salud comunitaria

"if the major determinants of health are social, so must be the remedies" Michael Marmot


Deja un comentario

Stardust memories (V): Darjeeling Limited

Publicado en Contemporáneos, noviembre 2007

TD_4968

 

Hotel Chevalier
The Darjeeling Limited

Alguna vez se me escurrió también un niño entre los dedos. Era estudiante aún, el niño se llamaba Melanio y vivía en Tariquía. La familia nos pidió que fuéramos a verlo a casa y que tratásemos de hacer algo. El rostro era un dolor. Recuerdo perfectamente los párpados y los labios. Dolían. Lo agarramos fuerte para que no se fuera contra las piedras, pero no teníamos suficiente fuerza en los dedos ni en la cabeza ni en los antibióticos ni en los fármacos ni en nada para bajar la fiebre y domar los roncus.
También tuve varios hermanos y desaparecieron. Y también hicimos viajes para encontrarnos y perdernos de nuevo otra vez. A veces fingimos reecuentros o reuniones simuladas e hicimos señas raras con los dedos para reconocernos conversaciones lugares comunes sigues fumando o no has cambiado nada o sigue la casa del pueblo o cómo están tus padres o tus hermanas o llevas las mismas gafas o está todo tan diferente o cómo has crecido o menguaste o qué pronto anochece ahora o dame tu teléfono y nos llamamos o es una pena encontrarnos sólo en situaciones así pero al menos siempre tan muertos de risa por todo.
Y también tomamos varias veces el Darjeeling Limited y nos movíamos despacio pero tan ágiles saltando en los vagones, dejando atrás pasajeros o desechando maletas, volviendo de madrugada intoxicados o partiendo a las siete de la tarde un viernes y tu aplastándome el pelo. O simplemente esperamos el Darjeeling Limited en los andenes aquellos en los que componíamos música mirando al cielo y simultaneando las nubes como notas en el pentagrama de cables que chirriaba y el viaje a veces nos llevó años lejos de casa para llamarnos de otra forma y que nos besaran en otro idioma y también desnudos en habitaciones en París fumando Gitanes y chillando en Ars et Métiers y otros años el viaje era aquí en la mesa del estudio en trayectos cortos entre los lápices y la mancha del café y la sombra del visillo y el plato lleno de migas y el teléfono y esa sensación de nuevo en casa tanto tiempo viajando para ahora sin palabras por fin entender casi algo de nuevo al fin. Pero ese casi siempre nos salva revistiéndonos el misterio.

 

 


Deja un comentario

Stardust memories (IV): me acuerdo

Publicado en Contemporáneos, enero 2012

“Convencido de que el recuerdo lo guarda todo y no solamente a las Albertinas y a las grandes efemérides del corazón y los rincones, me obstinaba en reconstruir el contenido de mi mesa de trabajo en Floresta, la cara de una muchacha irrecordable llamada Gekrepten, la cantidad de plumas cucharita que había en mi caja de útiles de quinto grado, y acababa temblando de tal manera y desesperándome (porque nunca he podido acordarme de esas plumas cucharita, se que estaban en la caja de útiles, en un comportamiento especial, pero no me acuerdo de cuantas eran ni puedo precisar el momento justo en que debieron ser dos o seis), hasta que la Maga, besándome y echándome en la cara el humo del cigarrillo y su aliento caliente, me recobraba y nos reíamos, empezábamos a andar de nuevo entre los montones de basura en busca de los del Club”

Julio Cortázar. Rayuela
A modo de plagio infame del “Me acuerdo” de Georges Perec

 

I

Me acuerdo que en la esquina de la cocina, al lado de la ventana, había un cubo de jabón lleno de indios, vaqueros y soldados.

II

Me acuerdo que la esquina de mármol de la mesa de la cocina estaba rota.

III

Me acuerdo que la panera era de color rojo

IV

Me acuerdo de la tapa de plástico negro que cubría la radio encima de la nevera.

V

Me acuerdo de las dos ruedas de la radio: la grande para sintonizar, la pequeña para dar volumen

VI

Me acuerdo de la luz de julio en el edificio de Zoila.

VII

Me acuerdo del color del chal que gastaba mi abuela, pero no he recordado nunca la palabra que se ha designado para nombrar ese color.

VIII

Me acuerdo de mi abuelo sentado a los pies de mi cama. Yo estaba enfermo. El me prometió mi primera bicicleta

IX

Me acuerdo del azucarero rojo encima de la mesa de la cocina.

X

Me acuerdo de una camiseta amarilla, con mi nombre impreso encima del dibujo de un avión.

XI

Me acuerdo de la alfombra encarnada de la salita y de los relieves que hacía y cómo nos servían para jugar con los vaqueros.

XII

Me acuerdo del camino del colegio en el autobús: de un arrabal triste en Contrueces. Siempre que pasaba por allí pensaba en un nombre. Siempre que pasaba por allí sonaba en mi cabeza la misma canción

XIII

Me acuerdo de verme a mi mismo mirando a mi abuelo dormir la siesta apoyado en la silla contra la ventana.

XIV

Me acuerdo del olor del quinto en República Argentina. Concretamente el olor de las novelas que había en la estantería de la habitación donde dormía.

XV

Me acuerdo que un verano cazamos hasta cuarenta y cinco moscas en un día.

XVI

Me acuerdo de casi todos los títulos de los diez libros de Julio Verne que teníamos en el salón. El primer era “Veinte mil leguas de viaje submarino”, el último “Los hijos del Capitan Grant”. Me acuerdo que poníamos el nombre y la edad a nuestros libros.

XVII

Me acuerdo la primera vez que me hicieron llorar en el colegio.

XIX

Me acuerdo de mis primeras gafas y cómo me las puse por la cabeza como si fueran un sombrero.

XX

Me acuerdo de las esquinas de la Avda de Schultz y de Manuel Llaneza donde pronunciaba la palabra Inyen.

XXI

Me acuerdo de una luna del mes de agosto y del viento soplando a la orilla del río en un pueblo de Castilla.

XXII

Me acuerdo de la primera vez que estuvimos juntos.

XXIII

Me acuerdo de la última vez que estuvimos juntos.

XXIV

Me acuerdo de las nubes en Uig y del menú en el pequeño restaurante en el puerto.

XXV

Me acuerdo que durante muchos días, de pequeño, se repetía la misma pesadilla: un monstruo salía detrás de las cortinas de un recibidor viejo y me asustaba. Siempre me despertaba llamando a mi madre.

XXVI

Me acuerdo que mi madre no dejó de venir a la habitación ni una sola noche.

XXVII

Me acuerdo que me acariciaba el pelo y me decía: “Tranquilo hijo, tranquilo, sólo era un sueño”

XXVIII

Me acuerdo de los gatos y del patio interior de la buhardilla.

XXIX

Me acuerdo de la canción que me venía obsesiva a la cabeza la noche del día antes de examinarme.

XXX

Me acuerdo de las sillas del Arango, del Robledo y del Maria Cristina.

XXXI

Me acuerdo de cómo se veía el mar desde la casa de Arguero y como picaba la hierba recién segada en las piernas y en los brazos.

XXXII

Me acuerdo de la luz en aquel edificio en Lisboa. Y me acuerdo que era la misma que había visto crecer en Zoila.

XXXIII

Me acuerdo cuando naciste y te tuve en brazos y cómo me miraste y cómo se me puso el pecho.

XXXIV

Me acuerdo del papel en el fondo de los cajones de la habitación en Villamediana. Me acuerdo de las citas de canciones que escribía de adolescente.

XXXV

Me acuerdo del tacto de las maderas del Pont des Arts y de cómo olían las luces.

XXXVI

Me acuerdo del mar.

XXXVII

Me acuerdo de la arena y de las balsas que construíamos, veranos interminables, en la orilla.

XXXVIII

Me acuerdo de Liquerique saltando olas y luego bebiendo cerveza en el Cantábrico.

XXXIX

Me acuerdo del olor a tiza y goma de borrar y papel que tenían las clases.

XL

Me acuerdo de comprar el Hatful of Hollow de Smiths en Paradiso. Era diciembre, hacia frío, llovía, llevaba una gabardina vieja, era feliz.

XLI

Me acuerdo de tu cara en el sofá, era feliz.

XLII

Me acuerdo de tu cara en el coche, era feliz.

XLIII

Me acuerdo de Primera Memoria y del color que debía tener una parte del mundo que yo aún no sabía.

XLIV

Me acuerdo de todos los objetos que había en la mesa de un bar en Plaza España, Maó, en una tarde de septiembre, lloviendo.

XLV

Me acuerdo cuando Dana Andrews encendió el foco del despacho de interrogatorios para preguntarle a Gene Tierney qué estaba pasando.

XLVI

Me acuerdo de los viajes al sur con mi padre

XLVII

Me acuerdo de los domingos en la nave, el olor a serrín, la oficina y los muebles llenos de polvo.

XLVIII

Me acuerdo una mesa redonda con tapete verde y un cristal partido donde cenábamos.

XLIX

Me acuerdo de sábado cine. Y de Hitchcok. Y del Fantasma de la Ópera. Y de La Vida Secreta de Walter Mitty. Y del Temible Burlón. Y de Horizontes de Grandeza. Y de Río Bravo y la escupidera. Y de un Lugar en el Sol.

L

Me acuerdo que el primer libro de Rayuela que tuve olía a ambientador de coche.

LI

Me acuerdo de la última vez que vimos juntos My fair lady.

LII

Me acuerdo que ninguno de los dos queríamos que la película terminase nunca, nunca

LIII

Me acuerdo que me dijiste: Hijo, estoy cansado, mejor la dejamos aquí y la vemos mañana.

LIV

Me acuerdo que al día siguiente no despertaste más.


Deja un comentario

Stardust memories (III): Smara. Sasa

(Sasa. Niña saharaui en el exilio.
El pueblo Saharaui viviendo 40 años en el exilio)

Se levanta y se sienta de nuevo sobre sus piernas dobladas.
Escribe solemne
en su cuaderno de tapas de árboles y azulejos de colores.
Sonríe y levanta los ojos como lunas
que velan los gorriones
con el pecho ajetreado de amatistas.
Así hace, sin quererlo, si la llamas por su nombre Sasa.

Escribe en silencio.
Y la tinta sale de sus manos bajando al suelo
escapándose como una planta de luz con flores hacia el techo.
Se levanta de nuevo. Como una princesa eterna.
Come en silencio. Mueve las manos sobre el plato
haciendo girar el arroz.
Y la boca es un sacramento bajo los ojos.
Callada como el desierto se despide.
Nos da las buenas noches.

Se tumba en el suelo de la haima.
Vestida con el collar de cuentas azules
nombrando su cuello con oraciones ocultas.
Se tumba en el suelo y duerme.

Con el vestido que vive sueña.

Y sueña que vuelve del mar. Que es una niña sirena
y que el océano unge su cuerpo con algas y estrellas,
trenzas en peces turquesas, caballitos y nomeolvides.
y descubre en sueños un agujero en la costa,
Un sendero río arriba para que su pueblo acierte
Por fin
El camino de vuelta a casa

 

 

SAHARA DAKHLA 2  M.ROJAS

 

Fotografía de Mario Rojas


1 comentario

Stardust memories (I)

En 1998, en el primer curso que dio X. trabajando en drogodependencias, una mujer le dijo.
– Ustedes son un poco insistentes con el tabaco. Trabajo más de diez horas al día y apenas tengo tiempo libre. No sé. Yo no soy una experta en esto, pero si viviera mejor estoy segura que fumaría menos. Estando como estoy encima para quitarme esto.
Cuatro años antes mientras X. trabaja en un piso de acogida a sin techo, El Chato le había dicho, profundamente triste y borracho.
– Me gusta mucho fumar. Estando como estoy, el cigarrillo es mi amigo, me acompaña, hace que no me sienta solo, hablo con él, nos contamos.

 

Urban Design

Urban Design

 


Deja un comentario

Evaluación de los efectos de la Ley de Barrios sobre cambios en salud y las desigualdades de salud

Texto redactado por Roshanak Mehdipanah, Davide Malmusi, Esther Marín, de la Agencia de Salud Pública de Barcelona, para el blog Salud Comunitaria.

 

“Una de las cosas que se pelearon mucho para que se hicieran, fueron los ascensores de la calle Alcántara. Esto ha sido estupendo porque si no para poder subir a la montaña caminando era imposible, imposible era para nosotros”

 

Son palabras de Isabel, vecina y activista del Grupo de Fibromialgia del barrio de Roquetes en Barcelona.  Cuando pensamos en ascensores y escaleras mecánicas solemos asociarlos con la pereza frente al ejercicio físico. Pero no siempre es así, cuando estos elementos abren accesos y facilitan la movilidad de las personas, como en este barrio situado al pie de una sierra de Barcelona.

Este proyecto es uno de los muchos realizados en el marco de la Ley de Barrios, implementada por la Generalitat de Catalunya entre los años 2004 y 2011 en un total de 141 barrios. La ley promovió la regeneración urbana con mejoras en diferentes áreas como reformas o construcción de centros cívicos, urbanización de calles y plazas, o programas sociales. Combinando criterios de privación socioeconómica y de calidad de los proyectos presentados por los propios ayuntamientos, la Ley ha sido también una oportunidad de dar respuesta a largas reivindicaciones vecinales, como cuenta Isabel.

En 2010, empezamos una evaluación sobre el impacto de la Ley de Barrios en la salud de las personas que viven en los barrios intervenidos dentro del proyecto SOPHIE. A pesar de haberse estudiado los efectos de nuestro entorno sobre nuestra salud, aún cuesta relacionar cómo la reforma de una calle o un edificio pueda afectarnos a nivel físico y mental. Para poder aproximarnos a estas relaciones, hemos combinado métodos diferentes o mixtos que complementaran uno a otro.

El pasado mes de Mayo, publicamos los resultados cuantitativos, comprobando una evolución positiva de la salud percibida en la población residente en los barrios intervenidos, tanto mujeres como hombres. En cambio, no se han detectado cambios en la población de los barrios no intervenidos con características socioeconómicas parecidas.

También se ha podido ver que los efectos de la Ley de Barrios no han sido iguales en toda la población. Se ha observado un mayor efecto sobre la salud percibida en las personas de clase trabajadora, reduciéndose las desigualdades por clase social dentro de los mismos barrios.

Estudios como éste, muestran no solo los efectos de intervenciones complejas como ésta, sino también los posibles mecanismos que las ligan con la salud y las desigualdades en salud. Como explica Isabel, cuando quitas barreras físicas, las personas con problemas de movilidad pueden no solo caminar mejor pero también acceder a servicios y zonas que antes eran inaccesibles para ellos. Otros mecanismos podrían ser la posibilidad de relacionarse en espacios y centros públicos, y el orgullo de vivir en un barrio mejorado y de verlo finalmente atendido por las administraciones públicas.

Hemos querido resumir los resultados y conclusiones de nuestro estudio en este vídeo.



Deja un comentario

Curso de introducción a la salud comunitaria en la Escuela de Salud Pública de Menorca 2014

¿A lo largo de tu vida profesional y formativa has recibido menos de 15 minutos de formación sobre lo que es la Salud Comunitaria y la Promoción de la Salud? ¿Puedes recitar de memoria un enorme listado de epónimos y síndromes pero no podrías hablar diez segundos sobre la participación comunitaria?¿Piensas que Los Determinantes eran un grupo de los 80? ¿Crees que Las Causas de las Causas es un culebrón de la sobremesa? ¿Confundes la salud pública con la salud púbica?¿Piensas que el salubrismo es una desviación sexual o un problema en las glándulas salivales?¿Piensas que la Comunidad es sólo una película de Alex de la Iglesia? ¿Qué papel tienen en la salud de la población las personas que trabajan fuera del sistema sanitario?¿Crees que es posible aprender sobre salud comunitaria, participación comunitaria y promoción de la salud en una isla dentro de una isla del 24 al 26 de septiembre? ¿Estás preparado/a preparada para acudir a un curso mítico?¿Ya se te está poniendo la piel de gallina?

 

“La salud se gana y se pierde en todas las acciones de la sociedad”
Ildefonso Hernández Aguado

.
Por todo ello nos complace enviaros la información correspondiente al curso de introducción de Salud Comunitaria que se desarrollará este año dentro del programa de la Escuela de Verano de Salud Pública de Menorca entre los días 24-26 de septiembre. El título del curso es “El centro de salud no es el (único) centro de la salud” y dará una visión global sobre aspectos relacionados con los determinantes de la salud, la promoción de la salud, sobre cómo trabajar en el territorio con los diferentes agentes de salud y como iniciar en este mismo territorio intervenciones comunitarias a través de procesos participativos con análisis de situación de problemas y de activos de salud.
El curso, que parte de la experiencia que se tiene en Asturias en formación en este área desde el año 2005, será impartido por Rafa Cofiño y Miguel Prieto de la Dirección General de Salud Pública de Asturias. colaboradores de la Unidad Docente de Atención Primaria de Asturias y por Patricia Crespo de la Unidad Multiprofesional de Atención Familiar y Comunitaria de Alicante.
Para cualquier duda o aclaración no dudéis en contactar con nosotros*.

 

*El curso no recibe financiación de ninguna industria farmacéutica, alimentaria, armamentística o derivadas. Los docentes han renunciado a la remuneración docente del curso para disminuir, en lo posible, el coste de las inscripciones al mismo.

 


Deja un comentario

No al encarcelamiento de Carlos y Carmen

 

20140615_173941
20140615_173824

rcf

Como profesionales de la salud y como ciudadanos y ciudadanas, expresamos nuestra preocupación por la represión y criminalización de la respuesta cívica y concretamente de la situación de Carmen Cano y Carlos Bajo como se expresa de forma detallada en el siguiente texto.

Por ello proponemos:

1. Os animamos a participar en la petición que se remitirá al Ministerio de Justicia para la concesión de indulto (es urgente: la carta se remitirá el martes).
Bien firmando directamente aquí:
https://www.change.org/es/peticiones/ministerio-de-justicia-concedan-el-indulto-a-carlos-y-carmen
O bien remitiendo vuestro modelo de carta personalizada (que podéis descargar aquí) a a la siguiente dirección:
stoprepresion.acampadagranada@gmail.com

2. Os invitamos a difundir la información sobre el caso de Carlos y Carmen en todas las asociaciones, plataformas, sociedades científicas y colegios profesionales de vuestro entorno relacionadas con sanidad y salud. Consideramos que establecer un proceso de reflexión y debate sobre este asunto puede ser muy enriquecedor para evitar que vuelvan a ocurrir situaciones similares.
http://carloscarmenabsolucion.wordpress.com/

3. Animamos e invitamos a dichos colectivos a implicarse y como hicieron otras asociaciones, sociedades científicas y colegios profesionales, a difundir y denunciar la desproporcionada pena impuesta en el caso de Carlos y Carmen.

4. Podéis difundir vuestra fotografía solicitando el indulto para Carlos y Carmen y que se detenga su proceso de encarcelamiento. (descargar cartel aquí)


Deja un comentario

¿Cómo se pueden medir las distancias?

Los ritos de Danaus Plexippus. W.F Bryce. 19XX

“Diferentes autores (Yasuda 1967; Millet 1956) señalan que es una pobreza de espíritu tratar de medir distancias con el sistema métrico decimal o derivados. Algunos conceptos como los años luz, las distancias lunares, las unidades astronómicas y los pársec, aunque más poéticos y embellecedores, no dejan de ser una pátina mentirosa que disimulan pero no solventan el problema. Lo mismo, pero en sentido diferente, si utilizamos femtómetros, atómetros, zeptómetros o yoctómetros.
¿Cómo es posible estar más cerca de una estrella que está explotando a miles de billones de kilómetros que de este señor pedante y rancio al que huelo su espalda aquí ahora mismo en el semáforo?¿Cómo es posible estar más cerca de ese pescador que en este mismo momento, -apostemos que el tiempo es el mismo, en otra parte del planeta- mide el horizonte con la mano que de este ciudadano pulgueiro que saca lustre a su coche de edición de lujo?¿Cómo más cerca de esa mano gastada en el chal en el otro extremo de la ciudad que de esta misma que ahora escribe?
Sería preciso tratar de incluir otras variables para ser más, no sé si científicos o al menos precisos, cuando afirmamos “está cerca” o “está lejos”. Detallar en que medida la descripción minuciosa de algunos de los objetos o personas, la utilización de determinados calificativos, pondera dicha distancia.
Es decir.
El árbol yermo de aquella llanura ahora mismo está solo y pese a estar en un país africano, y tú en un europeo, cerca. (¿Puede que la soledad confiera cercanía?).
Esa estantería de documentos muertos está cansada y lejos, muy lejos, pese a estar en tu oficina. (¿Puede ser el cansancio distante?)
Ese cristal triste desde donde ves el mundo también está lejos pese a que lo soplas todas las mañanas. (¿La tristeza inviste a los cuerpos de lejanía?)
Pero también: esa silla aunque esté triste y en un pueblo al que nunca volveremos en el sur de Kamchatka está cerca, inmensamente cerca. (¿La tristeza puede ser también cercana?¿Es cercana porque además de ser triste nunca volveremos a ella?¿Si supiéramos que ibamos a volver sería lejana?)
El sabor del mar que no probaste, pese a no haberlo probado, o quizás por eso mismo, está cerca y lo puedes llevar en los labios todo el día. (¿Es plausible que lo desconocido, lo que imaginamos, se acerca más a nosotros?¿lo desconocido y cercano, por eso mismo, puede ser además eterno?)
La cama donde duermo está distante, mientras la cama donde otra persona duerme está cercana. (¿Produce la ternura desorientación en el espacio?¿Y el deseo?)
El fenómenos más curioso de las medidas es con uno mismo. Aquí la definición de variables se tuerce (…) Realmente quien más cerca puede estar de uno es uno mismo. Pero esto muchas veces no es así. Puedes estar cerca al levantarte, mascando las calles y dando vueltas sorteando bordillos, pero puedes estar lejos en el postpandrio (la hora más triste de todas). Puedes estar cerca de nuevo en algunos momentos antes de caer la noche, al depositar hormigas en los ceniceros pero luego llega la luna, cae esa rienda suelta de demagogía que traen los tránsitos nocturnos, las alevosías, los arrayanes y nomeolvides y te alejas, te alejas, te alejas…sin micrones, decámetros, centímetros ni hostias que te ayuden a medirte. Necesitamos método”.


Deja un comentario

Estilos de vida versus Condiciones de vida.

Complementando algunas de las cuestiones que salieron en la entrada de ayer en el blog de ayer sobre las causas de las causas.
El estupendo Boletín de Salud Poblaciónal del Servicio de Estudios e Investigación Sanitaria del Gobierno Vasco, en su presentación del primer número, hacía la siguiente reflexión:

Es bien conocido el papel primordial de los servicios de atención sanitaria en la promoción de la salud y en la prevención de la enfermedad. Hasta muy recientemente, el foco principal de atención de los servicios de salud han sido las actuaciones dirigidas a las personas con problemas de salud o con alto riesgo de enfermar. Sin embargo, además de preguntarnos porqué una persona desarrolla una enfermedad (e intentar prevenirla), necesitamos conocer y actuar sobre los factores que determinan la distribución del factor de riesgo en la población, es decir las “causas de las causas” de la salud y de la enfermedad. Los avances en la salud de una población requieren, así, ir más allá de las intervenciones individuales dirigidas a los factores de riesgo individuales, y extender su campo de actuación a los determinantes poblacionales de la salud (Figura 1).

La figura 1 a la que hacen referencia es la siguiente y es sumamente ilustrativa. Mírenla pensando lo siguiente: ¿Es posible tener salud con 418 euros al mes? Imagínense a María Teresa …

Captura de pantalla 2014-06-04 a las 20.32.19

En el documento del borrador de la “Estrategia de Atención a la Población con Enfermedad Crónica en Asturias” insertamos dos tablas donde, de una forma muy esquemática se presentan algunos de problemas de salud – más relacionados con “cronicidad”- y  su relación con los estilos de vida y con las condiciones de vida (Siempre viene bien revisar la celebérrima diapositiva de Diez-Roux para entender cómo las condiciones de vida están antes de los estilos de vida o volver hacia la cascada que presentamos ayer de cómo malas políticas pueden alterar contextos, epigenéticas y cascadas hormonales y mecanismos inflamatorios y coronarias). De una forma muy gráfica se puede ver que actuar sobre condiciones de vida tiene más impacto en mejorar problemas de salud de cronicidad que actuar sobre estilos de vida.

Captura de pantalla 2014-06-04 a las 20.44.24

 

 

 

Captura de pantalla 2014-06-04 a las 20.44.36

(Referencias:
Dirección General de Salud Pública. Estrategia de Atención a la Población con Enfermedad Crónica en Asturias, 2014. Asturias: Gobierno del Principado de Asturias.
4. Wilkinson R, Marmot M. Los Determinantes Sociales de la Salud. Los Hechos Probados. 2.a ed. OMS 2003. Edición española, Ministerio de Sanidad y Consumo; 2006.
5. Cohen S, Janicki-Deverts D, Miller GE. Psychological stress and disease. JAMA. 2007 Oct 10;298(14):1685–7.
6. Montaner I, Foz G, Pasarín MI. La salud: ¿un asunto individual? AMF 2012;8(7):374-382
7. Australian Institute of Health and Welfare (AIHW) 2002. Chronic diseases and associated risk factors in Australia, 2001. Canberra: AIHW.
8. Stand inside your love 


2 comentarios

Las causas de las causas. La Plataforma de Afectados por la Hipoteca es una intervención con evidencia científica demostrada

Júlia Ojuel , en una magnífica editorial en el número de marzo de AMF, señalaba algunas reflexiones nítidas sobre cómo determinados problemas de base social pueden acabar convirtiéndose en problemas individuales cuya solución pasa por la medicalización. El inicio de la editorial es contundente:

«El 70% de las personas que piden ayuda a Cáritas para mantener su vivienda padecen depresión o ansiedad.»

Hace pocas semanas aparecía este titular en los diarios. En la noticia se denunciaba el empeoramiento de la salud mental debido a la precariedad económica. Llama la atención, sin embargo, el desplazamiento que se produce al presentar un problema social como un diagnóstico psiquiátrico centrando la atención en la reacción de angustia y no en la causa; como si fuera una actitud individual susceptible de tratamiento psicológico y/o médico por una reacción de «mala adaptación», cuando es precisamente adaptativo y funcional sentirse mal ante la perspectiva de perder la vivienda. Si llamamos ansiedad a la necesidad y depresión a la desesperanza, podemos estar vaciando de contenido lo que es una reacción ante la injusticia.

Este abordaje hacia los resultados finales descuidando las causas de las causas es un elemento recurrente en muchas de nuestras intervenciones. En una bonita revisión sobre mortalidad y desempleo del 2011 que ya presentamos aquí en su momento, los autores en vez de proponer el abordaje de la causa de la causa (el desempleo) animan a ser más agresivos con las intervenciones de screening cardiovascular. En el texto de AMF se señalan más ejemplos donde los verdaderos agentes que deben solucionar esos problemas están fuera del centro de salud. Es decir el abordaje de las causas de las causas o como señala el mantra del blog si las causas son sociales, el abordaje debe de ser social. Y también cuál debería ser el planteamiento desde el contexto de la consulta:

” Nuestro trabajo en la consulta, ante una demanda de tipo psicosocial, abarca el acompañamiento, a veces la terapia breve, la oferta de un espacio de escucha y empatía y, si es necesario, actuaciones legales, como un informe a la fiscalía en caso de maltrato o desamparo. En cualquier caso, estas demandas las asumimos como propias y ofrecemos soluciones terapéuticas, entre las que la medicación debe ser excepcional. Consideremos también como una herramienta efectiva devolver a la escena social los problemas sociales, empoderar a las y los pacientes para que no vivan su angustia como una debilidad o una enfermedad, sino como producto de una realidad que se puede transformar, animar al afrontamiento, a la movilización, al cambio social y a la participación en colectivos”

El párrafo es muy clarividente y describe el proceso de acompañamiento que es necesario hacer desde la consulta para pasar del escenario uno (consulta), al escenario dos (calle) o al escenario tres (movilización social) como se describía visualmente en APXII y el proceso de empoderar al paciente como ciudadano/ciudadana para realizar una función de abogacía en salud (un término que no tenemos muy apropiado en nuestro contexto incluso por los profesionales que trabajan en el ámbito de la salud pública o de la promoción de la salud). Abogacía en salud como ciudadanía y no sólo como pacientes. Este punto también es importante. Nuestras escuelas de formación de pacientes expertos deberían tener incorporadas esta perspectiva de causas de las causas y de los determinantes de la salud para poder hacer una revisión crítica de cuánto depende de mí enfermedad, de mis estilos de vida o de las condiciones de vida donde se desarrolla un proceso determinado.

¿Dónde actuar?

En otra editorial anterior en AMF , hablando sobre cómo el código postal puede modificar también el código genético (ese adagio de la Robert Wood Johnson Foundation que tanto nos gusta) presentábamos un modelo donde se integraban contexto y condiciones de vida, biología, conductas y resultados de salud. El esquema parte del marco conceptual de los determinantes utilizado por la Comisión para Reducir las Desigualdades en Salud (2010) y resumen también las diferentes actuaciones que habría que establecer tanto hacia la izquierda de la imagen como a la derecha para mejorar la salud poblacional. El esquema explica claramente la revisión citada anteriormente sobre mortalidad y desempleo: los factores de riesgo cardiovascular son mayores en personas desempleadas y su probabilidad de mortalidad prematura (y evitable), pero las soluciones no sólo pasan por identificar factores de riesgo o actuar sobre conductas, el impacto es poco si no se tapona la herida donde realmente está sangrando que es en el contexto (políticas injustas) y en las condiciones (condiciones de empleo y trabajo).

2013_10_11_10_37_03

 

Lógicamente la actuación sobre esas dos primeras esferas de la izquierda no debe realizarse por el centro de salud, como decía Júlia, Marmot, Rose, Virchow – y bastantes muchos más – las causas sociales han de solucionarse desde la esfera de lo social o desde la Política con mayúsculas.
En mi opinión un término que distorsiona el mensaje es la palabra “Salud”. Cuando se sigue hablando de Salud o de Salud en todas las Políticas (que es uno de las propuestas conceptuales de actuación intersectorial propuestas por la OMS) al hablar de Salud seguimos pensando en elementos intermedios sobre todo relacionados con estilos de vida o conductas saludables o con abordaje clínico. Probablemente tendríamos que pensar en otro término más neutro “Bienestar”, no sé, algo que ayude a los diferentes sectores que trabajan en otros ámbitos no sanitarios a comprender su papel clave en la salud/bienestar de la población y para que los que trabajan en sectores sanitarios comprendan también el papel clave de aquellos.
Uno de los elementos claves en algunos procesos de trabajo intersectorial local es precisamente alcanzar ese glosario común. Identificarnos en un mismo lenguaje que permita integrar el papel clave que tienen los diferentes agentes. Ojo, obviamente los que actúan en factores de la izquierda (desde fuera) o hacia la derecha (más clínicos, desde dentro).

¿Qué impacto tiene en la salud la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH)?

¿Podemos decir que las intervenciones y movilizaciones de la PAH tienen evidencia científica demostrada? Bueno tanto el titular del post o de la pregunta tienen trampa y sirven más de reclamo a hacerse preguntas que a tratar de resolver la cuestión en este blog de forma precipitada. Hay ya mucho escrito sobre la complejidad de las intervenciones en salud pública y promoción de la salud y el planteamiento crítico de lo que supone evidencia en dichas intervenciones. NICE ya ha incluido esa complejidad en un modelo de gradación propuesto para sus guías clínicas de salud pública. E incluso, actualmente, el propio modelo de evidencia precisa ser revisado dentro de los límites de las propias intervenciones clínicas.
Y ya hay descritas muchas actividades intersectoriales y cómo pueden influir en la salud poblacional. Y muchas de ellas evaluadas. Siendo la evaluación un elemento clave para poder considerar y valorar su impacto en el Bienestar de la población. Muy recientemente se ha publicado en el Journal of Epidemiology and Community Health, en el contexto del SOPHIE Project, un potente estudio con el resultado de la evaluación de los efectos en la salud de la Llei de Barris en Barcelo (ver video).
Desde esta perspectiva es importante considerar qué intervenciones de Salud Comunitaria (Bienestar Comunitario) se están desarrollando en nuestra comunidad y qué papel tienen en el abordaje de las causas de las causas
¿Qué papel está haciendo en abogacía de la salud y en señalar las causas de las causas Alambique?¿Qué papel tienen en reforzar espacios de debate y reflexión Acción en Red Asturies o el hoy desalojado CSOA La Madreña?¿O qué impacto en promover educación en participación Partycipa y dinamización comunitaria El Telar?¿Cuál es la movilización que realiza en generar espacios de bienestar las asociaciones y el movimiento vecinal?¿qué papel determinante el movimiento feminista en recuperar derechos básicos y la defensa de la propiedad de los cuerpos?¿cómo influyen espacios de cultura y transformación colectiva desde diferentes ámbitos como hace Cambalache?¿cuánto nos ha educado Radio Kras y cómo nos ha formado como ciudadanos/as críticas?¿cuánto influye en generar espacios de diálogo La Manzorga? Sin olvidarnos de la trayectoria histórica de muchas asociaciones que desde el apoyo a un colectivo de personas afectadas por el VIH-SIDA (Comité Ciudadano AntiSIDA, Fundación Siloé, Vivir en Positivo…) se hacía una defensa no sólo de la enfermedad sino de las condiciones de vida que dificultaban la mejoría en las personas afectadas -por citar sólo unos ejemplos de los muchos que tenemos en el terreno de la exclusión.
El impacto de todas estas intervenciones “activos para la salud y el bienestar ” de nuestra comunidad probablemente está más que demostrado. Si tuviéramos tiempo y medios no sería complicado valorar su alto nivel de evidencia científica. No tanto por establecer una categorización sin más sino por visibilizar el enorme papel social (y en salud) que cumplen muchas de ellas y situarla sal lado de otras intervenciones que sí la tienen demostrada. Equipararlas con otras intervenciones que son menos difíciles de defender y muchas veces también demasiado posibilistas: árboles enormes que impiden ver bien el bosque.

 

 

 

 


Deja un comentario

Carlos y Carmen, los pusilánimes y los cobardes de este mundo también pedimos vuestra absolución

Tengo 44 años y bastante factores de riesgo cardiovascular. Aunque no soy muy creyente en la riesgología soy bastante supersticioso y creo que a partir de esta edad mis habas ya las tengo bien contadas. Soy además bastante cobarde. Nací en esta ciudad y siempre he estudiado vivido y trabajado en un círculo de unos treinta kilómetros. No soy nada aventurero. He leído pocos libros y no me va a dar tiempo a leer muchos más. Me fatigo corriendo y me dan sarpullidos la gente heroica. Y prurito genital la gente que siempre lo tiene claro. Mi psicoanalista, si lo tuviera, me diría que muchos conflictos que tengo tienen que relación con una infancia densa, hermosamente densa, y con una obsesión por la teoría de las casualidades que me viene por una historia antigua de la infancia que no tiene sentido contar aquí. Soy un iconoclasta y me gusta tender a pensar lo contrario de lo que me obliguen a pensar. Soy pusilánime y cobarde. Bastante cobarde. De esos cobardes que cuando a veces todavía escuchan alguna historia dudan o se lo piensan dos veces o dicen “ya estamos, algo habrán hecho”. Como las habas, los años y los libros son pocos -y si me tiro a la piscina de cabeza siempre me hago daño- me muevo poco y mal. Pero en casos como estos hay que moverse. Tenemos que movernos. Este es un mensaje para todos lo que son pusilánimes y cobardes como yo; para que os animéis y animéis a vuestros compañeros y compañeras pusilánimes y cobardes a moverse, a que se haga justicia para Carlos y Carmen.
Aquí lo dice mejor Sergio, aquí lo dice mejor Juan, aquí Rober y aquí Javi.

http://carloscarmenabsolucion.wordpress.com/


Deja un comentario

Dimensión HUMANA: la importancia de los cómos sobre los qués

Ya hemos hablado en alguna entrada anterior sobre Dimensión Humana y su recuperación por parte de semFYC. Recomendaría encarecidamente su lectura a las jóvenes y no tan jóvenes promesas de la sanidad y la salud de este país. Personalmente, ya dije, tengo un sesgo importante con la revista porque nació con mi formación y me acompañó en aquellos primeros años. Y porque además alumbraba una parte intensa de nuestra formación que normalmente no forma parte de nuestra formación. Salía de la Medicina Familiar y Comunitaria para trabajar en drogodependencias y la revista iluminó (qué bonita la palabra iluminar, dar luz, iluminar libros, esos libros iluminados medievales) la revista se atrevió a publicar unos primeros relatos de cuando aún era joven (y los trenes eran animales mitológicos que blablabla). Al lado de aquellos textos yo leía admirado unas reflexiones de un tal Juan Gérvas del que sólo tenía la imagen de haberle visto en alguna revista vestido como si hubiera salido de un cuadro de Renoir. Y le recuerdo hablar de desigualdades y de Amartya Sen. Algo que se me quedó así atravesado para siempre en las sienes.
Recomendaría encarecidamente su lectura. Me encantaría tener un verano como los de antes para poder leermelo todo y subrayarlo. Asomándose a sus páginas uno puede llevarse la sorpresa de encontrarse nombres de buenos contemporáneos que hemos ido descubriendo en estos años. Es como una especie de festival de Terry Toons donde no falta casi nadie. Miguel Amengual citando a Miguel Torga en la página 9, nuestro querido Luis Gimeno en su periplo africano en la 12, la teoría de la justica de Rawls unas páginas más adelante, dos monográficos (I y II) coordinados por Carme Borrell en 1998, Joan Atmella i Andreu (que nos miramos ahora por twitter) en la 14, Margaret Whitehead – ahi es nada, la de Dahlgren- en la 37, Yolanda Jarabo en la 56 (yo recién acababa el MIR), José Luis Bilbao en la 6, Ortún en la 19 recomendando tres lecturas básicas: McKeown, Rose y Cochrane, un monográfico sobre salud positiva en el número de noviembre del 97, mi segunda inmersión en la Promoción de la Salud (después de Werner) gracias a Pilar Regato en la 29 y descubrir a María José Pérez Jarauta en la 35, la historia de mis domicilios y mi abuela en la 11 (animales mitológicos que representaban la huida…) y Julia Domínguez hablando de evaluación y efectividad de promoción de la salud en la 45… y más y más , además de esa alineación mítica que componía el núcleo de la revista liderados por José Ramón Vázquez Díaz. Esos hombres y mujeres que son como las estatuas del monte Rushmore de nuestra Atención Primaria.
Recomendaría encarecidamente su lectura. Sobre todo para entender que muchos de los qués ya estaban ahí y de alguna manera siguen siendo los mismos. Los llamemos como los llamemos, les pongamos el marco que queramos o los reescribamos como lo reescribamos. Menos viejunas algunas fotos o algunas maquetaciones, más interactivas. Pero siguen siendo las mismas preguntas y muchas de las mismas respuestas. ¿Qué pasa con los cómos?¿Nos cuesta menos escribir y filosofar sobre qués en vez de ponernos a trabajar en los cómos?¿Será que a veces meterse con los cómos es más complicado que un juego de tronos? No sé. Pienso en Luis ahí en esa foto en Zaire. Y lo veo ahora en Oregón trabajando duro con toda esa gente de Oregón en la ciudad que se acentúa en todas las sílabas y me quedo algo más tranquilo. Los hay que con sus qués vienen dando cómos toda su vida.
En fin no se pierdan Dimensión Humana.
(ya hablo de usted como Salva Casado…que por cierto también aparece en alguno de los números….¿sería la revista el último reducto de diggers, freaks y hippies del siglo XX? ;) (apunta Jimmy, Pati: diggers…volveremos sobre ellos que os van a gustar).

 

Acceso a los números de Dimensión Humana

 

Aquellos maravillosos años


3 comentarios

Atención Primaria y la atención a las personas con enfermedad crónica

Un amigo lejano, en la lejana temprana juventud, me indicaba siempre que era necesario tener puntos de referencia. El hablaba del teorema de los puntos de referencia. “Puedes hacer varias cosas. Vas a estar perdido a veces, pero es muy importante que te busques siempre un buen punto de referencia. Un buen anclaje que te permita no perder el norte” . Personal y profesionalmente he tenido la suerte de contar con grandes puntos de referencia durante todos estos años. Álvaro Díaz es una de esas referencias. En ciertas épocas en las que todo puede ser muy líquido y hasta gaseoso hay elementos que permanecen en estado sólido y Álvaro es uno de ellos.

alvaro 001.jpg
Si alguien necesita saber qué es la Atención Primaria y qué es el Sistema Nacional de Salud, para explicárselo, lo mejor no es decirle qué libros ni capítulos ni revisiones patafísicas ni blogs leer sino indicarle – cómo hizo aquel buen hombre de la historia de Galeano cuando descubrió Cuba después de un paseo en autobús – que se venga a pasar consulta, pasear el barrio y hacer domicilios con Álvaro y el equipo del Natahoyo.
Ayer tuvimos la suerte de contar con Reyes Sanz (de Andalucía), Elena Aldasoro (País Vasco) y Álvaro en la mesa final de la Jornada de Personas Sanas, Poblaciones Sanas . Esta es su ponencia. Un texto imprescindible para los y las profesionales de todos los niveles y sectores que trabajemos en esto de la salud.
La buena noticia es que nuestro Sistema de Salud está llena de muchos Álvaros, cotidianos, cotidianas, personas silenciosas, sólidas y empeñadas en seguir construyendo, apuntando debilidades y derrotas, pero sumando fortalezas y empeños.

Alvaro es el culpable de que yo haya hecho Medicina de Familia y el culpable también que yo haya dejado la Medicina de Familia. Pero eso es otra historia.
Hace una semanas su trabajo ha sido reconocido con un galardón por la Asociación de Vecinos del Natahoyo.


2 comentarios

Mejorando la salud de una población: la experiencia de Wakefield con el modelo de activos para la salud.

Growing Communities from the Inside Out Piloting an asset based approach to JSNAs within the Wakeield District : Methods and Findings

La historia de Wakefield

Una localidad ha comenzado un proceso de trabajo local en salud. El punto de partida es sencillo: se generan alianzas y trabajo coordinado entre los diferentes sectores que trabajan en el territorio y se establecen un plan local de salud con objetivos comunes y con actuaciones compartidas entre ellos. En la misma mesa de trabajo, planificando y actuando conjuntamente, se sientan Servicio Sanitario (Atención Primaria), Salud Pública y el Ayuntamiento. Es un ejemplo de gobernanza local en salud o de trabajar con microsistemas locales de salud donde el protagonismo de los agentes de salud (y de las actuaciones) está repartido entre sector sanitario y no sanitario.
Estamos en el Reino Unido y la herramienta que se utiliza para detectar las necesidades (los déficits) es el Joint strategic needs assessments (JSNAs). Salud Pública, los técnicos locales de salud pública tienen un papel metodológico clave en los análisis de situación local de salud, señalar indicadores de salud, establecer técnicas para priorizar intervenciones y revisar evidencias y evaluar las intervenciones que se lleven a cabo.
Bien. Se detectan una serie de necesidades y se genera durante un tiempo una serie de actuaciones pero en las evaluaciones finales se observa que aunque han mejorado algunos indicadores de salud y bienestar persisten desigualdades en salud entre diferentes zonas del distrito. “La forma en que Wakefield desarrolla sus servicios y programas no ha servido para prevenir la brecha que existe entre las zonas más privilegiadas y las zonas más deprimidas

La necesidad de otra mirada

“La coproducción es el desarrollo de servicios públicos en una relación de igualdad y reciprocidad entre los profesionales, la gente que utiliza los servicios, sus familias y vecindarios”.

Pese a la inversión en programas y actuaciones, el equipo de trabajo hace una reflexión más que interesante: “es necesaria una aproximación más sistemática para reforzar la participación de la comunidad dentro de las estrategias locales de trabajo, a niveles de distrito y a nivel de vecindario, moviéndose más allá de consultas rutinarias breves y generar procesos de participación con individuos y grupos que sirvan para definir problemas y desarrollar soluciones en la comunidad“.
Es decir, primer punto: se plantea continuar el proceso de trabajo coordinado pero con una integración clara de la ciudadanía en el proceso.
El segundo punto es tener en cuenta que la mirada basada en los problemas no es suficiente. Andrew Furber, Director de Salud Pública del Distrito de Wakefield plantea lo siguiente: “Tradicionalmente los servicios públicos tienden a focalizarse en los problemas y las deficiencias de la comunidad con proyectos y proveedores tratando de solventar problemas y dificultades. En el desarrollo de una nueva visión de salud pública el foco necesita desplazarse desde un modelo de déficits a un modelo de activos de salud”

Wakefield, salud positiva y el modelo de activos para la salud

“La identificación de activos y las metodologías que empleamos no es sólo en realizar un mapeo de activos de la comunidad (aunque el registro y la comprensión de estos sea importante). Identificar y mapear activos es sólo una de las primeras fases del proceso que lleva a conectar y movilizar estos activos

Una vez planteado que era necesaria una reorientación en la forma de trabajar en el ámbito local, el distrito de Wakefield hace una apuesta fuerte por este modelo. Comienza un proceso de formación intenso, conjunto, entre los diferentes agentes de salud del territorio y apostando por la generación/potenciación del grupo colaborativo. Formación conjunta, teniendo en cuenta que puede aportar cada sector en el proyecto, poniendo un acento importante en procesos participativos y desde una mirada de salud positiva con el modelo de activos para la salud.
El resto del documento plantea la experiencia del distrito de Wakefield en desarrollar un modelo de desarrollo comunitario desde la perspectiva de los activos de y para la salud y las diferentes fases para el mismo. Se describe el proceso de trabajo desde la metodología de activos señalando las diferentes fases: desarrollo y planificación inicial del proyecto, metodología e identificación de los activos de la comunidad, análisis de los activos identificados, conexión de los activos, dinamización y puesta en marcha de proyectos de intervención.
El documento es muy explicativo en la descripción de dichas fases (identificación de las comunidades, elección del tema, metodologías empleadas para identificar los activos, modelo téorico empleado para el análisis y categorización de activos, comparación entre los activos recogidos y los déficits identificados en el JSNAs, dinamización y conexión de activos, etc…).
En resumen, una de las mejores lecturas de este año. Los marcos teóricos de las metodologías de activos para el desarrollo comunitario combinada con la experiencia práctica y real  de trabajo en una comunidad y con ejemplos muy claros de cómo trabajar en el ámbito local, de forma intersectorial, desde la mirada de déficits y sobre todo de las riquezas de una comunidad.

 

Más información:

 

 


Deja un comentario

Asamblea abierta de información y denuncia sobre las políticas sociales municipales en Gijón

vía Asociación contra la exclusión Alambique

 Martes 13 de mayo a las 12 horas
Lugar: Fundación Municipal de Servicios Sociales de Xixón. C/ Palacio Valdés nº 2.

¿Estás esperando por el salario social?
¿Sabes que existen las ayudas de emergencia social?
¿Estás harta del maltrato y la desinformación de los servicios sociales?
¿Estás cansad@ de las continuas trabas para acceder a las ayudas más básicas para poder sobrevivir?

Acércate a la Asamblea Abierta de Información y Denuncia.
Para compartir Información y buscar soluciones.

 


Deja un comentario

más allá del individuo or when Cofiño met Roseto ..

Originalmente publicado en Primum non nocere 2014:

roseto En el capítulo introductorio de su libro   Fueras de serie  ( Outliers ) el periodista Malcolm Gladwell cuenta la historia de Roseto , un pueblo de Pensilvania, fundado y habitado por emigrantes italianos procedentes del pueblo homónimo de la provincia de la Foggia.

El Roseto americano tenía una peculiaridad: “su gente solo se moría de vieja”.  Eso fue al menos lo que lo contó uno de los médicos locales a Stewart Wolf, a la sazón catedrático de Medicina Interna de la Universidad de Oklahoma, mientras departían tras la conferencia a la que había sido invitado Wolf por la sociedad médica local, a finales de los 50.

Las temidas enfermedades cardiovasculares eran la primera causa de mortalidad en los varones menores de 65 años en una época en la que todavía no se había encontrado tratamiento. Las medidas que las pudieran prevenir eran poco conocidas. Sin embargo los habitantes de…

Ver original 340 palabras más


1 comentario

Atención Primaria ¿hacia dónde podemos ir? Monólogos de un primarista borracho

Mira. No sé. Está muy bonito todo eso que se escribe sobre la Atención Primaria, sobre cómo estábamos, sobre cómo estamos o sobre lo mal que nos tratan, pero algo que me interesa mucho siempre que salen estas conversaciones de cuatro de la mañana es pensar cómo hemos llegado a todo esto y en qué se ha fallado y quiénes han fallado. ¿No estamos en la agenda política y estamos infrafinanciados? Puede. Puede, fijo que sí. Parece que los números cantan ¿no? Ahora bien. Vamos a preguntar ¿Tu sabes qué es es eso de la Atención Primaria? Pregunta. Pregunta a esos popes que lees en blogs y en monográficos. Pregúntales que te cuenten lo que ellos creen que es la Atención Primaria. Ponles en salas separadas y hazles un interrogatorio aislado a ver si coinciden en lo que ellos consideran que sería cómo tendrían que funcionar un centro de salud. Pregúntales claro no sólo a los nuestros, a los médicos que consideramos que somos los perros piloto del sistema cósmico de salud, pregúntales a enfermería. Observa si sus contestaciones coinciden. Porque claro si cada uno tiene ideas diferentes, bueno, tenemos que tener ideas diferentes obvio, quiero decir que si el modelo es diferente  y no tenemos un consenso en eso va a ser difícil que nos vendamos bien. Venderemos mucho la media o la delantera del equipo o a las estrellas esas que tienen todos los equipos y que hacen bolos, pero va a ser difícil tener un equipo sólido y alineado. Equipo. Pregúntales qué piensan del equipo, qué piensan del equipo de Atención Primaria. Observa, observa cómo levantan la ceja y les tiemblan, nerviosos, la comisura. No sé, yo no tengo ni idea, ni me leo todas esas monografías que recopilas. Pregúntales por Alma Ata. ¿Te acuerdas cuando lo comentasteis hace unos años? Vaya descojone que se montó en aquella sala de patas negras. No sé si fue descojone o risas nerviosas. No sé. Yo paso consulta como puedo y ahí voy. Pregúntales cómo pasamos consulta y cómo hacemos las cosas. Aquí ya tenemos muy repartido los papeles, lo que yo hago, lo que el resto hace, lo que la gerencia va a hacer. Probablemente más que gestión a veces necesitamos psicoanálisis. Y los de la gestión también. Pregúntales a los eruditos que publican y leen en seis idiomas y luego vente aquí y nos lo cuentas, nos lo traduces y miras a ver si crees que la gente del centro les entiende y piensan que eso sirve. Ya sabes que hay muchos congresos, jornadas, seminarios, simposiums y quedadas sobre el tema, para hablar del tema. Claro, por sectores, ¿eh? No pienses que son congresos de Atención Primaria, son congresos por disciplinas ¿eso es malo, bueno, mejorable? No sé. Raro sí que es. Y más raro que a nadie, o casi nadie, le parezca raro. Hoy quedamos los médicos miopes que sabemos inglés para hablar de Kierkegaard y mañana queda enfermería para hablar del riesgo cardiometabólico y mañana las trabajadoras sociales sobre la coordinación. No, no soy escéptico. Son las cuatro de la mañana y hasta ahora, digo, a esta hora, el término no es escepticisimo. De hecho hay grandes cosas que se están haciendo. Empezando por mi propio centro. Pero eso es otra. No hemos sido capaces en mucho año de visibilizar y ejemplificar prácticas concretas de buen trabajo. O sí. Bueno si alguien lo ha hecho yo no me he enterado. No sé. ¿Tú que piensas? Bueno tu tampoco puedes opinar mucho ya no estás en Primaria, ya no tocas barrigas, si fueras guiri y publicaras en inglés quizás tendrías posibilidad de decir algo, pero aquí estás en el lado oscuro, en el lado oscuro público eso sí ¿eh?, pero en el lado oscuro y no puedes decir ni mu ¿verdad? Por lo menos preguntas. Es interesante eso que me decías al principio, ¿por donde empezaste? ¿sabemos lo que queremos de la Atención Primaria? ¿Cuánta literatura más se ha escrito desde la última vez que me preguntaste esto hace unos meses en este mismo bar?


4 comentarios

¿Cuáles son las riquezas de tu comunidad?

Sería interesante pensar en un itinerario formativo para quien quiera empezar a leer sobre activos de salud y salutogénesis. Probablemente el mejor manual en castellano para empezar a entender que es la salutogénesis y los activos de salud es este publicado por la Escuela Andaluza de Salud Pública y con Mariano Hernán, Antony Morgan y Angel Mena. Si lees en inglés yo recomendaría este otro del vaso medio lleno y que da muy buenas pistas, una primera parte teórica sencillita sobre lo que es el marco teórico y luego una parte práctica de pistas de cómo ponerla en marcha. La tercera pista del itinerario sería ir a conocer, en carne y sangre, el trabajo de Dory Aviñó, Joan Paredes et al en el Projecte Riu o el trabajo de Sergio Palacio en Partycipa. El segundo manual recomendado tiene un gráfico muy básico para entender que son eso de los assets, activos, riquezas de una comunidad. Captura de pantalla 2014-04-28 a las 17.48.04 La cebolla con un corazón sobre el que nos gusta mucho preguntar cuando damos el curso de comunitaria a nuestros residentes. ¿Cuál es la pasión de la gente de tu ciudad, de tu barrio, de tu pueblo?¿Cuáles son sus habilidades? Las dificultades, los errores, sus fallos, sus supuestas mezquindades nos las conocemos seguro de sobra porque las repetimos demasiado, pero… ¿cuáles son sus riquezas?¿qué es lo que más te asombra de esas personas?¿cuáles son sus fortalezas? La enumeración de los activos supone un ejercicio de belleza perfecto. Señalar uno a uno, colectivamente, los objetos, lugares, situaciones, personas, actuaciones, edificios, símbolos que identifican y mantienen una población. Probablemente lo que más me atrae es lo menos académico y lo más simbólico, lo más poético  (estoy pensando en Perec y en su pasar de espacio en espacio sin tratar de golpearse o aprender a lamerse los golpes). Lo simbólico y también lo individual. Tu señalas un banco del parque, tu un trozo del espigón donde bajar los jueves, las sillas en las puertas para hablar las tardes de verano, el olor que tiene la ropa tendida, pasarte por casa a tomar un café, el abrazo de serotonina cotidiana que proponía Alfonso para el equipo del centro de salud, jugar a observar las tonalidades de verdes desde la ventana, la pequeña pendiente bajando en bicicleta y saber que al girarla tienes todo el mar de golpe en la cabeza, el rellano de la escalera donde se reunían a contarse trozos de vida… Cada uno de los elementos simbólicos, reales, físicos, colectivos, emocionales, comunitarios, universales que ayudan a construir la identidad de un pueblo o de un país (estoy pensando en Piñol y en las mujeres flacas de la guerra contra los borbones y en Ken Loach) Ed Chigliak uno de los personajes de la serie de culto Doctor en Alaska (Northern Exposure) está haciendo una película. Su película. Sufre un momento de crisis artística y está a punto de abandonar el proyecto. Afortunadamente, para él y para nosotros, no lo hace. Y construye una película sobre su pueblo, sobre Cicely. Una pequeña gran película (¿importa el tiempo que dura la belleza?¿es ingenua la belleza?) sobre las riquezas y las identidades de Cicely. La Tierra, ese es mi hogar. La gravedad me impide caer al espacio Solo puedo estar en un sitio a la vez Y durante los 20 años que he estado en la tierra ese sitio ha sido en Cicely, Alaska. Esto es Cicely Población aproximada de 1.839 habitantes.. Bueno…de 1.840 In Cicely, hay una gasolinera una peluquería (“Hey, soy yo”) El bar de Holling Y una tienda con todo lo que necesitas Cicely tiene muchos rostros Trabajamos, jugamos, algunas veces crecemos y otras veces no. Nos gusta la vida tranquila aunque tenemos la reputación de que nos gusta pasárnoslo bien. Algunas veces la gente viene a Cicely y a veces se van. Las cosas a veces son siempre las mismas pero algo nuevo siempre está sucediendo. Siempre estás deseando levantarte todas las mañanas para ver qué está sucediendo hoy.


Deja un comentario

Madres

Ya estuve aquí.
Antes.
Otra mujer.
Respiraba así y tenía algo similar en la mirada, la forma lenta de cerrar los ojos. Un gesto común de un siglo los tres. Ya veo. Es cierto. Nos parecemos. Yo era más pequeño. Y tenía el miedo más pequeño también. Distribuido simétricamente en toda mi superficie de agua corporal. Naufragando el maldito, flotando como alga melancólica en el interior de las articulaciones, en los pliegues cutáneos que luego cuidaste con sigilo. Siempre era todo bien sencillo y parecido en ti.

(Los gorriones en la espalda
si contaban más de siete
eran signo de buen presagio,
nada malo iba a suceder si se rompían las alas de cristal o
si los pies
se enredaban en el suelo.
Y todo duraría sólo diez minutos.
Todo sería sólo en diez minutos)

Ya estuve aquí.
Miraba parecido.
Menos miope.
Contaba parecido el exudado de luz en las paredes, las secreciones del aire, la inmortalidad del patio y la calle, las pausas en la respiración, la apnea y el quejido. Saber aquel chal que gastabas. Tenía casi la misma sorpresa y una vigente latencia de misterio. Aquí en esta mano. Mirá. Aún la llevo intacta para lo que necesites.

Ya estuve aquí.
Pero allí aprendí a mirar el azulejo, a taparte la boca, a contar los segundos y taponar los oídos, aguantar la respiración, mimar la franja negra sucia del zócalo mimar, derrochar las hormigas, susurrar los gestos, contenerme, soñar, viajar en las bahías y los arrecifes de sábanas, rezar para que te quedes, sorber el ruido y plegar el silencio en las sienes, redomar tus dedos, pasarlos por la cana, escribir en el terciopelo azul del edredón, silabear la madera, poner los dedos bajo la puerta, tapar las rendijas, morderme las uñas o dejar de mordérmelas para quedarme siempre, para quedarme siempre, para quedarme siempre.
Perdernos esto es un verdadero pecado,
decías al abrir la ventana todas las mañanas.

 

Los gorriones de Artemio Rulán. 2014.


Deja un comentario

Actuar sobre entornos y políticas para mejorar la prevención de la enfermedad crónica ¿tenemos evidencias?

En el Annual Reviews sobre Public Health del año 2006 se publica una revisión sobre la influencia que pueden tener la actuaciones sobre los entornos y las políticas en la prevención de las enfermedades crónicas. El marco teórico de la revisión que presentan Browson, Haire-Joshu y Luke en el artículo es el siguiente, centrándose fundamentalmente en tres aspectos: uso de tabaco, actividad física y alimentación saludable. El presupuesto de partida es que la actuación sobre entornos físicos, socioeconómicos y aspectos normativos (actuaciones sobre políticas de salud) puede influir en mejorar las conductas saludables de una forma poblacional más intensa que actuando en individuos de forma aislada (1)

Captura de pantalla 2014-04-15 a las 20.49.08

 

El artículo revisa 17 intervenciones sobre esos tres temas (tabaco, actividad física y alimentación saludable) en relación con tres entornos: físico, económico y de comunicación y presenta las evidencias incluidas para dichas intervenciones fundamentalmente a través de las revisiones de The Guide to Community Preventive Services: What works to promote health? ( las recomendaciones del Community Guide de los CDC). Finalmente describen los siguientes elementos clave en relación con la necesidad de generar actuaciones en entornos y políticas para mejorar la prevención de las enfermedades crónicas:
Es necesario comenzar con intervenciones sobre los entornos y orientados a políticas saludables. En muchos casos las actuaciones poblacionales que favorezcan conductas saludables tienen menos coste y más alcance poblacional. Esto sigue los postulados de la Carta de Promoción de la Salud de Ottawa: facilitar entornos que favorezcan que las personas puedan tomar decisiones saludables. Entornos físicos, económicos y educativos.
Las estrategias de intervención deben de ser multinivel. Un ejemplo señalado y muy claro es la obesidad infantil. Las estrategias multinivel deberían actuar sobre alimentación saludable, menús escolares, favorecer actividad y educación física o generar espacios y urbanismo que favorezca transporte activo y actividad física.
Realizar evaluaciones económicas. La información sobre estudios de costes (ya existentes en muchas de estas áreas) tiene un papel importante para motivas a la toma de decisiones hacia políticas saludables y un papel en abogacía en salud.
Hacer mejor uso de las herramientas existentes, concretamente de algunas como Community Guide que incorporan revisión y recomendaciones de evidencia. En la red de actividades comunitarias del Observatorio de Salud en Asturias, las actividades incluidas en Asturias muchas de ellas tienen incluido un enlace a las recomendaciones de evidencia de Community Guide sobre dicha actividad.
Comprender los contextos locales. Este es un aspecto que también se tuvo en cuenta en la herrramienta de revisión de evidencias de actividades comunitarias que propusimos hace unos años desde el Observatorio. Además de la revisión bibliográfica pertinente y del diseño de estudios utilizado es necesario tener en cuenta la implantación de dichas actividades en contexto nacional y la posibilidad de utilizar herramientas de aplicabilidad y transferencia (2).
Comprender a los Políticos. El texto es claro en este sentido. A veces los objetivos políticos no son los mismos que los objetivos técnicos. Los autores señalan que el personal técnico trabajando en departamentos gubernamentales tiene que comprender la visión política y saber cómo generar influencia y presión técnica para ayudarles a tomar las mejores decisiones posibles. En este sentido la importancia de abogacía en salud pública (de determinantes de salud) que pueden tener alianzas y sectores de la comunidad y de la ciudadanía.
Desarrollar nuevos partenariados. Este elemento es ya clásico en salud pública o en los nuevos modelos de salud pública. Los agentes de salud pública en el contexto local, por ejemplo municipal, son las personas que trabajan en participación comunitaria, urbanismo, transporte, diseño de espacios recreativos, servicios sociales, perspectivas de desigualdad en el ámbito local, etc…Los modelos de ciudades saludables o de envejecimiento saludable pasan claramente por alianzas y trabajos coordinados entre estos sectores.
Intervenir sobre las desigualdades en salud. Este es probablemente uno de los puntos más flojos y menos señalados en el texto, aunque apuntado como una lección en cuenta a tener. La importancia final de general intervenciones poblacionales ha de hacerse también desde el punto de vista de cómo se generan estrategias poblacionales que realmente tengan una perspectiva de equidad y no generen o mantengan la desigualdad. En este sentido y para quien quiera seguir profundizando hay dos articulitos preciosos de Benach  (3) (4) que ilustran muy pedagógicamente las estrategias de poblacional (las curvas de Geoffrey Rose) y cómo pueden moverse manteniendo desigualdades o no.
Aprender de otras partes del mundo. Un detallazo este punto por parte de los escritores gringos. El país que más marco teórico tiene publicado de Atención Primaria puede que sea el que menos Atención Primaria haya hecho en su vida (esto es una nota del comentarista, claro).
Realizar más y mejor investigación en políticas de salud. Señalan áreas de investigación (identificación de políticas relevantes, comprender los determinantes para establecer dichas políticas, etc…) y también las metodologías de investigación (el tema clásico en investigaciones en salud pública de la limitación de los ensayos clínicos aleatorizados por ejemplo…)

 

(1) Aquí hay que leerse a Rose con calma para entender un poco lo de actuaciones en personas o actuaciones en poblaciones.
(2) Desarrollo de un modelo para la presentación de las evidencias en actuaciones de salud comunitaria.
(3) A new typology of policies to tackle health inequalities and scenarios of impact based on Rose’s population approach.
(4) Beyond Rose’s strategies: a typology of scenarios of policy impact on population health and health inequalities


Deja un comentario

“Jo com tu”: investigación-acción participativa para la prevención de la violencia en relaciones de pareja jóvenes

Trabajo realizado por Marina Garcia i Puig, Joan Paredes y Dory Aviñó (Projecte RIU)

Introducción

La violencia de género es un problema de salud pública y una prioridad en la agenda política y social. En España, en el período 2011-2013, las jóvenes de 30 años o menos representan más del 25% de las víctimas mortales por violencia de género. Esta realidad requiere urgentemente desarrollar acciones preventivas desde el modelo de promoción de la salud.
En este sentido, se lleva a cabo el Projecte RIU: una intervención para reducir desigualdades en salud impulsada por el Centro de Salud Pública de Alzira que sigue la estrategia centrada en entornos y orientada a la comunidad. RIU se fundamenta en el modelo de activos para la salud, el empoderamiento de la ciudadanía y la educación entre iguales.
En Sueca, de octubre de 2012 a diciembre de 2013, se aplicó un método de investigación-acción participativa al tema promoción de la igualdad entre mujeres y hombres y prevención de la violencia de género. Las personas que formaron el grupo de trabajo que aplicó el método son las que investigaron sobre el tema y se plantearon, entre otras acciones, elaborar un cortometraje de manera participativa y difundirlo entre sus iguales.

Objetivo

Elaborar un cortometraje como herramienta didáctica que pueda ser utilizado para prevenir la violencia en las relaciones de pareja entre jóvenes.

Material y métodos

Diseño. Intervención con metodología de investigación-acción participativa realizada de agosto a diciembre de 2013 en Sueca (Valencia).

Participantes. Se constituyó el grupo de elaboración del corto formado por 3 mujeres (de 19 a 42 años) y 2 hombres (de 19 y 54 años) de procedencia española, con niveles educativos medio y superior; cuatro formaban parte del grupo de investigación-acción participativa del Projecte RIU en Sueca. Se contrató un cineasta profesor de audiovisuales de la Universitat de Barcelona. En el rodaje del corto, participaron 4 mujeres y 1 hombre (de 17 a 19 años) de procedencia española y nivel educativo medio; sólo dos tenían formación en teatro.
Se mantuvo contacto por mailing las dos semanas previas a la realización del corto para su organización y preparación de los recursos materiales necesarios para la elaboración del corto. El grupo de trabajo revisó la encuesta de ámbito nacional sobre igualdad y prevención de la violencia de género en la adolescencia realizada en 2010 y los escasos materiales encontrados sobre violencia en la población LGTB, extrayendo las recomendaciones de la encuesta para abordar el tema en la práctica.
Se realizó el taller de cortometraje colectivo durante la primera semana de septiembre con una duración de 25 horas. En el taller, se combinó la formación teórica con la práctica distribuyendo los roles, acordando el tema, storyline y logline, la sinopsis, protagonistas y ambientación. No se escribió un guión literario al priorizar que fueran las actrices y actor quienes construyeran su propio discurso con los argumentos que el grupo de trabajo había extraído de los documentos revisados. Se acordó el guión técnico y el storyboard. El rodaje duró tres días y se utilizó una cámara de video doméstica, una grabadora y un micrófono (grabando video y audio separadamente para lograr una mayor calidad de sonido). Se solicitó la cesión de derechos de imagen, voz y sonido a los protagonistas. Se capacitó al grupo en el uso del programa de edición Adobe Premiere Pro versión 2.0. Se identificó música libre de derechos de autor y contactó con el grupo musical. De septiembre a octubre se montó el cortometraje y se subtituló al español.

Resultados

Se realizó un cortometraje con una duración de 8 minutos y 10 segundos. Dos mujeres jóvenes, una heterosexual y otra lesbiana, sufren diferentes formas de violencia (distintas a la agresión física) por sus parejas. Se muestran además formas de violencia propias en las relaciones LGTB consecuencia de la homofobia presente en la sociedad actual. Una amiga ofrece consejo con mensajes en positivo para promover la igualdad en las relaciones. Los cinco protagonistas están conectados entre sí. El cortometraje se rodó en valenciano y subtituló en español.
El grupo de elaboración del corto valoró positivamente la experiencia y la adquisición de competencias en audiovisuales con el taller. Como aspectos a mejorar señalaron las dificultades para conseguir recursos técnicos para el rodaje (cámara y grabadora) y montaje (programa de edición de video) así como haberlo realizado intensivamente proponiendo espaciar las sesiones presenciales en varias semanas.
Las actrices y actor valoraron positivamente la experiencia y manifestaron mayor sensibilidad hacia el tema tras su participación.
El 25 de noviembre se estrenó públicamente en Sueca. En noviembre, se utilizó el corto en 3 talleres con jóvenes de distinto nivel educativo en Sueca, Sollana y Alzira. Las proyecciones en esta etapa de difusión potenciaron la reflexión grupal y colectiva del público sobre el tema manifestando el deseo de que se rodara una segunda parte.
En febrero de 2014, se colgó en youtube (http://www.youtube.com/watch?v=cTVHkXiYPDM)

Conclusiones

Ha sido posible elaborar un cortometraje para la prevención de la violencia en las relaciones de pareja en jóvenes incorporando la perspectiva de género y diversidad sexual.
La investigación-acción participativa utilizada en el proceso de elaboración del corto se muestra como una potente herramienta para el empoderamiento comunitario.
Actualmente, se trabaja en la traducción al inglés del corto para su difusión internacional y en una guía didáctica para dinamizarlo en centros educativos y asociaciones juveniles.


2 comentarios

XXII Encuentro Mítico de Residentes y Jornadas de Atención Primaria

(A Pilar, Carmen, Susana, Miguel, Sonia, Cova, Eva, Cristina, Susi. A Alfonso. A Covi, Isabel y Pilar. A Angel, Mar y Patricio)

Esta entrada no va a entenderse del todo porque son guiños como esos que se echan espasmódicos cuando se juega al asesino con las cartas y la partida se pone desesperada.
Las jornadas de residentes son un espacio mítico. Y participar en espacios míticos nos convierte en seres míticos. No quiere decir esto que los seres míticos sean mejores o peores, claro, pero son. Otra especie, contemporáneos devastados que se huelen y reconocen. Nos buscamos. No como yo te busco, pero nos buscamos.
Hay lugares y momentos de los que uno nunca se marcha. Y lugares también en los que uno se mide. Una de mis formas de medirme era si con el paso de los congresos era capaz de entender las preguntas de Julio. El año que la entendí me di cuenta que ya era, más que mítico, maruo.
En nuestro primer Encuentro al que fuimos -Mieres- cambiamos a McCormick (el McCormick de Skrabanek) por un plato de lentejas. Tengo una especialidad por despreciar encuentros ilustres: desprecié a Barbara Starfield, a Nacho Vegas y a McCormick. Me quedé con David Werner  y con un tipo que tocaba la trompeta en una plaza vieja del sur del mundo. Llevando la contraria a quien diga eso de “es que los residentes de ahora“, en Mieres, en el siglo pasado, llegamos justo para el pincheo. Nos amonestaron porque nos lánzabamos a las viandas como posesos mientras dentro aún se departía ciencia.
En Cangas de Onís, el siglo pasado también, cerrando nuestra residencia, nos dieron un premio contra pronóstico. Cómo se aprende del pringadismo de uno. Premio que seguro se llevó el buen Don Mario Benedetti que iniciaba la presentación hablando de la memoria y del olvido. El Encuentro fue ilustre porque entre otras cuestiones – además de enterarnos que Antonio Pareja estaba escribiendo un libro de cocina – salió a la luz la maternidad oculta de la Dra Truébano y la sala se llenó de suspiros entrañables al conocer que uno de los residentes además de residente era su hijo. En Puerto de Vega nos consagramos al baile y a la camadería, digo camaradería. La despedida en el puerto rozó un lirismo épico con John Hurley sentado en aquel bordillo, siempre impecable, siempre educado, siempre integrándose en nuestras absurdas conversaciones como si (Laca y Belén dixit) “Acabara de salir de su habitación de escribir una novela“. Aquella despedida, ajeno, despedida en abril también. Y Miguel, Contemporáneos porque la disculpa es intoxicarnos de palabras Por aquellas épocas alguien hacia suyo el supuesto de que los amores más queridos a veces son los que menos convienen y tuvimos la oportunidad de escuchar al prologuista de la Muerte de la Medicina con rostro humano de Skrabanek (teoría de las casualidades) señalándonos la importancia de saber un poquito de inglés, un poco de buscar artículos y un poco de mirar internet. El libro de Skrabanek viajó un poco más tarde a Argentina de la mano de Jose, Pablo y Valen. Y aunque el libro se quedó allá el que sí se vino fue Olivero . A José Francisco tuve la suerte de poder conocerlo, casualmente, bellísima palabra, casual, (los cousins, bon iver, maría teresa, nadie vuelve de vos), hace un par de años. Olivero se vino al encuentro de Jarrio. Una mesa mítica con grandes amigos, una noche mítica con grandes amigos, gritando con el Fernandito a las tres de la mañana “Qué viva Martín Churro, Qué viva la Atención Primaria” y el Pepe que no quería salir agarrado a la barra como el Tony Leblanc en los últimos de Filipinas y todos confiando en Ricardo, pero Ricardo también andaba más desorientado que David de R1 queriendo pillar una vía central. Y unos años más tarde Valen, Vero y Cris presentando un valiente trabajo sobre inmigración. Y el Valen ahora por Colombia con la cabeza desorientada de tropicalismo, el pensamiento de realismo mágico y el corazón de amor a punto de casarse y no precisamente en Las Vegas. Y la memoria se pone frágil y tonta. Y Rafa Bravo en Gijón, cuando nos conocimos como si ya nos conociéramos de toda la vida. Qué grande Rafa, “algunos pensaban que era solo una página web y se sorprenden cuando me ven“. Cuánto le debe la humanidad a Rafa Bravo. Y la oportunidad de observar de cerca a promociones míticas de residentes desde el 2003. Mirarlos con calma y mirarlos cerquita. Y esa primera mítica promoción de EIRes: Alba, Aurora, Cristina, Olga y Raquel (como una alineación mítica, claro, como una delantera mítica para la Atención Primaria, de equipos que van a jugar en primera división, que están jugando en primera división) y las siguientes. Y el orgullo de barrio y el orgullo de Atención Primaria de esta parte del mundo. Incluso para los que nos ha tocado solo narrar, narrar y narrar. Y joder, qué bueno, la vida en tan pocos minutos. Parece que fue ayer el librito de Mujeres de Galeano en la bata repartiéndolo. La vida en unos pocos segundos. La acogida al Valen hace unos meses, en ese empeño gijonés de hacer un máster en cerrar bares. Contemporáneos, islita sin robinson, guijarro del Amazonas o de Tepanahuori, flor ajena del cerro viejo, mujer del Yunque o ataque de ñoaranza en Baltimore. O Como Stirling compañeros, contemporáneos, allí tumbaditos, cerca del cementerio, entendiendo que la vida era esto, algo así, casi apenas así. Un puro vicio. “Porque somos todos mortales hasta el primer vaso y el segundo vaso, y eso lo sabe cualquiera, por poco que sepa”

Las jornadas de este año son en Cangas de Onís y empiezan dentro de un par de días. No se pierdan la oportunidad de convertirse en seres míticos.


Deja un comentario

Trenzaré mi tristeza

Originalmente publicado en Paola Klug:

Decía mi abuela que cuando una mujer se sintiera triste lo mejor que podía hacer era trenzarse el cabello; de esta manera el dolor quedaría atrapado entre los cabellos y no podría llegar hasta el resto del cuerpo; había que tener cuidado de que la tristeza no se metiera en los ojos pues los harìa llover, tampoco era bueno dejarla entrar en nuestros labios pues los obligaría a decir cosas que no eran ciertas,  que no se meta entre tus manos- me decía-  porque puedes tostar de más el café o dejar cruda la masa; y es que a la tristeza le gusta el sabor amargo. Cuando te sientas triste niña, trénzate el cabello; atrapa el dolor en la madeja y déjalo escapar  cuando el viento del norte pegue con fuerza.

Nuestro cabello es una red capaz de atraparlo todo, es fuerte como las raíces del ahuehuete y suave como la espuma…

Ver original 320 palabras más


Deja un comentario

Diálogos con mi residente (III): La Crinicidid

- Querido Maestro, buenas noches. Te veo apagado.
– Enciende la luz mi torpe aprendiz de pichón.
– Ah, ya. Ahora.
– Castrante el pregrado.
– Ya. Pero aún así te veo mustio y reconcomido.
– Mi querido residente tengo fiebre y estamos a primeros de abril. Como bien sabes, yo, tu Maestro, además de ser el agua que apaga tu Ignorancia y el vino que estimula tu Saber, soy un pozo sin fondo de poesía y cuando empieza abril, las musas se apoderan de mi y de mi sistema inmune.
– Ya veo, del sistema inmune y de tu pelo encrespado. Tengo que hacerte una pregunta, una pregunta importante que mortifica mi alma y mi cuerpo, más el alma que el cuerpo.
– Pregunta joven aprendiz de pichón.
– ¿Qué es la Cronicidad?
Silencio. Las pupilas del Maestro se dilatan y sus axilas y las ingles hacen un trismus. Si tuviese flexibilidad posiblemente haría un opistótonos y acaso también echaría espuma por la boca y por el conducto auditivo externo.
– He preguntado…
– Sí, ¿qué has preguntado?
– He preguntado ¿qué es la Cronicidad?
– Has pronunciado una palabra maldita, mi joven aprendiz de pichón. ¡No se te ocurra volver a pronunciarla en mi presencia! (asevera el Maestro pronunciando en sensorraund)
– ¿Qué es la Crinicidid?
– Así mejor. ¿Tu que piensas?
– ¿Es un constructo?
– Aja, un constructo dices…
– ¿Es un spin-off?¿Es un plufff?
– Aja..un spin-off refieres…
– ¿Es una oportunidad?¿Es la última oportunidad de salvar al Sistema Sanitario de las garras de las privatizaciones, ineficiencias y de la bancarrota? ¿De unificar a las diferentes tribus sanitarias y no sanitarias en busca de un sentido? Dime Maestro peludo ¿Qué es la Crinicidid?
– Difícil cuestión mi joven botarate. Como estoy con fiebre y no tengo muchas ganas de explayarme seré breve en mi disertación y te pondré una serie de ejemplos. Son sencillos de extraer conocimiento y probablemente sintetizan mejor que nada lo que mentes más ilustres y bienpensantes han dicho y dirán sobre la Palabra Maldita o Maldita Palabra (en inglés).
– Veamos Maestro.
– Uno. La distancia más corta entre dos puntos es la línea recta. Lo otro es darse paseos por el campo.
– Tomo nota.
– Dos. Darse paseos por el campo no está mal. Pero si por dar paseos alguien se forra o alguien lo pasa mal, jodidos vamos.
– Tomo nota.
– Tres. Si en un Congreso hay un más de 50% de inscripciones pagadas por la Industria es un indicador de mal pronóstico. Si es un 30% probablemente también. Si es más de un 70% ya estamos llamando a Bruce Willis como en Armageddon.
– Anoto.
– Cuatro. Puede haber oportunidades. Pero una buena Estrategia nunca debe cumplir algunos de los criterios que se presentan en el siguiente video (elaborado por un prestigioso grupo de científicos de la London College School Gaitas llamados Monty Phyton. Es un checklist que no falla nunca. Pásaselo a cualquier intervención, programa, plan, estrategia que hagas…

- Cinco. Fíjate lo que han hecho los del CERN.
– ¿Los del Bosón?
– Sí, conscientes de que el éxito de un descubrimiento científico no fue el descubrimiento en sí sino la utilización de la tipografía Comic Sans en la comunicación del resultado, han decidido que a partir de este momento todas las publicaciones del CERN se harán utilizando esa tipografía.
– No entiendo.
– No te apures. El Maestro M&Minué le sacará juego a esta metáfora próximamente en algún post (esos posts que se derriten en tus oídos pero nunca en tus manos). Pero básicamente lo que quiere decir es que a veces el petardeo puede vender más que la ciencia.
– El petardeo vende más que la ciencia. El envoltorio más que el contenido.
– Eso es, mi joven y lampiño aprendiz de pichón. El envoltorio más que el contenido. Innovar es a veces poner en un papelito guapo de colores lo que antes nadie miraba. Ahora me voy para la cama dejándote dejo entre boquiabierto y confuso, meláncolico, ambiguo científicamente y ñoarante a lo TS Elliot.
– ¿Nada más que añadir a esta grandiosa lección de hoy mi estimado Maestro de pelo ensortijado por la suciedad y el polvo del crujido anatómico de tus meninges?
– Sí, anota esto también que ilustrará tu saber más que otras lecturas.
Rodeado de flores, bebo solo,
ante una jarra de vino.
Alzo la copa y convido a la luna.
Con mi sombra, ahora somos tres.
- Amén Maestro.
– Amén Pichón.


1 comentario

“No podemos ganar siempre ¿no?”

“Vivir es pasar de un espacio a otro sin golpearse”
Georges Perec

I keep feeling smaller and smaller
The National

 

Nuestra superficie corporal es aproximadamente de 1,5 metros cuadrados. Las distribuciones de esas superficies corporales en un territorio son fascinantes. Piñol, o mejor dicho su personaje en Victus, tiene razón: la observación metódica, en este caso la observación métodica de esas pieles, de sus relaciones, de sus ternuras y miedos, puede desembocar en una experiencia de ternura.
Sí, la vida es ese ejercicio de pasar de un escenario a otro, temporal, geográfico, simbólico, tratando de no golpearse demasiado, tratando de no lastimarse demasiado con los golpes, tratando de aprender de los golpes. Ejercer una taxonomía del golpe y del no golpe. La clínica como observación de esa relación de una piel o de un grupo inmediato de pieles. La salud pública como la observación de la piel colectiva distribuida en espacios y tiempos. La compasión kunderiana, como acompañamiento, en los procesos individuales y colectivos.

“¿en qué momento las ventanas sienten miedo?
las hormigas ¿se ponen tristes?
¿se cansan las sombras de ciertos edificios?
¿cómo sabe la piel de un árbol que empieza la primavera?
¿cuántas horas de luz necesita para despertar?¿qué temperatura?
y si confunde la estación ¿siente verguenza?
¿sueña el agua dejar de ser agua?
¿lloran los muebles?
¿sienten nostalgia los objetos domésticos
del tiempo en que fueron salvajes?
¿las palabras se emocionan con algunas personas
como las personas se emocionan con algunas palabras?
¿se reconocen síntomas de enfermedad los gorriones?¿tienen miedo de morir?
¿piensan las chimeneas?¿y los semáforos?
¿y en qué piensan?
¿el alba también pasa frío?”

El último hombre del mundo que fumaba ducados

 

El valor simbólico de los perdedores. O los símbolos que utilizan los perdedores. De no tener motivos para perder, pero perder a veces.
De niño pasé mucho tiempo en una habitación grande acompañando a mi abuela. Aquejada de un problema respiratorio severo. Sentado en una silla, me convertí en un especialista en respiraciones. Y en pasar tiempo sentado sin hacer nada. Solo mirar y oir. Contar la frecuencia, la intensidad, el tono y los quejidos. Mirarla. Dejar que mirara a su nieto y le sonriera. Averiguar cuánto había de dolor, dificultad o miedo en la respiración. El tiempo de aquella infancia se contaba por los períodos en los que ella estaba fuera -en el hospital- y cuando volvía a casa. Cuando la ausencia era grande recuerdo la emoción y el miedo de volver a casa, subir las escaleras de vuelta del colegio, sabiendo que había regresado. Una timídez patológica. Esa combinación de timídez, alegría y ternura de tenerla de nuevo en casa.

 “Porque Kamchatka es el lugar donde resistir”
¿Cuáles son los símbolos de los perdedores? Ella usaba un chal violeta. El mayor símbolo fue poder romper a llorar con ganas en aquel chal gastado. El tacto del chal empapado al llorar. ¿Qué símbolos utilizaría ella? Probablemente el de un niño con rodillas usadas y miope llorándole en el cuello fue un símbolo para ella.  ¿Qué símbolos utilizamos para acompañar el dolor para derivar de estancia en estancia amortiguando golpes? Dentro del modelo de los activos en salud hay una parte especialmente intensa y profunda que es el corazón de los activos de una piel (una persona) o de un grupo de pieles (una comunidad). ¿Cuáles son esas riquezas, esas pasiones, esos anclajes, esos símbolos, las identidades que nos hacen caminar despacio de habitación en habitación, tratando de cerrar los bares de la vida con la mayor belleza posible?
Antonio Conesa, en un cortometraje espectacular habla del fútbol como símbolo. Como identidad de la infancia y de la vida adulta. Como elemento de conexión. No, no vamos a ganar siempre. Pero si perdemos, podemos perder con dignidad

 

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 233 seguidores