Salud comunitaria basada en activos


Aunque Andalucía publica esta guía después que otras comunidades hayamos publicado otras guías sobre acción comunitaria, cronológicamente es la primera de todas porque mucho de lo que sabemos y mucho del trabajo que encierran esos otros documentos se lo debemos al trabajo que Mariano Hernán et al iniciaron hace unos años en la Escuela Andaluza de Salud Pública.
Ya han pasado unos añinos desde que Mariano se puso unas maravillosas gafas lisérgicas guiado por Morgan y sus secuaces para explicarnos cómo mirar a las personas y a las comunidades más allá -aunque sin obviarlo- del déficit y de los problemas y como buen maestro nos daba pistas sobre como es preciso recopilar los saberes, las motivaciones, las riquezas que tienen individuos, grupos y colectivos para construir bienestar. No voy a hablar mucho de Mariano porque tengo un enorme conflicto de amistad, aprendizajes e intereses con él, pero desempolvar ese tesoro de la salutogénesis – de la mano de otros apellidos bien acentuados como Juvinyà o Gállego o Moreno o desde la transmisión de conocimiento que nos hizo Botello o desde la práctica que aprendimos del Paredes y de Aviñó- ha sido crucial para resituar de nuevo a la promoción de la salud y a la acción comunitaria.
Un documento imprescindible para incorporar algo muy de sentido común pero que a veces se había olvidado desde cierto desarrollo comunitario solamente centrado en el problema: las esquinas luminosas de los barrios desde donde construir futuros y cambios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s