año en que Miguel de Cervantes entrega la primera edición de Los trabajos de Persiles y Segismunda y . mientras, un grupo de mujeres son asesinadas en Suecia por sospecha de brujería. Nacen Murillo y Brigida Bianchi y muere Pocahontas. Walter Raleigh fondea sus barcos en Punta Galeota tratando de colonizar la Guayana. Los católicos se empeñan en convertir almas y una epidemia aniquila varias de estas en la Florida. John Napier fallece en Escocia, pero sus logaritmos neperianos se quedarán para siempre con nosotros. Rusia y Suecia firman la paz y en Londres se promueven urbanísticamente calles de un solo sentido.
El cuadro forma parte de una serie de alegorías sobre los sentidos que se pueden contemplar actualmente en el Museo del Prado. Esta obra en concreto se refiere al sentido de la vista. La figura central es una mujer observando un cuadro que le muestra un putto: Venus y Cupido según algunas representaciones. El cuadro representa una escena de la curación de un ciego por Cristo (una representación dentro de la obra de un cuadro anteriormente ya pintado por Brueghel).
Brueghel no realiza su obras solo. Como muchas de las obras entre 1598 y 1625 la realiza de forma conjunta con Rubens. Al parecer les une no sólo un estrecho vínculo profesional sino también personal.

“Al parecer, era costumbre habitual que se encargara la personificación a otro pintor, lo que justificaría la intervención de Rubens, colaborador habitual en los cuadros de Brueghel y pintor de la corte de los archiduques, en la obra que nos ocupa. Brueghel se encargaría, en primer lugar, de esbozar la composición del cuadro, tras lo cual Rubens haría lo propio con los personajes de la alegoría de la vista y el putto. Una vez terminada esta parte del trabajo, Brueghel pintaría el cuadro dejando sin tocar las figuras, cuya conclusión correspondería a Rubens. El estilo detallista y minucioso de Brueghel se entremezcló, de esta manera, con el barroquismo de Rubens, visible, especialmente, en la pincelada suelta con la que trata a sus personajes” (1)

Dicen que Brueghel fue uno de los pintores con mayor capacidad para inmortalizar flores. Flores que sólo hubieran durado días, pintadas por él, pueden durar siglos con una belleza perfecta. Como los logaritmos de Napier. Aquellas flores que hubieran muerto en 1617 todavía puedes observarlas vivas en una esquina del Prado. Las flores en el cuadro llenan un jarrón en la parte izquierda abriendo la escena a un edificio y un parque, o las minuciosas flores que adornan el cuadro de la Virgen y el Niño en el esquina inferior derecha.
El cuadro representa una kunstkammer o cámara de las maravillas. En este caso se representa un salón repleto de objetos de las colecciones de los archiduques Alberto e Isabel Clara Eugenia (promotores de la obra y representados en la pintura en un cuadro a la espalda de Venus y en la lámpara con el águila bicéfala identidad de los Habsburgo). En un momento histórico en el que el coleccionismo está de moda y representa una distinción peculiar, se consideraba importante en ciertas dinastías europeas acumular objetos diversos en estancias. Este coleccionismo originalmente era desordenado: acumular diferentes objetos, un repositorio caótico. Posteriormente fue haciéndose más metódico y las cámaras los acumulaban por temas. En la obra de Brueghel, aunque con una especial acumulación de pinturas y esculturas, se observan diferentes elementos identitarios de una época y un lugar como el principio del siglo XVII en Europa. ¿Cuál sería nuestra cámara de las maravillas en el 2014?¿Cuál sería nuestra cámara de las maravillas de un barrio?¿Qué riquezas recolectaríamos?¿Qué instituciones, asociaciones, acciones, espacios físicos, espacios culturales, valores, pasiones, fortalezas, personas incluiríamos en nuestra cámara de las maravillas?
El cuadro es un catálogo e inventario, un repositorio de activos y déficits. Un repositorio que haría las maravillas de Perec y de su personaje Valène. Un cuadro dentro de otro cuadro. Vàlene pintaba su cuadro donde estuviera todo como en un aleph o en un libro de arena Borgiano. Las 179 historias que confluyen en el capítulo 51 de La vida instrucciones de uso. O las recreaciones minuciosas de los grabados del foro romano de Piranesi o los inventarios de Napoleón en Egipto, ciento y pico años antes de Demuth, volviendo también como él de Egipto, cansado, sin haber conseguido los objetivos pero heridos por haber contemplado tanta belleza.
La Vista es un inventario detallado de riquezas y déficits. Piezas de arte y belleza dentro de otra pieza de belleza. Se representan muchas obras de los propios autores o de Rafael o Miguel Angel: Daniel en el foso de los leones en un trocito de la esquina superior izquierda; la caza del tigre y la violencia en la parte superior central; la Virgen y el Niño; diferentes objetos de ciencia y astronomía representando ciencias y discusiones (geocentrismo/heliocentrismo); el poder y la subyugación al poder de los Archiduques y a la corte de Amberes; joyas, objetos exóticos esparcidos por la mesa que vienen del expolio de las Américas, el misterio de lo no explorado aún (cajas de coco y cerámica roja de países desconocidos); los excesos del borracho Sileno (en la parte inferior del cuadro), tutor de Dioniso, amante del vino como Li-Po y que sólo en estados de exceso etílico podía alcanzar la plena sabiduría y el don de la profecía; de nuevo el poder y el androcentrismo, los bustos de Marco Aurelio, Augusto, Nerón y Alejandro Magno; el misterio del telescopio aparentemente kepleriano que aparece reflejado en el cuadro aunque cronológicamente el primero descrito data de años más tarde, objetos de medida y observación; monedas, anteojos, cajas cerradas y cajas abiertas; rincones casi ocultos, una galería de esculturas en el fondo a la derecha, rincones perdidos donde yace la belleza atravesada de luz, nadie vuelve de vos; la curación y la no curación de la ceguera, Santa Cecilia; Venus, Ceres y Baco en una reproducción de un cuadro de Tiziano encima del pórtico de entrada a los parques y al palacio, los dioses de la pasión y de la tierra.
“Y sin embargo nunca dejará de sorprenderme que la observación metódica desemboque en la ternura” Albert Sánchez Piñol
Aunque la observación de un contexto, de un entorno determinado, desemboca en la ternura debería desembocar también en la acción. El arte y la belleza de observar y dialogar con barrios y cuerpos pero generando la belleza de la acción y la transformación. La salud como un acto de belleza. La curación, la compasión, la generación de entornos de salud como actos creativos y de belleza. Un repositorio, un inventario detallado de activos no lleva a nada si es un recuento estático sin conexión o dinamización entre ellos. Rubens y Brueghel mapean sus activos juntos. Identificar activos supone hacerlo desde dentro, no como un proceso técnico alejado de la realidad, sino como un proceso técnico, metódico y científico pero desde dentro del cuadro. Las cámaras de maravillas se acabaron convirtiendo en museos. Más o menos accesibles con el tiempo pero en museos. El proceso de repositorios o inventarios de recursos-activos de una comunidad no deberían ser museos muertos, estáticos, más o menos bien perfilados, colgados de paredes o webs. Deberían ser procesos vivos, dinámicos, conectados con acciones y procesos transformadores. No es una declaración de intenciones, es una necesidad, una emergencia para producir belleza en la comunidad.
Felices fiestas.
(y un nuevo y fantástico trabajo de Sergio Palacio en Partyipa)

Referencias

1. Cofiño, Isabel. Notas sobre La Vista. Brueghel y Rubens, 1617.
2. Ruiz M. Gabinete de las Artes: “La Vista” – Rubens y Brueghel El Viejo [Internet]. Gabinete de las Artes. 2013 [cited 2014 Dec 19]. Available from: http://gabinetedelasartes.blogspot.com.es/2013/05/la-vista-rubens-y-brueghel-el-viejo.html
3. El misterioso telescopio de Jan Brueghel el Viejo – Arte secreto [Internet]. [cited 2014 Dec 19]. Available from: https://es.noticias.yahoo.com/blogs/arte-secreto/el-misterioso-telescopio-jan-brueghel-el-viejo-121408983.html
4. Woollett AT, Suchtelen A van. Rubens & Brueghel: A Working Friendship. Getty Publications; 2006. 292 p.
5. Más lecturas sobre salutogénesis y activos para la salud en esta etiqueta del blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s