Atención domiciliaria: algunas notas


En un manual imprescindible (1) para entender de qué hablamos cuando hablamos de comunitaria en Atención Primaria, Turabián y Pérez Franco señalan la Atención Domiciliaria como un pilar fundamental de la actividad comunitaria.

La atención domiciliaria constituye un proceso continuado, integral y multidisciplinario, en el que, además de las funciones y tareas sanitarias, hay que tener siempre en cuenta los aspectos sociales.

El texto, publicado hace dieciséis años, ya hace referencias en su contenido y bibliografía a temas que parecen novedosos hoy en día como son el envejecimiento de la población, los problemas de la institucionalización de personas mayores, los planes de cuidados de atención domiciliaria en pacientes crónicos, la crisis de la atención domiciliaria (Seguí Díaz, 1999) o la posiblidad de nuevos modelos de atención domiciliaria (Contel, 1999).

Ximena Cubillos , médica familiar en el Departamento de Salud Cauquenes en Chile, en una conferencia en el Congreso Chileno de Medicina Familiar en el 2006 señala los diferentes tipos de visita domiciliaria y resume en

La atención en domicilio es la atención entregada por profesionales del equipo de salud a un integrante de la familia en su propio hogar, con el fin de brindar apoyo, diagnóstico, tratamiento, recuperación y rehabilitación; está centrada en el proceso de enfermedad e incluye el cuidado paliativo de alivio del dolor, actividad que se desarrolla actualmente en la atención primaria, así como la atención a postrados. Estas acciones se realizan según una evaluación previa y un plan de atención que debiera sea negociado y concordado con la familia y no impuesto desde el equipo de salud.

La visita epidemiológica es una actividad programada que está destinada principalmente a hacer una investigación epidemiológica del caso índice de una enfermedad que está bajo vigilancia, de un evento emergente o de algún evento de riesgo para la población. Se puede realizar en el domicilio, pero no es indispensable; son cosas totalmente distintas y las personas que trabajan con público saben que tienen registros distintos.

La visita domiciliaria integral se define como la actividad realizada por uno o más integrantes del equipo de salud en el domicilio de una familia, con el objetivo de establecer una integración con uno o más miembros y su entorno para conocer su medio ambiente y darles apoyo para enfrentar problemas bio-psicosanitarios, en el marco de una relación asistencial continua e integral, que debe ser la característica del quehacer en la atención primaria. Se podría agregar que tiene un componente centrado en las acciones de fomento, protección, recuperación y/o rehabilitación de la salud.

Posiblemente, que me corrijan los más expertos, el planteamiento de Atención Domiciliaria del texto de Turabían/Pérez Franco encaja de lleno con la definición de Visita Domiciliaria Integral de la Dra. Cubillos.

Y ciertamente las preguntas al paciente empiezan preguntándole primero al barrio. Y auscultando las calles. Y revisando la historia clínica de los portales. E incluso no preguntando mucho sino mirando intensamente. Orlanda Díaz, desde el trabajo social comunitario, realiza una investigación en el 2016 donde propone la observación sistemática participante en el hogar (OSPH), como una nueva técnica para el diagnóstico en la intervención con familias. Los objetivos específicos de esta investigación publicada en los cuadernos de trabajo social son alcanzar un diagnóstico precoz y más preciso de las necesidades y/o problemas familiares, y reducir el maltrato institucional.
Orlanda Díaz señala que la técnica requiere un instrumento que es el registro de observaciones, un entrenamiento y una estrategia de tiempo (uno de los elementos más complejos y una de los inconvenientes a la hora de realizar una buena atención domiciliaria integral según todos los autores anteriores). El texto incluye dos anexos: el primero con una serie de indicadores de valoración inicial donde se incluyen dimensiones de condiciones materiales, situación educativo/laboral y relaciones familiares, y el segundo anexo con una hoja de registro de las observaciones registradas en el hogar.

Díaz García O. La observación sistemática participante en el hogar, una nueva técnica para el diagnóstico en la intervención con familias. Cuadernos de Trabajo Social. 2014;27(2):439-52.
Díaz García O. La observación sistemática participante en el hogar, una nueva técnica para el diagnóstico en la intervención con familias. Cuadernos de Trabajo Social. 2014;27(2):439-52.
Díaz García O. La observación sistemática participante en el hogar, una nueva técnica para el diagnóstico en la intervención con familias. Cuadernos de Trabajo Social. 2014;27(2):439-52.
Díaz García O. La observación sistemática participante en el hogar, una nueva técnica para el diagnóstico en la intervención con familias. Cuadernos de Trabajo Social. 2014;27(2):439-52.

Belén Navarro, también desde el trabajo social comunitario en Almeria y desde su blog (un buen reciente descubrimiento), realiza una visión crítica y razonada, a la visita domiciliaria como técnica realizada de forma aislada y descontextualizada. En la entrada refiere un mantra que también oímos mucho al hablar de “comunitaria” en otras profesiones: la imperiosa necesidad de salir a la calle. Belén señala que antes de salir a la calle/domicilio hay que tener claros los paraqués

la visita a domicilio tiene que seguir el principio de intencionalidad (2), es decir, que debe estar suficientemente fundamentada desde el plano metodológico, o dicho de otra manera, debe perseguir una intención muy concreta,

Y pensar que la visita domiciliaria no es un elemento solamente identitario del trabajo social sino de otras disciplinas, pero que, fundamentalmente, es una aproximación a un territorio íntimo, personal que requiere objetivos claros y un buen método.

discrepo de la concepción de la visita domiciliaria como una técnica per se. En las visitas a domicilio desplegamos técnicas: la entrevista y, sobre todo, la observación. Nos adentramos en un lugar especial porque, a diferencia de nuestro despacho, los olores, colores y sensaciones nos son extraños. Son los colores, olores, temperaturas y sensaciones del otro. Jugamos, por usar un símil deportivo, fuera de casa, con toda la carga simbólica que ello supone. O debería.

El hogar es el espacio más íntimo del ser humano y por lo tanto la observación del mismo nos proporciona información, es obvio. Pero no sólo a nosotros, los trabajadores sociales. También a enfermeros, educadores, integradores sociales, médicos y un largo etcétera de profesionales que también realizan visitas a domicilio. Hago esta apreciación para constatar algo evidente, que la visita a domicilio no es exclusiva del trabajo social. Ni excluyente.

Y una pregunta final, revisando con otras gafas todo esto: ¿En qué medida nuestra aproximación y mirada en la atención domiciliaria se hace desde la perspectiva de activos y no desde el inventario de las miserias humanas?

 

(1) Actividades comunitarias en medicina de familia y atención primaria: un nuevo enfoque práctico Turabián Fernández [Internet]. [citado 27 de febrero de 2017]. Disponible en: http://www.editdiazdesantos.com/libros/turabian-fernandez-jose-luis-actividades-comunitarias-en-medicina-de-familia-y-atencion-primaria-un-nuevo-enfoque-practico-L03004740101.html

El libro es un gran manual que combina contenido teórico y ejercicios prácticos y que se divide en dos grandes partes (una especie del lado de acá y del lado de allá rayueliano) o escenarios para el desarrollo de las actividades comunitarias en medicina familiar y comunitaria. El primer gran bloque es lo que los autores denominan Nivel básico o “microprocesos” y es la contextualización comunitaria en la consulta de atención primaria. Innovaciones teóricas y prácticas de las actividades comunitarias para los profesionales sociosanitarios de atención primaria que trabajan básicamente con individuos. El segundo bloque es el nivel avanzado o “macroprocesos”. Son las innovaciones teóricas y prácticas de las actividades comunitarias para los profesionales sociosanitarios de atención primaria que trabajan básicamente con grupos e instituciones.
(Aquí el índice del manual)
No hay que dejar de leer nunca a Pérez Franco y Turabián, amigos y amigas. Nunca.

(2) Belén expone en esa misma entrada el principio de intencionalidad (citando a Sela B Sierra y a sus diez principios del trabajo social) de la siguiente forma: Toda acción debe estar intencionalmente dirigida a transformar la realidad social, desde una perspectiva humana y liberadora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s