Monólogo con mi residente: Comunitaria: estado del arte, 2018


(en progresión)

-Pequeño saltamontes, torpe y avezado pupilo, abre tus conductos auditivos e integra bien esta información de sabiduría que voy a transmitirte, que los años pasan rápido y mis coronarias se endurecen.
-Dígame petulante Maestro que todo lo observa.
-Escucha bien que voy a ir de corrido y dejarme de estupideces dialécticas y pedagógicas. Toma nota con tus pulgares simiescos de todo lo que está pasando por mi cabeza.
-Dele
-La comunitaria y sus periferias se han puesto de moda. Los determinantes sociales, la equidad y los mapas de activos para la salud son términos mainstream en nuestro país-estado-cluster territorial. Hace no muchos años era extraño que se realizaran presentaciones sobre “salud comunitaria” en un entorno académico de salud pública o de atención primaria, en sus congresos o en sus publicaciones. Ahora los congresos SEE-SESPAS tienen un aguerrido número de presentaciones y el informe bienal SESPAS ha sido este año sobre Salud Comunitaria y administración local y los de Atención Primaria hablan más de esto que del colesterol e incluso en algún que otro congreso ya no entra la industria farmacéutica ¿Vas anotando todo?
– Casi todo salvo los salivazos
– Blasfemo (sonido de colleja). Copia. El informe SESPAS puede parecer algo lógico en 2018 – lo es, dadas las circunstancias- pero sería algo casi inimaginable hace diez años o más (recuerdo esta conversación entre Joan Paredes y un asturiano, cuando los dos eran buenos mozos y se peinaban los flequillos todavía). Un pequeño grupo editorial, que bien podrían haber sido miembros de un grupo de gente que se conocen por internet -dadas sus características fenotípícas y entomológicas- decidieron ponerse manos a la obra y en vez de salir de rave han conseguido una obra colosal. Se han desempolvado los modelos y recomendaciones clásicas de Turabián y Pérez Franco y se les ha dado otra pátina y añadido alguna terminología, pero se sigue pensando y trabajando sobre  la importancia de esos modelos. Muchas de estas pandillas de adolescentes que ahora engrosan las nuevas promociones de lo familiar y comunitario son herederas de todas aquellas miríadas de páginas que aglutinaba Dimensión HUMANA. Aquello sí que era un fanzine mítico y sesudo y no esta ñoñez de posts escritos en cinco minutos. A finales de este año ya casi todo el mundo sabe lo que son los activos para la salud y los mapas de activos y uno puede encontrase a gente hablando, indistintamente, en la fila de panadería sobre el partido del domingo, el Brexit o los entornos salutogénicos o lo que son las técnicas de mapeo: “A mi la que más me gusta es el mapping party pero siempre en un entorno lógico de proceso comunitario, claro. Una de leña, por favor. Tengo mis dudas si integrar modelos de participación planificativa o de gestión-planificación participativa” , “De acuerdo, pero algo muy importante es la itinerancia del ciclo de acción comunitaria, dos bollinos de esos poco hechos, gracias” . Así mismo. El PACAP ha pasado de estar…
– ¿PACAP?
– Oh, ¿acaso desconoces el significado de lo que es PACAP? Como se enteren sus responsables (Belen Sastre y Marta Benedé) te someterán a doscientas horas de cursos sobre atención comunitaria sin créditos y sin posibilidad de hidratación. PACAP son las siglas del Programa de Actividades Comunitarias en Atención Primaria. Hace unos años su encuentro anual tuvo dificultades de persistencia y mantenencia y sostenencia, pero actualmente se ha consolidado como un espacio mítico de encuentro de personas que trabajan con esta orientación en nuestro cluster geográfico. Incluso la semfyc se ha montado un grupo de desigualdades (o de inequidades, nadie en este cluster de país sabría la diferencia pero ese grupo aventajado de médicos y médicas que miran los tiroides con perspectiva de equidad se lo explicarán) que complementará los saberes del PACAP.
– Entiendo la reorientación epistemológica de la semFYC. Esti Tranchei es un subversivo.
– El propio Ministerio de Sanidad ha incluido una parte de acción comunitaria en una de sus estrategias y ha vuelto a revitalizar el tema de la equidad. Las escaleras lúgubres del edificio soviético del Prado se llena de jovenes militantes comunitarias. Las unidades docentes de atención primaria han disparado su oferta formativa sobre “comunitaria” y las nuevas promociones de residentes de medicina y enfermería se tatúan en la cara interna de las pantorrillas el esquema de Dahlgren o las pirámides invertidas salutogénicas de Mariano Hernán et al (la primera la dibujaron sobrios y la segunda tras varios gintonics en el Kiki). Hay diapostivas que se reproducen por doquier. En muchas consultas de atención primaria se han suprimido los logos de la industria farmacéutica y se han puesto otros lemas del tipo: “No me pida pastillas pídame un cupón de la lotería
– ¿Seguro?
– No, no. Creo que no era así. Debía ser algo como “No me pida pastillas pídame un sindicato” . Pero los centros de salud se llena de mensajes del tipo: “Por favor, apague su movil y recuerde que su código postal es más importante que el código genético“, “Beatriz Aragón en todas las políticas“. Las nuevas promociones de profesionales sanitarios citan indistintamente fisiopatologías y las causas de las causas, al sistema inmune y hablan de heteropatriarcado y de feminismo, del funcionamiento glomerular y los canales de sodio y potasio y de Illich, Popay o Virchow.
– Ya será menos.
– Mete los dedos en mis heridas, incrédulo patán. Este año, en algún lugar del cluster-geográfico este que habitamos, ha habido residentes de nefrología que han querido hacer rotaciones en salud pública y comunitaria.
– H*sti*s. Tiene razón Miquel Porta con eso que los contaminantes internos y los plásticos nos está alterando a todes (guiño: ¿vistes?) ¡Nefrología con orientación comunitaria y perspectiva de equidad!
– Así es (silencio y asintiendo). Estoy pensando que el PACAP hasta ha conseguido funciones importantes de reinserción en la comunidad: ha conseguido que el Doctorojete pasara de estar en una situación de riesgo social a ser el community manager del programa. Y más cosas. La Escuela de Salud Pública de Menorca ha incluido formación en salud comunitaria en sus cursos en los últimos años con un éxito abrumador. A la isla dentro de una isla llegan oleadas de alegres y jóvenes castores y castoras con ganas de bañarse en la piscina sin agua y de llevarse diapositivas y saberes que compartir en la península. Franco y sus alegres forajidos del HHH han pasado de  hacer regresiones logísticas plurivariantes en sus sillones de gamers a pasearse las calles a hablar con la peña mientras esta sacaba fotos. A Manolo le ha crecido el pelo y la sabiduría con esto. Madrid cuida y Barcelona sigue mimando la salud en sus barrios y ampliando el plan de barrios. Segura tiene libros que son joyas publicadas en su blog. Hay proyectos ICI a cascoporro y varias comunidades autónomas de este cluster geográfico están produciendo materiales más que relevantes y realizando trabajo en los territorios. Ciudadanía y proyectos de participación en marcha, trabajo intersectorial, intrasectorial presectorial y parasectorial. Hay algunas comunidades autónomas…
-¿Cuales?
– Rufián, no menciono nombres para que no me pase como a la bella durmiente y por lo del conflicto de interés. Hay varias comunidades autónomas con una fuerte apuesta política para esta orientación comunitaria. Hay herramientas y métodos y si supiéramos más ingles (1) y tuviéramos más tiempo de escribir y publicar estaríamos a la cabeza en comunitaria por encima de otros países del mundo. Se ha consolidado la Alianza de Salud Comunitaria con más de 31 instituciones y ha pasado a mencionarse a Marchioni y a gente que trabaja en acción comunitaria en referencias bibliográficas en artículos que antes sería impensable publicar. Y casi finalmente he de confesar algo….
– Confiese Maestro, que se nos hace tarde y es hora de salir a tomarnos unas cebadas veganas.
– Nos hemos enamorado profundamente de Jennie Popay y estamos pensando en cambiar la cita de Marmot
– ¿Qué cita Maestro?
– Esa de si “the major determinants of health are social, so must be the remedies”
– Pero esa cita no es de Marmot
-¿No?
– No, no que va. Maiquel la utiliza pero esta citando a Geoffrey Rose, el cual a su vez está parafraseando a Virchow.
– Pero qué listo eres jodido.
– Muchas horas leyendo a Foucault, Maestro. Desde los tres años. Sólo lechuga y productos de proximidad y luego turrarme a leer autores postmarxistas y precarlistas.
– Me asustaste, pensé que la cita era de Milli Vanilli y que iba a incurrir en un doble fraude al mencionarla mal.
– No entiendo esa comparación, oh subterfugio del saber.
– Déjalo, es un chiste que solo podrá entender mi querido Ojete y su cultura underground que conecta Oregón con El Tubo. En fin, me quito mi prótesis dentaria y me voy a dormir. Micciona bien tus cebadas. Para el 2019 más y mejor, mi querido y ruin saltamontes.

 

(1) Posiblemente quería decir “inglés”, pero estaba pensando en otra cosa y dijo “ingles”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s