Patios escolares

Juego, deporte y género


Mi conocimiento del deporte es remota y tiene muchos sesgos. La última vez que practiqué deporte con asiduidad era cuando mi madre corría detrás de mí con la zapatilla por el pasillo. Ella cojeaba, una zapatilla puesta, la otra ululando en su mano, y yo derrapaba hacia el hall, agachado y zigzagueando, para evitar el inminente golpe de la suela con mi nuca. Nuestro país se perdió varias medallas con mi madre, porque en algo de tiro y precisión hubiese quedado la primera. Fijo. Obviamente, esta competición deportiva que acabo de referir transcurrió en mi tierna infancia, aunque ganas no le quedaron a mi madre de lanzarme algún zapatillazo años más tarde ya estando yo bien crecido.
El fútbol nunca se me dio bien. El que rompiera varios pares de gafas tratando de rematar balones con los huesos propios y la montura, y el que en el piocampo siempre me dejarán para el último, me hizo claramente tener en cuenta que, en el ámbito deportivo, mi lugar iba a estar en los lindes de la cancha. Me apunté al equipo de balonmano pero duré tres horas. Todos estos patéticos antecedentes, sumado a las mayores probabilidades de éxito social que tenían en el colegio los deportistas, me ha hecho desarrollar una mentalidad bastante resistente y envidiosa a los deportes. Rozando lo mezquino para ser sinceros. El día que Mariano Hernán me dijo que era esquiador tuve que contenerme para no activar el gene de la zapatilla de mi madre (mi madre siempre decía gene).

Mi padre se esforzó en forjar mi talante futbolístico llevándome al fútbol. Guardo un grato recuerdo de aquellos años de Quini y Churruca en El Molinón. Noventa y pico minutos largos sentado y sin prestar demasiado atención a lo que pasaba en el terreno del fútbol sirven para forjar no sé si talante deportivo, pero sí capacidad de concentración y ensimismamiento. Me forzaba a mí mismo a pedir autógrafos a los futbolistas a la salida, pero en varias ocasiones confundí a los futbolistas con sus familiares. Muchos años más tarde, en ciertas rotaciones hospitalarias donde el tema en el café era el fútbol, me forzé a comprar el Marca para al menos identificar qué equipos jugaban en primera e integrarme un poco en las conversaciones.

Aquellas jornadas dominicales de horas de fútbol en el Molinón y de misas larguísimas con un cura que no hubiera pasado el casting para un TED, me sirvieron como un ejercicio de domesticación y refuerzo de una vida interior: nada apasionante por otra parte.

El pasado domingo volví al campo de fútbol. Llevamos a nuestro hijo pequeño a ver al Sporting. Yo llevaba 30 años sin pisar El Molinón y reconozco que nos emocionamos en el mismo momento: subes las escaleras, hay un hueco entre la gente que te deja ver por primera vez el verde y se abre entonces todo el campo delante tuyo, el ruido y la gente. El crío se quedó mudo. Nos emocionamos juntos: mi padre, la disnea, Quini, el viejo marcador, la tribuna, esa confusión pueril de pensar que rezando el equipo puede ganar o que gritando gol los muertos resucitan, mi madre y el parque, el misterio, el diagnóstico temprano de mi miopía porque no leía los anuncios de las vallas.

En ese ensimismamiento, que ya se ha cronificado para refocilo de #8cronico, y a medida que el partido avanzaba, Natalia y yo nos dispusimos a calcular cuántas mujeres y niñas podrían ir a ver un partido: ¿Cuántas mujeres habrá en el estadio?¿Cuántas vendrán de forma habitual y serán socias?¿Cuántos millones mueve este deporte?¿Qué masculinidades representa este deporte y otros deportes mayoritarios?¿Cuánto tiempo ocupa en las noticias?¿Cuánto tiempo ocupa en relación con otros deportes?¿Cuánto tiempo y superficie en medios de comunicación ocupan los hombres que hacen deporte y las mujeres que hacen deporte?¿Qué significado tiene que se mueva tanto dinero en un ámbito donde el hombre es el centro?¿Existe alguna otra industria que mueva mucho dinero y donde la mujer sea el centro? La hay, sí ¿Adivinan cuál?¿Qué representación del hombre hay en una industria y qué representación de la mujer hay en otra?¿Qué cojones dirá el Alcalde de Granada?¿Por qué antes tenía unas playeras con las que salía el sábado, hacia gimnasia el lunes y jugaba en la calle y ahora hay setecientas marcas?¿Hay relación entre consumo, capitalismo, sociedad heteropatriarcal y deporte?¿Por qué Mariano esquía si parecía un tipo majo?¿Por qué mi madre no se apuntó nunca a tiro de jabalina?

Hace unas semanas tuvimos la oportunidad de compartir unas horas en Bilbao con Patxi Galarraga. Patxi y Miren Vives son arquitectos y trabajan en Active Urbes. Hablamos sobre la importancia de los espacios públicos y del diseño de los mismos para el bienestar de las personas. Le comenté a Patxi y a Mariano un tema que nos preocupa mucho y del que hablamos mucho en casa cuando observamos los recreos de los críos en el patio. La ocupación del patio central en los recreos por el fútbol: cómo los niños jugaban al fútbol, cómo alguna niña (muy pocas, una o dos) se integraban en el partido y cómo el resto de niñas ocupaban un espacio minoritario. Le preguntaba la posibilidad de medir las superficies de juego que ocupan los niños y las superficies que ocupan las niñas. Mapear los territorios que recorren los niños y el que recorren las niñas. Patxi nos dió mucha información (aquí su post del 2014) especificando cómo se construyen las representaciones de masculinidades cuando un grupo de niños es capaz de llegar a un espacio público colocar cuatro jerseys y conquistar un territorio para jugar al fútbol. Las plazas conquistadas por cuatro jerseys y que no conquistaban otros juegos “de niñas”. ¿Es más rico todo lo que ocurre en menos superficie?¿Hay más profundidad en lo que ocurre en las lindes y en las periferias de las niñas? decía Mariano (al que yo admiro aunque me lo imaginaba enfundado en un mono de perlé bajando por una pista negra). Explicaba dónde se quedan las niñas y planteábamos qué puede significar eso educativamente y en la construcción social. Contaba también como esa medida de territorio recorrido o de deporte practicado puede medirse desde una perspectiva de género en los adultos. 

Patios escolares
Patios escolares, actividad física y perspectiva de género https://activeurbes.com/2014/02/28/patios-escolares-actividad-fisica-perspectiva-genero-austria/ vía Active Urbes en un post del 2014

Ayer la Asociación de Vecinos de Santiago de Gijón desarrolló una jornada sobre la importancia del juego en procesos de participación y desarrollo comunitaria. La jornada se establece dentro de un proceso participativo para el diseño de los espacios públicos del barrio. Por la mañana se estuvo trabajando con los críos y crías en un proceso para que ellos plantearan sus propuestas para hacer un nuevo parque (ver fotos).

Parque
Fotografía de Sonia López @sonialopezvi
Parque
Fotografía de Sonia López @sonialopezvi


Por la tarde, en una mesa de experiencias, el Colegio Antonio Machado de Gijón planteo su proyecto de rediseño de los patios de recreo para configurarlo como espacios donde se pudieran integrar diferentes juegos y que el elemento central no fuera sólo el fútbol. Espacios para jugar a juegos de pelota, juegos tradicionales, juegos “tranquilos” de mesa, apertura de la biblioteca y sala de lectura. Acompañamiento del proceso educativo también en los espacios de ocio.

(Mi hija el otro día buscaba juegos en su tableta. Preguntaba que era interesante ver las diferencias al ver el listado de juegos que aparecen al buscar “juegos de niñas” y el listado al poner “juegos de niños” y preguntaba porqué los juegos de niño siempre parece que tienen cosas más interesantes y menos princesas).

 

 

 

Un comentario en “Juego, deporte y género

  1. Rafa, como siempre genial… me dejas con la boca abierta por tu pluma fácil y ese sentido tan olvidado que debería ser el más común de todos. Por cierto, aparte de a la comunitaria yo sí lanzo jabalina (ese deporte al que tal vez podía haberse dedicado tu madre).
    Un abrazo!!!!!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s