Plantar árboles sabiendo que quizás nunca nos sentaremos a su sombra


En estos últimos años me gustaba comenzar alguna de mis presentaciones con una diapositiva con los nombres de las personas que han influido en mi formación. El listado es enorme e incompleto y ha ido creciendo poco a poco con el tiempo.

Una de mis grandes alegrías de mi proceso educativo -irregular, impreciso o incompleto- es ser cada vez más consciente de esas y otras limitaciones y asumir, con tranquilidad, que la magnitud de esos adjetivos es indirectamente proporcional al montón de personas – activos- que tenemos alrededor y que sí saben como hacer las cosas algo más regulares, precisas y completas. He sido y soy un enorme afortunado por haber compartido conversaciones, trabajos, reflexiones, pensamientos y aprendizajes con un montón de personas que desde diferentes espacios y disciplinas son verdaderos referentes e imprescindibles (no en el gran universo académico, que también, sino en su calle, en su centro de salud, en su barrio, en su asociación, en la consejería, en su hospital o en su casa).

Somos en la medida que nos han ido haciendo y quizás también en la medida en que otros y otras nos han ido pensado. Y seremos en la medida que sepamos ser juntas. Esto sirve para el gobierno central para los próximos días y para cualquier otro proceso que tratemos de artícular juntos. Una de las grandes preguntas que nos hemos hecho en los últimos años es cómo podemos trabajar juntas para mejorar el bien común. Qué estamos dispuestos a perder para que ganemos todos, qué palabras estaremos dispuestos a dejar de pronunciar para utilizar las palabras que otros nos presten. Cómo vamos a ponernos de acuerdo en lo que no estamos de acuerdo sabiendo la imperiosa necesidad que tenemos de mejorar la vida de muchas personas.

Hace poco más de una semana comencé una nueva etapa de trabajo en la Dirección General de Salud Pública de Asturias. Los responsables directos de haber iniciado esta nueva etapa son los compañeros y compañeras de trabajo que me han animado a ello, la familia que ha apoyado y cuidado la decisión y sobre todo Pablo Fernández Muñiz, Consejero de Salud, por su confianza en mí para esta responsabilidad. La decisión no fue sencilla y en ella tuvieron mucho que ver los anteriormente citados. Por otra parte, y por varios motivos, la decisión fue casi automática sin pensar en ninguna posteridad.

El ánimo para emprender esta nueva etapa sigue siendo parecido al de los últimos años: trabajar fuerte todos los días, leer, entender que los procesos son colaborativos y que es necesario sumar, asumir las limitaciones, cuidarnos entre todas, no perder sentido crítico y no perder tampoco sentido del humor, ser generosos y entender que todos los logros -pero también algunas derrotas- son colectivas. Y también, como me decía un querido compañero, sobre todo no dejar de escribir poesía.

Pero posiblemente otro de los elementos fundamentales que hemos ido aprendido durante estos años -en un trabajo desde la administración que es menos visible, reconocible y llamativo que en otros ámbitos- es entender que los cambios a veces van muy lentos y que realmente nuestro objetivo es plantar árboles sabiendo que quizás nunca nos sentaremos a su sombra. Esa es la frase tan guapa de esta secuencia de After Life: “Una sociedad madura cuando los viejos plantan árboles a la sombra de los cuales saben que no se sentarán nunca”. Y puede ser un buen lema para entender muchos de los procesos que necesitamos en nuestras sociedades y en nuestra democracia.

En fin. Muchas gracias a todas las personas que habéis escrito y enviado mensajes de cariño durante todos estos días. No olvidéis que tendremos que sumar entre todas 🙂

Transcripción de la escena:

-Erm I need some advice. I wanted to kill myself.
And when I couldn't, or hadn't, I thought, "Okay.
If I'm gonna do this carrying on living thing, it's gonna be on my terms, I'm gonna do what I want, and I've always got suicide to fall back on.
-Got to have a backup.
-Exactly.
But it didn't go to plan.
Erm At first, I thought it was like a superpower.
I can do anything.
Who cares? What's the worst that can happen? Nothing can hurt me because I can always kill myself, you know? And But then I realized you can't You can't not care about things you actually care about.
You can't fool yourself and And, err it was something you said, that it's not all about me, and even though I'm in pain, it's worth sticking around to maybe make my little corner of the world a slightly better place.
-That's all there is. Happiness is amazing.
It's so amazing, it doesn't matter if it's yours or not.
There's that lovely thing, "A society grows great when old men plant trees, the shade of which they know they will never sit in.
" Good people do things for other people.
That's it.The end. And you're good, Tony. You have so much to give.
Smart fun lovely.
- You forgot "sexy," 
- but Yeah, well, didn't want to be too obvious.
- If you were 20 years younger, right? 
- Exactly. Mind you, if I was 20 years younger, I think I could do better.
- Yeah, definitely.
-  Ah.

4 comentarios sobre “Plantar árboles sabiendo que quizás nunca nos sentaremos a su sombra

  1. Enhorabuenas Rafa, lo tienes bien merecido! eres un referente para much@s de nosotr@s por tu generosidad, capacidad de trabajo, creatividad, ternura, proximidad, entusiasmo, capacidad de crear sinergias, tejer redes…, tan imprescindibles en comunitaria!
    Sigamos plantando, aunque nosotr@s no podamos disfrutar de la sombra de todos estos árboles que crecerán seguro!
    Un abrazo grande!!

    Me gusta

  2. Estimado Rafael.
    Agradezco enormemente este artículo, me remueve el alma y me da fuerzas el sentir que aunque la distancia nos separa, nos une el amor por lo que hacemos. Trabajo en atención primaria en Chile y muchas veces por avanzar en el bienestar común y contra el tiempo, olvidamos que en ese bienestar también estamos incluidos nosotros como equipos, que debemos cuidarnos y como tú lo indicas asumir que las derrotas también son colectivas, por tanto, mirar nuestros propios activos y unirnos en pos de la comunidad, me hace mucho sentido.
    Qué ganas de compartir contigo y aprender de tus logros y fracasos para unir fuerzas, sólo agradecer, agradecer y agradecer.
    Un abrazo! Marlene

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s