Compromiso y acción colectiva


Compromiso y acción colectiva

Un texto muy guapo de César Rendueles -filósofo y sociólogo crecido en Gijón- publicado en un dossier sobre Ciudad Abierta en Barcelona Metropolis.

Una reflexión sobre el concepto de comunidad en nuestras sociedades actuales, sobre la importancia de construir relaciones en los territorios como elementos de transformación y mejora, sobre la gobernanza comunitaria y el riesgo de mitificar ciertas expresiones de gobernanza, con un ejemplo que le habíamos escuchado hace un año en Barcelona y que daba mucho que pensar sobre cierto buenismo de algunas actividades comunitarias.

No todas las formas de gobernanza comunitaria tradicionales son aprovechables desde el punto de vista de una democracia avanzada. Ni por lo más remoto. A menudo han fomentado la superstición, el patriarcado y la opresión colectiva. De hecho, el fortalecimiento comunitario ha dado pie, a veces, a procesos terribles. Por ejemplo, en el periodo de entreguerras el nazismo creció mucho más rápidamente en las ciudades alemanas en las que había un fuerte tejido asociativo. La razón es que las personas que participaban en clubes de montaña, tertulias, coros o cualquier otro tipo de agrupación tenían más probabilidades de entrar en contacto con algún miembro del partido nazi

El papel del compromiso, de lo individual y de las instituciones, el papel que tienen las instituciones frente a la mercantilización y la importancia de las acciones comunitarias en lo cotidiano y común de los barrios, en muchas pequeñas cosas que ya están ahí en los microsistemas y mesosistemas de Bronfenbrenner.

Cuando pensamos qué tipo de intervención comunitaria es posible en nuestras ciudades arrasadas por tres décadas de mercantilización a menudo miramos al lugar equivocado. Buscamos movimientos cooperativos espontáneos, intensos, jóvenes y políticamente activos, una especie de kibutz divertidos. Me parece que más bien deberíamos pensar en cómo fomentar un compromiso institucionalizado, es decir, empotrado en nuestro entorno de normas y prácticas de vida. La cooperación comunitaria realmente eficaz a menudo es aburrida, estable y cambia lentamente. Tiene que ver con familias colaborando en las escuelas de sus hijos, con gente que se une para detener el desahucio de una vecina, con clubes de montaña, centros sociales okupados sin mucho glamur y bibliotecas públicas donde se juntan estudiantes, jubilados, niños y opositores.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s