aerial photography1

#20D Tu voto es (probablemente) el mejor remedio para mejorar la salud de la población


“A la calle que ya es hora de pasearnos a cuerpo”
Gabriel Celaya

En el año 2011 escribíamos con Javier Padilla un texto sobre la importancia del voto como una herramienta para garantizar el bienestar/salud de la población. Sin ánimo de ponernos en un “yaosavisamos” paternaloide, algunas de las cuestiones que se revisaban en aquel post como posibles amenazas para la salud colectiva se han confirmado a lo largo de estos cuatro años de gobierno: desde el Real Decreto-Ley 16/2012, que supone la exclusión de cientos de miles de personas del derecho a recibir atención sanitaria, hasta el afán de rescatar estructuras y privilegios de poder y no rescatar personas que viven en contextos vulnerables y de violencia (porque la pobreza, no tener casa, tenerla en malas condiciones, no tener trabajo o tener un trabajo indigno y pasar frío son sinónimos de violencia en los diccionarios de sociología y salud pública)

Cuatro años más tarde están son algunas reflexiones pensando en la importancia del voto de la jornada del próximo 20 de diciembre:

1. En aquella entrada se señalaban algunos elementos que, desde una perspectiva del análisis en salud y salud pública, se consideraban imprescindibles para mejorar la salud/bienestar de una población. Resumo algunos puntos de evidencia científica:

– Existe evidencia científica que las transiciones a economías capitalistas y neoliberales aumentan claramente las desigualdades sociales (Nancy Krieger. Universidad de Harvard).
– No existen evidencias que los sectores privados sean más eficientes que los públicos. De hecho la evidencia es en sentido contrario (Vicenç Navarro).
– Las políticas de austeridad y recortes matan: generan mayores desigualdades sociales, aumentan el número de suicidios y el número de problemas de salud mental, generan efectos perjudiciales poblacionales que tendrán consecuencia no solamente en los años que dure la crisis sino en los años posteriores a la misma (varios autores: Marmot y Stuckler, Basu y McKee entre otros).

2. En estos últimos años se han recogido más evidencias sobre el impacto de la crisis y el efecto de determinadas políticas de recortes en relación con la salud/bienestar. La Escuela Andaluza de Salud Pública ha generado una página web donde se recopila amplia información en este sentido.

3. Algunas recomendaciones de prestigiosas instituciones de nuestro contexto como SESPAS y The UK´s Faculty of Public Health han elaborado hojas de ruta sobre qué características tiene que tener tu voto para proteger la salud de la población o qué debería hacer un gobierno para trabajar hacia una nueva salud pública.

4. Como en aquella entrada del 2011 seguimos confirmando nuestra condición de “ser político” y nuestra necesaria necesidad de confirmar y visibilizar “orientaciones políticas” y no tener miedo a la hora de expresar “qué prioridades consideramos que ha de tener un Estado a la hora de gobernar y gestionar sus servicios públicos y la salud y el bienestar de su ciudadanía“.

5. De la eficacia a la efectividad, de la teoría a la práctica.
Algunos de los aspectos señalados en los apartados 1, 2 y 3 nos sirven para considerar qué elementos teóricos ha de tener nuestra decisión política. Algunas de las palabras clave son, entre otras: políticas orientadas al bienestar  de la población desde todos los sectores y no sólo el sanitario (salud en todas las políticas), políticas y actuaciones orientadas hacia la equidad y a disminuir las desigualdades, sistema sanitario público y universal, potenciar la salud pública y la promoción de la salud y alcanzar un sistema sanitario más eficiente.

Para la valoración de qué elementos prácticos deberíamos tener en cuenta para una decisión politica, es decir, qué elementos considerar para trasladar la evidencia antes señalada a la práctica tomaríamos en cuenta dos aspectos: (uno) en qué medida los programas y actuaciones de algunos partidos apuestan o desprecian esas evidencias, (dos) señalar otras palabras claves necesarias para trasladar teoría a práctica, a saber:  recambio, regeneración, transparencia, conocimiento, formación, participación, plazas, alegría, sonrisa y bendita gente.

7. Es necesario ser conscientes que cualquier decisión lleva implícita la incertidumbre y , con espíritu científico, asumir que las respuestas que demos, por buenas que sean, siempre serán una verdad relativa.

8. Y con todo ello, ávidos de evidencia, de decisiones infinitamente cargadas de sentido que decía Neruda, conscientes de nuestra incertidumbre y de nuestras ganas de que esta tierra sea la mejor posible para los años potenciales de vida que nos resten y para las cohortes de chiquillas y chiquillos que crecen con nosotros, ávidos de todo eso, salir a la calle el domingo y votar, botar; votar sabiendo que el voto es una de las mejores herramientas terapéuticas para mejorar  y mantener el bienestar de nuestra población.

-video eliminado en el día de hoy por tratarse de jornada de reflexión :)-

Fotografía aérea de katrinkorfmann.com

 

 

2 comentarios en “#20D Tu voto es (probablemente) el mejor remedio para mejorar la salud de la población

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s