Preguntas


.

Miguel, nueve años, no lo entendía. La ausencia brusca de su amigo en el patio y en los juegos. Estaba a punto de ponerse a llorar. Antes, preguntó:

– Pero mamá, ¿los niños se pueden morir?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s