Las causas y las soluciones de las enfermedades cardiovasculares


Powell-Wiley et al (desde el National Institutes of Health de Bethesda) publican el 4 de marzo de 2022 una importante revisión en Circulation Research sobre los determinantes sociales de la Enfermedad Cardiovascular.

El texto es un buen resumen sobre el estado de arte de la influencia de los determinantes sociales de la salud, de cómo el «código postal» -nuestras condiciones de vida- influyen en los resultados de salud cardiovascular y en cómo, cuando nos ajustamos bien las gafas para ver los resultados, existen desigualdades entre diferentes grupos de población en salud cardiovascular.
Las autoras señalan algunos postulados claves de la epidemiología social (todo el conocimiento que hemos aprendido de Geoffrey Rose y de su escuela), la promoción de la salud y el desarrollo comunitario: la importancia de las acciones poblacionales y sobre los entornos sociales, económicos o de los lugares donde vivimos, crecemos, trabajamos, nos relacionamos y, en este sentido, poner más acento en condiciones de vida que en estilos de vida.

El marco que propone el texto (muy en consonancia con los marcos que aprendimos de Ana Diez-Roux) es el siguiente:

Figura 1 del texto Powell-Wiley, Tiffany M., Yvonne Baumer, Foster Osei Baah, Andrew S. Baez, Nicole Farmer, Christa T. Mahlobo, Mario A. Pita, Kameswari A. Potharaju, Kosuke Tamura, y Gwenyth R. Wallen. «Social Determinants of Cardiovascular Disease». Circulation Research 130, n.o 5 (4 de marzo de 2022): 782-99. https://doi.org/10.1161/CIRCRESAHA.121.319811.

Se realiza también una síntesis de la fisiopatología que conecta los «códigos postales» (condiciones de vida) con los cambios biológicos. Es decir, de qué manera los diferentes aspectos del estrés social (inestabilidad económica, entornos violentos o inseguros, desigualdades económica…) activan rutas hormonales, disparan catecolamina en nuestro cuerpo e incluso están relacionadas con modificaciones epigenéticas. Es decir todo aquello de no es que solamente el código postal sea más importante que el código genético sino que el «código postal» puede modificar el «código epigenético«.

Figura 2 del texto Powell-Wiley, Tiffany M., Yvonne Baumer, Foster Osei Baah, Andrew S. Baez, Nicole Farmer, Christa T. Mahlobo, Mario A. Pita, Kameswari A. Potharaju, Kosuke Tamura, y Gwenyth R. Wallen. «Social Determinants of Cardiovascular Disease». Circulation Research 130, n.o 5 (4 de marzo de 2022): 782-99. https://doi.org/10.1161/CIRCRESAHA.121.319811.

Y todo este marco presupone la necesidad de realizar acciones multinivel (aguas arriba, salud en todas las políticas, cambios sociales y económicos, igualdad, justicia social…) que vayan más allá de solamente tratar de modificar estilos de vida individuales y que puedan incidir realmente en las causas de las causas.


Figura 3 del texto Powell-Wiley, Tiffany M., Yvonne Baumer, Foster Osei Baah, Andrew S. Baez, Nicole Farmer, Christa T. Mahlobo, Mario A. Pita, Kameswari A. Potharaju, Kosuke Tamura, y Gwenyth R. Wallen. «Social Determinants of Cardiovascular Disease». Circulation Research 130, n.o 5 (4 de marzo de 2022): 782-99. https://doi.org/10.1161/CIRCRESAHA.121.319811.

El artículo es una gran síntesis de muchas de las cosas de las que en el blog se lleva hablando desde el año 2008, cuando en un curso de epidemiología social de la Escuela de Salud Pública de Menorca, Thomas Glass y Manuel Franco nos pusieron esta espectacular imagen de Ana Diez-Roux, de un artículo de culto, que nos abrió los ojos

Además de una buena síntesis del conocimiento disponible y de una buena visualización y representación gráfica de las rutas biológicas y las actuaciones multinivel, el texto tiene la potencia de publicarse en Circulation Research. Esto no es baladí. Muchas de las certezas que podamos tener sobre determinados aspectos de salud desgraciadamente sólo serán visibles y tendrán cierta relevancia cuando ciertas especialidades (y ciertas publicaciones orientadas a ciertas especialidades) comiencen a hablar de ello. Posiblemente muchas de las cosas de las que estemos hablando ya son obvias desde hace años para los colegas de las ciencias sociales, y un poquito más tarde para la salud pública, pero posiblemente (sólo posiblemente) no será un tema «científico» relevante, no serán mainstream hasta que disciplinas hospitalarias comiencen a descubrir términos como determinantes sociales, equidad, políticas aguas arriba (esto de políticas a veces da un respingo porque muchas veces nos liamos con lo que son políticas y lo que son partidismos). Dicho muy burro: la abogacía que puede hacer un cardiólogo/a no va a ser la misma que hará un/a salubrista (por diferentes factores relacionados con poder y prestigio que podemos analizar un día).
El artículo puede que sea premonitorio. Y que, como habíamos anunciado hace seis años, Valentín Fuster (cardiólogo) por fin se está encontrando con Diez-Roux (salubrista).
Queda reseñar y trabajar en lo más importante, en espacios de aplicación y práctica donde estas intervenciones multinivel logren plasmarse en mejoras globales, y no desiguales, de la salud colectiva.

*Descubrimos el artículo gracias a Cinta Daufi.


Recopilación de posts en Salud Comunitaria sobre Epigenética y causas de las causas

1. Epigenética, determinantes sociales de la salud y salutogénesis: introducción
2. Los determinantes sociales de la salud y la causalidad social
3
Las causas de las causas (again)
4. Epigenética, aspectos generales
5. Epigenética, la narrativa de los barrios en nuestros cuerpos
6. Epigenética, pobreza y enfermedad.
7. Condiciones sociales adversas y epigenética

2 comentarios sobre “Las causas y las soluciones de las enfermedades cardiovasculares

  1. Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de discapacidad y de muerte prematura
    en todo el mundo, y contribuyen sustancialmente al aumento de los costos de la atención de salud.
    La lesión anatomopatológica fundamental es la aterosclerosis, que se presenta con el transcurso de
    los años y suele estar avanzada cuando aparecen los síntomas, en general en la madurez. A menudo
    se producen repentinamente episodios coronarios y cerebrovasculares agudos, y con frecuencia
    son mortales antes de que pueda prestarse atención médica. Se ha demostrado que la
    modificación de los factores de riesgo reduce la mortalidad y la morbilidad en personas con
    enfermedades cardiovasculares, diagnosticadas o no. El texto presente nos demuestra la gran
    importancia de los factores psicosociales al momento de prevenir la enfermedad cardiovascular,
    por un lado, se puede decir que «el equilibrio emocional, el apoyo social y familiar y la armonía en
    que un sujeto vive se convierten en un escudo para la salud física y también para la salud social». En
    este sentido, las reacciones ante las emociones negativas, causadas por ocasiones diversas como
    inestabilidad social, laboral, una pobre accesibilidad a salud, e incluso la discriminación, además de
    los diversos factores aquí enseñados, hacen de esta enfermedad una patología crónica muy
    peligrosa. Por otro lado en cambio, es importante resaltar que “la abogacía que puede hacer un
    cardiólogo/a no va a ser la misma que hará un/a salubrista”, en este sentido, un médico
    especializado buscará el mejor tratamiento para evitar la muerte de una persona en riesgo de un
    infarto, sin embargo, un salubrista tendrá un peso mucho más grande al intentar prevenir esta
    situación, mejorando y promocionando una vida saludable en toda la comunidad actual.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s