Integrar la acción comunitaria en los equipos de Atención Primaria: la experiencia de Extremadura


Ignacio Maynar nos cuenta en la editorial del último número de la revista Comunidad del PACAP (marzo-junio 2019) la experiencia extremeña tratando de integrar la acción comunitaria en los equipos de Atención Primaria.

Hago una reflexión antes de entrar en materia. Es muy interesante pararse a pensar un poco porque algunos modelos de “reforma” de la atención primaria que vienen de algunos paradigmas -calidad, gestión, management, innovación tecnológica- han tenido más visibilidad que los que vienen de otros – el desarrollo comunitario y la salud pública.

En este análisis sería relevante tener en cuenta que los principios de la atención primaria se basan mucho más en los segundos que no en los primeros. Mientras los primeros tienen un alto componente y relación con el desarrollo y transformación social, la participación ciudadana y las ciencias sociales; los segundos tienen más componentes de muchas más cosas y con una génesis vinculada a las empresas y a otros modelos de mercado. No quiero dicotomizar ni polarizar y de esto ya ha hablado mucho y muy bien Juan Irigoyen (gerencialismo vs salubrismo), pero creo que hay que pensar esto para entender – y voy a caricaturizar pero con cierto contenido- porque al final triunfa más un modelo Bengoa-Cronicidad-Bussiness School que un modelo Maynar-Desarrollo comunitario-Marco Marchioni.

En este sentido es muy interesante analizar y reflexionar los porqués – aunque ya lo sabéis bien amiguitos y amiguitas de la fauna ibérica- cualquier intervención biomédica va a aparecer antes en el terreno de juego que cualquier intervención social por muy probada y reconocida que esté.
Y en este sentido el proyecto El Progreso ya ha venido demostrando lo que muy bien dice Ignacio en el texto:

“Qué conclusiones podemos sacar de todo lo expuesto. En primer lugar, que la experiencia del Proyecto Progreso, desarrollada en una zona de salud muy complicada y difícil desde un punto de vista socioeconómico, con una población muy demandante, nos enseña que, a pesar de la carga asistencial que soportan los EAP, sí es posible desarrollar las actividades de promoción de la salud y prevención propias de la salud comunitaria, siempre que impliquemos de verdad a la comunidad en la toma de decisiones respecto a su salud, y reorientemos la organización de los EAP para poder trabajar con la comunidad. En segundo lugar, es muy importante que exista una coordinación permanente entre las direcciones asistenciales de AP y las direcciones de salud para garantizar la integración de la salud comunitaria en los EAP”

¿Qué creo que estamos aprendiendo de El Progreso?

-Creo que lo que aporta el progreso es como se puede trabajar con un método de desarrollo comunitario Marchioni-based pero desde un equipo de atención primaria. Esto es muy importante porque los que saben hacer comunitaria de verdad no es la gente que sale de las facultades de medicina y enfermería (ni siquiera con especialidades posteriores por muy comunitaristas o salubristas que lleven el apellido). Quienes más saben son los que trabajan y se forman en desarrollo comunitario o acción comunitaria. Y en El Progreso y en los nuevos proyectos que se están implantando en Extremadura se están probando (evidencias) cosas muy interesantes.
-Es posible hacer esa transferencia de conocimiento del desarrollo comunitario a equipos de atención primaria. Tenemos que ver cómo organizamos la arquitectura de la acción comunitaria en los territorios: ¿mesas intersectoriales del ayuntamiento, movimiento comunitario y ciudadano en los barrios, consejos de salud, comisiones comunitarias, planes de desarrollo comunitario, mesas de salud, mesas comunitarias, redes locales de salud, sistemas de gobernanza…? Ahora mismo tenemos diferentes modelos organizados de diferentes sectores, pero muchos de ellos con un método similar (trabajar juntas-analizar-actuar-evaluar). ¿Desde dónde liderar?¿Municipios, espacios ciudadanos, Atención Primaria?¿Diferentes modelos según los territorios que permitan flexibilidad?
La experiencia de Extremadura nos está enseñando que es posible ese liderazgo desde Atención Primaria.
-Pero ojito (este párrafo es muy interesante). Acción comunitaria no son proyectos estrellándose en el territorio sin orden ni concierto, montar talleres a tutiplé de lo que se nos va ocurriendo, hacer mapas de activos a diestro y siniestro, no es convocar reuniones de consejos de salud de tres en tres meses, no es salir a los barrios a montar cosas que ya se hacen en las consultas y que no se deberían de hacer ni desde las consultas… Acción comunitaria tampoco es promoción de la salud. Es mucho más. Trabajar en clave de acción y de dinamizar procesos comunitarios requiere reorientación de los servicios, agenda y una clara apuesta política.
-La experiencia extremeña también nos ha demostrado esto (y la catalana está en ello y la aragonesa y alguna más que se intenta). Para cambiar algo requiere una conjunción que ha de pasar por una apuesta política fuerte y real.

¿Se puede mejorar la salud de una comunidad, generar fortalecimiento de la misma y mejorar los indicadores de actividad asistencial y de managenamiento y acountabilamiento y demás palabros que interesan a la alta gestión del sistema sanitario? Sí, la experiencia extremeña lo está demostrando. Desde el salubrismo y la apuesta por la acción comunitaria desde los equipos de atención primaria.

 

Acceso a la información sobre el proceso de trabajo en Extremadura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s