Diálogos con mi residente: Play it fucking loud

Querido residente, la actitud es un tema importante. No, no pienses en lo primero que se te venga a la cabeza cuando piensas en actitud que probablemente sea un deportista gelipollas haciendo el mannequin challenge . No es tampoco asertividad. Ni tampoco coherencia de esa judeomasónica y de plan de pensiones. Probablemente es algo más.… Leer más Diálogos con mi residente: Play it fucking loud

Diálogos con un residente (V): preguntas de investigación

Mi querido residente hace tiempo que no me comenta mucho, perdido que anda en una maraña de rotaciones que lo tienen en una especie de existencia mestiza entre El Proceso, The Game, Mujercitas y Los Goonies. El muy pillastre me ha escrito recientemente con la idea de iniciar su periplo investigador. Yo le he dicho… Leer más Diálogos con un residente (V): preguntas de investigación

Diálogos con un residente: consejos para el 2016 (IV)

-Querido Maestro, buenas noches, te veo extraño. Más que extraño parece que tienes un nistagmus con exoftalmos y tu atlas y axis están girando sobre su eje como el Pulpo en las ferias del barrio. ¿Estás meditando? – Mi imposible aprendiz de pichón. Lejos de la meditación estaba en un período de climax. Y no de ese… Leer más Diálogos con un residente: consejos para el 2016 (IV)

Diálogos con un residente (II): yo participo, tu participas, ella participa, nosotros, vosotras, ellos y ellas participan.

– Querido Maestro te veo hoy un poco taciturno mirando el atardecer asturiano. – Pequeño ruiseñor, qué bien te veo, estaba pensando en ofrecerte una de mis lecciones magistrales pero estoy un poco melancólico mirando estas nubes que se van allá por poniente y creo que más que lección será un aforismo. – Aforismo, lección,… Leer más Diálogos con un residente (II): yo participo, tu participas, ella participa, nosotros, vosotras, ellos y ellas participan.

Navaja de Ockham: empezar a dejar de hacer cosas (notas para mi residente)

Tuve que hacer un domicilio imprevisto. Pese a no formar parte actual de mi trabajo, por otras circunstancias, me tocó hacer un domicilio. El barrio ha cambiado. Cuesta más aparcar. Han cerrado muchas tiendas. Los bares siguen llenos de exceso de mortalidad masculina. Y sus mitades, de no estar ahí, seguirán detrás de las ventanitas… Leer más Navaja de Ockham: empezar a dejar de hacer cosas (notas para mi residente)